Soledad – Capítulo 2

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Cuando llegó Yuan Yuan, todos en la reunión parecían haber bebido bastante.

Cuando lo vieron, ya estaban ebrios y gritaron por otra ronda de tragos, queriendo emborracharlo. La capacidad de Yuan Yuan para el alcohol no era mala, pero aun así no pudo soportar el ataque combinado de este grupo de borrachos. Al final, cuando se dispersaron después de la medianoche, no pudo caminar derecho.

Cuando llegó a casa, las luces aún estaban encendidas y Chen Dong Lan estaba sentado en el sofá viendo la televisión. En medio de la noche, estaba viendo la repetición de un programa de variedades y la risa del presentador era muy exagerada.

—¿No te has dormido? —Preguntó en estado de shock.

Chen Dong Lan bajó el volumen de la televisión. —Acabo de terminar mi trabajo y no podía dormir, así que estuve mirando por un rato.

Chen Dong Lan se especializó en química y ahora trabajaba en una empresa de fabricación de productos farmacéuticos. Por lo que recordaba Yuan Yuan, esta era la primera vez que lo veía trabajando tan tarde después de regresar a casa.

Yuan Yuan se frotó la cabeza. —Descansa temprano. Más tarde podría ser más difícil conciliar el sueño.

Chen Dong Lan suspiró levemente y apagó la televisión. Yuan Yuan sintió que esta acción era excesivamente sencilla. ¿Podría ser que si dijera: “No necesitas dormir, solo mira la televisión toda la noche.”, Chen Dong Lan también lo seguiría en consecuencia?

—¿No te sientes bien? —Preguntó.

Yuan Yuan se frotó las sienes sin detenerse. —Un poquito.

—Te cocinaré un poco de sopa para recuperar la sobriedad. —Chen Dong Lan seguía sentado en el sofá. Con la cabeza inclinada, sus dedos amasaban el control remoto, inconscientemente, apretando aquí y allá.

Yuan Yuan parecía distraído. —… no es necesario, es demasiado tarde. —A menudo, no podía diferenciar si la consideración de Chen Dong Lan era genuina o simplemente una cortesía, justo como ahora.

—No puedo dormir de todos modos. —Chen Dong Lan habló con mucha naturalidad y se puso de pie para caminar hacia la cocina. Este apartamento no era grande y, con la luz de la cocina encendida, toda la casa parecía cobrar vida. Chen Dong Lan encendió la estufa y se escuchó el sonido de encendido. Ya no parecía que fuera tarde por la noche.

—Realmente, no hay necesidad. —Yuan Yuan lo siguió. —Tu horario de trabajo es más estricto, pero si yo llego un poco tarde, no importa. Si realmente sientes que necesito beber un poco de sopa, déjala y la prepararé yo mismo.

Chen Dong Lan hizo una pausa.

—Está bien —Se detuvo durante unos dos segundos, continuó poniendo la pequeña olla de sopa en la estufa y luego la soltó: —En realidad, estoy un poco cansado. Puedes continuar.

—Vale, buenas noches. —El estado de ánimo de Yuan Yuan era un poco complejo.

El tono de Chen Dong Lan realmente tenía algo de cansancio. Bajó la cabeza ligeramente mientras salía de la cocina y, debido a que Yuan Yuan estaba apoyado contra el costado de la puerta, sus hombros chocaron.

En ese momento, Yuan Yuan se dio cuenta de que podría haber dicho algo mal.

Se quedó solo en la cocina, con la luz y la estufa aún encendidas, pero la casa estaba muerta y la noche era de nuevo fría.

Yuan Yuan se paró frente a la encimera de la cocina. Refiriéndose al tutorial en su teléfono, cocinó al azar la sopa para la sobriedad, sintiendo de repente que la interacción entre Chen Dong Lan y él no era tan satisfactoria como antes.

En los últimos tres años, convivió con Chen Dong Lan cómodamente en todos los aspectos, como una familia.

Pero recientemente, hacia Chen Dong Lan, a menudo, trataba de interpretar su comportamiento y sus gestos. En el fondo de su corazón, siempre sintió que, tal vez, estas interpretaciones no fueran excesivas.

De repente, recordando la mesa de comida de esta noche, Yuan Yuan abrió el refrigerador. El armario de refrigerado estaba completamente vacío, a excepción de algunas botellas de agua.

Tanta comida, no podría haberla terminado y debe haber tirado todo a la basura.

Sintió una agitación indescriptible.

♦ ♦ ♦

Recientemente, Yu Lin estaba en proceso de comprar una casa. También alquiló una después de graduarse, pero siempre se sintió insatisfecho, con ganas de cambiarse a otro lugar después de un tiempo. Después de trabajar unos años y tener dinero a mano, tenía prisa por comprar su propia casa.

