La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 83: Pido aprobación para volver a casarme

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya


Rashta se dio cuenta de que su vida pronto cambiaría por completo. La gente en el Palacio Imperial era generalmente amigable con ella, pero en los últimos días, había sido en un grado excepcional. Cuando caminaba, los nobles se acercaban discretamente y le hablaban, aunque el tema a menudo se refería a lo lamentable que era la Emperatriz. Era obvio que los nobles querían buscar el favor de Rashta.

El día de la corte del divorcio, Rashta soltó una risita encantada al pensar en cuánto más cambiarían las personas cuando se convirtiera en emperatriz. Era cierto cuando Rashta le dijo a Navier que no la odiaba, al menos, no al principio.

Por supuesto, la aversión de Rashta por la Emperatriz creció en los últimos meses. Ahora que las cosas han llegado a esto, Rashta incluso sintió un poco de lástima por Navier. Al final, sin embargo, Rashta se valoró más a sí misma que a la Emperatriz. El hecho de que Navier se encontrara en una situación trágica no significaba que Rashta desperdiciaría su buena fortuna.

—Esta es la era de Rashta.

—¿Hmmm?

—Cuando todos se reúnan, será para ti.

—¿De verdad?

—¡Por supuesto! Estoy muy orgullosa de trabajar para usted estos días, señorita Rashta.

Delise sonrió ampliamente y Rashta le devolvió la sonrisa. En secreto, Rashta pensó que Delise no tenía nada de qué jactarse. Era la primera vez que trabajaba como empleada doméstica y no siempre hacía su trabajo de manera competente. Su único mérito era su personalidad, pero esa ventaja no podía ser utilizada por una emperatriz.

Junto con Delise… debería hacer que la vizcondesa Verdi renunciara también a su trabajo como dama de honor.

Sería peor para una emperatriz como ella tener una vizcondesa inferior como dama de honor. Rashta también dudaba de la lealtad de la vizcondesa Verdi, y muchas veces la vizcondesa la hacía sentir incómoda.

Mientras Rashta estaba decidiendo qué ropa usaría para el tribunal de divorcios, el Duque Elgy fue a visitarla.

—No te he visto en mucho tiempo.

Rashta sonrió alegremente al Duque Elgy y lo acompañó a la habitación. Cuando entró, gruñó con exagerada decepción.

—No puedo creer que me hayas ocultado una historia tan importante. Estoy desconsolado, señorita.

—¿Eh?

Los ojos de Rashta se abrieron con sorpresa. Parecía que el Duque Elgy estaba molesto porque no sabía de antemano sobre el divorcio de la emperatriz.

—¿Cómo lo descubriste?

Ella lo miró con sorpresa, y él mencionó vagamente que tenía un indicio.

—¿Estás decepcionado? Lo siento. Su Majestad me dijo que lo mantuviera en secreto. —Rashta juntó las manos en disculpa y le dio su sonrisa más dulce.

—Bueno, no se puede evitar.

Afortunadamente, el Duque Elgy no parecía tan molesto y esbozó una sonrisa.

—Todo el mundo tiene secretos.

—¿Tienes un secreto?

—Sí. Debes haberlo visto ya.

—¿Yo? Oh, eso…

Rashta recordó la extraña carta del rey Heinley y sonrió con torpeza. El Duque Elgy le devolvió una sonrisa, pero no estaba claro si estaba destinado a ser una broma o ser serio.

—Pero eso no es lo único que no le estás diciendo a Rashta. No has estado en tu habitación los últimos días.

—Ah, es por ese pájaro de mal genio.

—¿Pájaro? ¿Ese pájaro azul?

—Otro pájaro. Uno que me mantiene con ganas de arrancarme el cabello.

—¿Te gustan los pájaros?

—Un poco.

Dio una respuesta ligera, luego volvió su mirada hacia los diversos vestidos que Rashta colgaba en el medio de la habitación. Todos eran, en su mayoría, vestidos blancos.

—¿Vas a ir a la corte de divorcios hoy también?

—Sí, pero Rashta todavía está decidiendo qué ponerse.

—¿Quieres que elija por ti?

Los ojos del Duque Elgy brillaron cuando le hizo la pregunta, y Rasta soltó una risa deslumbrante y asintió.