—Cuatro dormitorios, una sala de estar y un comedor, veinte mil, tiempo de viaje a treinta minutos de la oficina, una calle de alimentos y bebidas cerca del vecindario, no hay necesidad de preocuparse por comer y beber… —Yu Lin describió los méritos de la nueva casa, punto por punto. Habiendo hecho el pago inicial, anhelaba a diario el mudarse.

—¿Te vas a quedar solo en una casa tan grande? —A Yuan Yuan le dolía la cabeza por sus repetidas palabras.

Yu Lin respondió con seriedad: —Quiero tener dos hijos…

Yuan Yuan estaba divertido. Dos niños. Hasta esta edad, Yu Lin ni siquiera había tomado la mano de una niña.

Sintiendo que Yuan Yuan se burlaba de él, Yu Lin también se sintió un poco avergonzado y cambió de tema. —¿Realmente no quieres considerar ser mi vecino?

Cuando Yu Lin estaba eligiendo la casa, le había hecho esta pregunta.

Yuan Yuan retiró su sonrisa. —Como dije antes, no tengo planes de comprar una casa.

Yu Lin, originalmente, estaba de pie junto al escritorio de Yuan Yuan para charlar con él. Después de escuchar esto, acercó una silla y se sentó frente a él. —Si no compras una casa, ¿vas a vivir en esa casita alquilada toda la vida?

Yuan Yuan lo miró sin comprender.

Parecía que realmente… había pensado de esta manera.

Anteriormente, cuando Yu Lin le había preguntado si también quería comprar una casa, lo rechazó firmemente. En ese momento, no había pensado mucho en ello. Fue solo una reacción subconsciente.

Ahora, pensando en retrospectiva, solo sintió que seguir viviendo con Chen Dong Lan no estaba mal, y no pensó en la posibilidad de que terminara.

Yu Lin pareció sentir algo. —No puede ser por Chen Dong Lan…

Yu Lin y Yuan Yuan estaban en el mismo año. También estuvo en el equipo de debate de la escuela y, el autoproclamado mejor amigo de Yuan Yuan. Después de que Chen Dong Lan se unió al equipo, rápidamente restableció la amistad al conocer a Yuan Yuan. Originalmente, se pensaba que todos podían jugar juntos, pero Chen Dong Lan era extremadamente indiferente con todos, además de Yuan Yuan y también había mantenido una relación desconocida con Chen Dong Lan durante todo este tiempo.

—Siempre he sentido que realmente no le agrado. Pero no puede ser tan malo como para no permitir que te mudes a otra casa solo porque él no quiere que seamos vecinos, ¿verdad? —Yu Lin hizo una suposición salvaje.

—¿Cómo puedes saber que no le gustas? Simplemente tiene una personalidad introvertida. No digas eso. —En cambio, Yuan Yuan fue muy serio.

Yu Lin estaba perplejo. —Tu respuesta es lo suficientemente rápida, defendiendo de inmediato a Chen Dong Lan.

Yuan Yuan guardó silencio.

Yu Lin tampoco habló. El ambiente fue un poco extraño por un tiempo.

—Tú… —Yu Lin sondeó.

Yuan Yuan lo interrumpió. —Iré y echaré un vistazo este fin de semana.

Yu Lin abrió mucho los ojos. —¿Mirar qué?

—Casas.

Esta era la personalidad de Yuan Yuan: una vez que se decidía por algo, sus acciones no serían descuidadas. De hecho, había ahorrado dinero más que suficiente para comprar una casa, además, Yu Lin lo había invitado a ser su vecino. Entonces, después de un fin de semana, compró una casa que era exactamente del mismo modelo que la de Yu Lin.

Solo que, sobre la cuestión de cómo decirle a Chen Dong Lan sobre esto, tenía algunas dudas.

♦ ♦ ♦

El domingo, ninguno de los dos tenía trabajo. Chen Dong Lan se levantó antes de las siete. Yuan Yuan escuchó la alarma y, mirando la hora, decidió holgazanear un poco. Cuando se levantó a las nueve, Chen Dong Lan estaba mirando televisión.

—¿Ya has desayunado?

La atención de Chen Dong Lan estaba en las noticias de la mañana y no desvió la mirada. —He comido.

Yuan Yuan abrió el frigorífico. Fue diferente al de ayer. El gabinete de refrigerado de hoy estaba lleno, con verduras recién lavadas separadas en bolsas ziplock, así como leche y huevos.

—¿Fuiste a hacer la compra temprano esta mañana?

—Sí. —Chen Dong Lan dijo: —Cociné papilla de huevos centenarios con carne magra para ti. Debería estar casi listo.

Yuan Yuan se apoyó en la puerta del refrigerador, olvidándose de cerrarla y de responder.

Al ver a Yuan Yuan inmóvil, Chen Dong Lan entró en la cocina y sacó un tazón para ayudarlo a servir un poco de avena. Después de llenar medio tazón, preguntó: —¿Ve si esto es suficiente o no?

Yuan Yuan se acercó y, sin mirar, dijo: —Es suficiente. La papilla solo está lista ahora, así que, ¿qué comiste antes?

Chen Dong Lan roció algunas cebolletas en la papilla. —Panecillos.

Habiendo sido abogado profesional durante algunos años, rara vez había un momento en el que Yuan Yuan se quedaba sin habla. Este contaba como uno de ellos.

Yuan Yuan comió su papilla y Chen Dong Lan volvió a mirar televisión.

Yuan Yuan no sabía cuánto tiempo tardó en comer. En resumen, su mente estaba divagando. En los últimos bocados, la papilla ya se había enfriado por completo.

Yuan Yuan lavó el cuenco, lo colocó en el armario después de secarlo y fue a sentarse directamente al lado de Chen Dong Lan.

El sofá no era grande, por lo que los dos hombres sentados en él parecían casi pegados. Dijo: —Chen Dong Lan… Compré una casa muy cerca de mi oficina y planeo mudarme en unos meses.

Chen Dong Lan miró hacia arriba. Sus ojos estaban un poco perdidos, como si no hubiera reaccionado.

—Verás… ¿Buscarás una nueva persona para co-alquilar, o buscarás una nueva casa? No importa si no tienes suficiente tiempo. Todavía puedo ayudarte a pagar la mitad del alquiler.

Muchos años después, Yuan Yuan aún podía recordar al Chen Dong Lan de ese momento.

Primero inclinó la cabeza hacia abajo, ocultando cualquier expresión que tuviera. Poco después, se sujetó la frente con la mano. Yuan Yuan podía ver claramente que le temblaban los dedos.

Cuando volvió a levantar la cabeza, había una leve sonrisa en su rostro. —Cuando tenga tiempo, buscaré un nuevo lugar. ¿Dónde está la casa que compraste? Felicidades.

Su sonrisa era perfecta, no se veía ni la más mínima desgana.

Yuan Yuan le dijo el nombre del barrio.

Chen Dong Lan asintió con la cabeza. —He oído hablar de él. Es un buen distrito, por lo que las casas son muy caras.

Yuan Yuan bromeó: —Entonces, si no es caro, ¿también comprarías como yo?

Chen Dong Lan bajó los ojos. —Sí.

¿Por qué dijo “Sí”?

Yuan Yuan tenía mil maneras de responderle, pero, al final, se rió y, usando el trabajo como excusa, regresó a su propia habitación.

Este día fue el último día de los tres años de convivencia.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, Yuan Yuan se despertó con el sonido de Chen Dong Lan empacando sus cosas.

Después de abrir las cortinas para echar un vistazo, vio que todavía estaba oscuro afuera.

Salió de la habitación. Había muchas cajas empaquetadas en la sala de estar, Chen Dong Lan las apilaba y las contaba.

Yuan Yuan habló, tratando de no tartamudear. —… ¿Estás empacando tus cosas?

La fecha de entrega de su nueva casa no había llegado y todavía faltaba mucho tiempo para que se mudara. Incluso si necesitaba irse hoy, ¡no había necesidad de que Chen Dong Lan se mudara también un lunes por la mañana! Parecía que ya casi había terminado de empacar. ¿No durmió en toda la noche?

Yuan Yuan estaba un poco enojado. Con emociones desconocidas agitándose en su corazón, soltó: —¿Acaso te estoy echando?

—No es eso. —Chen Dong Lan dejó una caja y luego se enderezó. Debido a que se había inclinado, su rostro estaba un poco sonrojado. —Por casualidad, tengo un amigo que está alquilando su casa. Es un apartamento individual y el precio también me conviene. Es solo que necesita salir de la ciudad de inmediato, así que es mejor si puedo mudarme hoy.

Explicó un poco ansioso y también con mucho esfuerzo.

Pero la ira de Yuan Yuan no había disminuido ni un poco. —Eso no significa que tengas que empacar todo para hoy. ¿Acaso descansaste algo anoche?

Chen Dong Lan intentó que su tono fuera casual. —Está bien quedarse despierto toda la noche de vez en cuando.

Ahora Yuan Yuan estaba realmente enojado. —Bien, siempre y cuando sientas que está bien.

Regresó a su propia habitación para cambiarse y lavarse, luego salió de la casa directamente, sin volver a hablar con Chen Dong Lan.

Al llegar a su oficina, pasó toda la mañana inmerso en un estado de ánimo molesto. Incluso Yu Lin realmente no se atrevió a hablar con él.

Por la tarde, comenzó a arrepentirse.

Chen Dong Lan no durmió en toda la noche y se fue apresuradamente. ¿Estaba ansioso por irse?

¿Chen Dong Lan realmente quería irse?

No, estaba siendo expulsado.

| Índice |

Un comentario en “Soledad – Capítulo 2

  1. PearGreen says:

    Realmente siento que no puedo ver atraves de las acciones de Chen Dong Lan :/
    Aunque es obvio que la mudanza les ha movido un poco a los dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.