—¿Eres bueno eligiendo?

—He visto muchos vestidos de mujer.

Puso su mano en su barbilla pensativamente mientras estudiaba cada vestido, luego señaló el más brillante y glamoroso de ellos.

—Ese es el mejor.

—¿Ese? ¿No sería mejor vestirse con más sencillez?

—¿Por qué?

—¿No es un mal día?

—Un mal día para la Emperatriz, sí, pero no para ti. Tienes que mostrarte a la gente. Es tu mundo ahora.

♦ ♦ ♦

Cuando entré al pasillo donde se llevaría a cabo la corte de divorcios, todos ya estaban ahí. Los nobles, los funcionarios, mis padres a quienes extrañaba tanto…

El Marqués Farang también se encontraba, después de haber regresado rápidamente del Reino Occidental justo a tiempo. Su rostro estaba pálido como si acabara de enterarse del divorcio. Cuando lo miré a los ojos, vi que se estaba mordiendo el labio inferior con tanta fuerza que casi sangraba. Los caballeros estaban firmemente a mi lado, por lo que no pudimos intercambiar palabras. Quizás después del divorcio podríamos hablar tanto como quisiéramos.

Cuando me había vestido hace un tiempo, mi ansiedad hizo que me hormiguearan las palmas de las manos y las plantas de los pies. Ahora que estaba aquí en este enorme salón entre todos, no podía sentir nada.

Miré frente a mí. Sovieshu estaba ahí arriba, y el lugar donde solía estar junto a él estaba vacío. Mientras tanto, el Sumo Sacerdote se paró en medio de la plataforma.

Detrás de Sovieshu estaba Rashta, vestida con un elegante vestido blanco. Por lo general, prefería el atuendo sencillo, pero hoy su vestido era tan ostentoso que podría usarse para una celebración de Año Nuevo. Me pregunté qué tipo de consejo recibió. Hubo un momento y un lugar para este tipo de exhibiciones. ¿Nadie le dijo que tenía ese aspecto chillón?

No importa… 

La puerta se cerró con un ruido sordo y la habitación cayó en un silencio silencioso. Esto fue solo el comienzo. Me acerqué valientemente al Sumo Sacerdote.

Nadie se atrevió a abrir la boca. Después de que ocupé mi lugar en la plataforma, el Sumo Sacerdote suspiró brevemente, miró los documentos que tenía ante él y luego habló.

—Emperatriz Navier… Emperatriz Navier del Imperio de Oriente. Su esposo, el emperador Sovieshu, ha solicitado divorciarse de usted.

La voz del Sumo Sacerdote resonó claramente en el pasillo y penetró en los oídos de todos. Seguí mirándolo en silencio.

—Si acepta el divorcio, Emperatriz Navier, ya no será emperatriz, se le despojará de todos los derechos como miembro de la familia real y no se le permitirá utilizar el apellido de la familia real.

Guardé silencio.

—El voto de las parejas, que juraron ante Dios, será anulado, y los estados de la Emperatriz Navier y el Emperador Sovieshu hasta ahora, serán solteros.

El Sumo Sacerdote se volvió hacia mí, pero no dijo nada sobre el motivo del divorcio.

—¿Aceptarás el divorcio? Si no lo hace, puede reclamar el derecho a presentar una demanda.

Respondí con la mayor indiferencia posible.

—Acepto el divorcio.

¿Soy la única que tenía una leve sonrisa en mis labios cuando dije esas palabras? 

Shroedinger
Oh, no querida… todos… que ansias!!

Sovieshu me miró con una expresión medio aliviada y medio arrepentida. ¿Era una farsa o era sincero?

Hasta ahora, había sido una buena colega y una perfecta emperatriz. Nunca habíamos peleado, es decir, hasta que él la trajo. Me dejó a un lado por su amante, pero hasta el último momento querrá ser un buen hombre y un buen emperador.

Luego estaba mi familia y la gran iglesia que había aprobado nuestro matrimonio, que insistió en que no renunciara al cargo de emperatriz. Ciertamente no le agradaría la idea de pasar por un tedioso juicio de divorcio contra ambos grupos.

Era ese tipo de hombre y ese tipo de emperador.

—¡Su Majestad! ¡Esto no puede ser!

El Marqués Farang gritó y trató de correr hacia mí, pero los guardias del Emperador lo atraparon y le impidieron dar un paso más…

El Marqués Farang, la Condesa Eliza, Sir Artina, mis defensores. Les estoy agradecida a todos.

Les lancé una mirada agradecida y luego me volví hacia el Sumo Sacerdote.

—Emperatriz Navier. ¿Realmente está de acuerdo con este documento de divorcio sin ninguna objeción?

El Sumo Sacerdote tenía una voz un poco enojada. Quería que luchara y desafiara la razón del divorcio.

Si bien las probabilidades de ganar el juicio eran nulas, causaría un escándalo para el Emperador y su concubina cuando la gente escuchara la noticia. Eso era lo que querían el Sumo Sacerdote, mi familia y mis amigos.

Negué con la cabeza. Un juicio de divorcio puede dañar la reputación de Sovieshu, pero mi nombre también puede estar marcado. No es que tuviera un problema moral, pero me iba a casar con el rey de otro país. Complicar la situación política solo lo haría más difícil.

—Acepto el divorcio.

El ministro cerró los ojos con gravedad cuando los murmullos estallaron en la habitación.

—Y pido aprobación para volver a casarme.

Shroedinger
SIIIIIII!!!!! Siiiiii!!!! Esoooo!!! Ufff… lo que tuve que aguantar para llegar a este momento.

En el momento en que terminé de hablar, el estado de ánimo cambió por completo. El aire se detuvo en un silencio de sorpresa y los ojos del Sumo Sacerdote se abrieron de golpe. Todos se miraron, inseguros de lo que escucharon.

Sovieshu me miró confundido, frunciendo el ceño. El Sumo Sacerdote estaba aturdido.

—La emperatriz Navier… ¿Volver a casarse?

En lugar de responder, extendí la mano y señalé un lugar. Como si fuera una señal, un hombre que llevaba un velo bordado que oscurecía su rostro estalló en una agradable risa.

—¿Subo ahora?

El silencio fue roto nuevamente por el murmullo de la multitud. El hombre atravesó la sala y se paró a mi lado. Cuando se quitó el velo, Sovieshu se puso de pie de un salto.

—¡Navier! Ese hombre…

—Es con quien me casaré.

Los ojos del Sumo Sacerdote parecían hundidos. Sonreí y volví al hombre a mi lado. Me miró como diciendo: “Esperabas esta reacción, ¿no?”

De alguna manera tuve una sensación agradable. Aunque no era una venganza lo que deseaba.

En medio de todo esto, Heinley y yo éramos los únicos que parecían felices. El zumbido de la multitud sólo creció ante la aparición sorpresa del Rey de Occidente. La mandíbula de Sovieshu se abrió y Rashta soltó un grito.

—¡No puede ser!

Ella no parecía menos aturdida. Por alguna razón, estaba mirando entre Heinley y el Duque Elgy, pero no Sovieshu. El Duque Elgy también se mostraba sorprendido, aunque sabía que Heinley estaba ahí.

El Sumo Sacerdote se aclaró la garganta varias veces, todavía luciendo asombrado. Después de un momento, volvió a hablarme.

—Emperatriz Navier, ¿es cierto? Príncipe… no, Rey Heinley, ¿realmente quieres esto?

Heinley respondió antes de que tuviera la oportunidad de hacerlo.

—Sí, deseo que la Emper… No… Navier, sea mi reina.

Sovieshu se burló.

—¿Qué estás haciendo en otro país?

Heinley mantuvo su tono nivelado mientras se volvía hacia Sovieshu.

—Proponiendo.

Fue un claro intento de provocar a Sovieshu, y el Sumo Sacerdote miró a Heinley con el ceño fruncido a modo de advertencia.

—Rey Heinley.

Heinley rápidamente se hizo parecer puro y lamentable, y suplicó al Sumo Sacerdote.

—Su gracia. Volveré en calidad oficial más tarde, pero si pierdo esta oportunidad ahora, será demasiado tarde. Esto es repentino, lo sé, pero por favor considérelo y dé su aprobación.

Contuve la respiración mientras esperaba la decisión del Sumo Sacerdote. Esperaba que me diera permiso, pero la situación a mí alrededor se sentía tan frágil. Sovieshu intervino con una voz peligrosamente baja.

—Gran sacerdote. Es claramente ilegal que el Rey Heinley asista a este tribunal sin permiso.

El Sumo Sacerdote me miró en silencio y yo le devolví la mirada. Pareció preguntar: “¿Fue idea tuya?” No podía saber con certeza si estaba diciendo eso, pero asentí.

En ese momento, mi corazón pareció detenerse. ¿Diría el sumo sacerdote que no? La boca del anciano se abrió para hablar y tragué saliva. Sentí a Heinley tocar mi palma y agarré su mano como si me aferrara a mi vida. La mirada del Sumo Sacerdote se posó en nuestros dedos entrelazados y pareció entonces que había tomado una decisión.

—Apruebo el nuevo matrimonio de Navier con el Rey Heinley.

Su voz pareció perforar mi pecho. De manera similar, Heinley exhaló como si hubiera estado conteniendo la respiración. A él también le preocupaba que el Sumo Sacerdote no nos diera su aprobación.

Heinley se volvió hacia mí y me dio una sonrisa tan brillante como la luz del sol. No dudó en mostrar sus sentimientos frente a todos. Incómodamente incliné mi boca hacia arriba, cuando vi a Sovieshu. Parecía que le habían golpeado en la nuca. Su boca se abrió para decir algo, pero entonces el Sumo Sacerdote levantó la mano en la dirección de toda la habitación.

—La corte de divorcios ha terminado.

Después de declarar cerrada la reunión, nos miró a mí y a Heinley y nos dijo que nos acercáramos. Fueron solo unos pocos pasos, pero caminamos juntos. Esta fue como la primera vez que intercambié votos matrimoniales, con el Sumo Sacerdote ahí, la plataforma… pero esta vez, el hombre a mi lado era diferente. Me pregunté si el Sumo Sacerdote estaría pensando lo mismo.

Nos dedicó una sonrisa de pesar y recitó una frase que nos felicitaba como pareja de recién casados. Sin embargo, no fue con la misma alegría que la primera vez que me dijo esas palabras. Aunque permitió este matrimonio, parecía confundido y disgustado por el resultado inesperado.

—Su gracia. Gracias. —Heinley sonrió y se inclinó al recibir su bendición—. Celebraré una ceremonia adecuada más tarde y te invitaré.

—… Ya he dado mi aprobación, así que no es necesario. Estoy ocupado, así que no me llames por segunda vez.

El Sumo Sacerdote habló en un tono seco y luego se volvió hacia mí con una expresión complicada.

—Emperatriz Navier. No, Reina Navier. Aprobé esta solicitud porque creí en ti desde tu infancia. Este no será un camino fácil.

—Gracias, Sumo Sacerdote.

Volvió a mirar a Heinley y le ofreció sus últimas palabras de consejo.

—Organice una gran boda e invite a muchas personas. Cuando te vayas, sal con orgullo.

—Gracias. Sin duda le invitaré a la boda.

—Estoy ocupado.

El Sumo Sacerdote repitió su excusa y luego miró hacia atrás. Sovieshu estaba parado ahí, luciendo como un volcán a punto de explotar en cualquier momento. Rashta seguía mirando entre el Duque Elgy y Heinley, su sonrisa habitual desapareció por completo de su rostro. El rostro y los puños de Sovieshu estaban rojos de ira. Nuestros ojos se encontraron.

Nos miramos el uno al otro sin decir una palabra. No se me ocurrió nada que decir. Había demasiado ruido aquí. Aunque estaba en el centro del incidente, me sentí tan tranquila como si estuviera en el ojo de un huracán.

Mientras tanto, los ojos oscuros de carbón de Sovieshu brillaban con furia. Tan pronto como el Sumo Sacerdote se secó el sudor de la frente y se hizo a un lado, Sovieshu se acercó a mí lentamente.


Shroedinger
Shu, shu… chusma! Ya ella no tiene nada contigo.

| Índice |

One thought on “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 83: Pido aprobación para volver a casarme

  1. Haneul says:

    Lo único que puedo decir de esta lamentable situación es que… ¡¡FUE GLORIOSO!!

    Listo Sovieshu, perdiste a la mejor mujer que existe tú solito. Luego no te andes quejando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *