Fei, la estrella favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 76: La enfermedad de Feng Cang (2)

Traducido por Sharon

Editado por Shiro


El día en que debían partir para el torneo se acercaba.

En cada ocasión, la competencia terminaba con el fin del año, y esta vez, el grupo de Bei Zhou era dirigido por Feng Cang. A pesar de haber regresado a Yanjing recientemente, no tuvo mucho tiempo de descanso antes de tener que volver a viajar.

—¿Tienes frío?

Dentro del carruaje, Feng Cang calentó a Murong Qi Qi con sus brazos. Continue reading

Fei, la estrella favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 75: La enfermedad de Feng Cang (1)

Traducido por Sharon

Editado por Shiro


Después de ver que Wanyan Bao Zhu creyó sus palabras, los ojos de Chou-er brillaron de felicidad.

Esta princesa es realmente simple, unas pocas frases y me creyó por completo. ¿Podría ser que todas las mujeres que crecen en el palacio son amadas pero tontas?

Después de esconderse por tanto tiempo, finalmente encontró una oportunidad de acercarse a Wanyan Bao Zhu, ¿cómo podría desperdiciarla?

Si no fuera porque había personas persiguiéndola para asesinarla, no habría escondido su hermosa apariencia voluntariamente… ¡Todo era culpa de Murong Qi Qi! Si ella no hubiese traído a la perra de Fei Cui, nada de esto hubiera sucedido. Seguiría siendo la segunda esposa del primer príncipe y las cosas no habrían terminado así. Continue reading

Fei, la estrella favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 74: El enemigo (2)

Traducido por Sharon

Editado por Shiro


Cuando el príncipe Cang mencionó a Shangguan Wu Ji, Murong Qi Qi suspiró.

Aunque la tarea de éste era escoltarla a Bei Zhou a salvo para su casamiento, como el matrimonio fue truncado por la emperatriz viuda, su misión no estaba completa, así que sólo podía esperar en la embajada. [1]

Shangguan Wu Ji fue al Nan Lin, la residencia del primer príncipe, varias veces para verla pero cada vez Feng Qi, la dueña de la casa, lo detuvo. Siempre le decía lo mismo: Continue reading

Juego de Seducción – Capítulo 2

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Bajo la tenue iluminación, junto con el aire caliente, en un espacio pequeño y estrecho, la atmósfera se hizo más íntima.

Ji Zheng aún podía sentir la calidez de la punta de la lengua de Gu Xia en su dedo. Mientras giraba suavemente su dedo, su manzana de adán se movió por un segundo.

Una vieja canción clásica, comenzó a sonar en la sala privada, incitando a todos los presentes a cantarla juntos. Distraído, el joven se giró para darle un vistazo a la pantalla. Cuando estaba por regresar su atención al hombre, éste ya le estaba ofreciendo otro maní, su dedo rozó, accidentalmente, sus labios.

Él, abrió su boca instintivamente, permitiéndole al otro colocar el alimento, convenientemente, en su boca. Continue reading

¡No quiero ser Princesa! – Historia Paralela 13: La compostura de la esposa 2

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Madre, estoy en casa. Acabo de regresar.

Vi a mi hija, llegar muy animada, mientras me reportaba su regreso a casa.

Aunque parecía tener mucha energía, mi hija, que ayer no vino a casa, llevaba puesto un vestido que nunca había visto.

El color y el diseño son agradables. Podría haber sido escogido por Clara.

—Bienvenida a casa, Lidi… ¿Su Alteza te permitió regresar a casa?

Al escuchar mis palabras, mi hija, que llegó a casa en el carruaje de la Casa Pejegreeni, se estremeció.

Como yo pensaba.

Pensé que era extraño. Si regreso a casa, con el permiso de su alteza debería haber pasado por los procedimientos adecuados y, se habría utilizado, nuestro carruaje.

Tuve un terrible presentimiento, en esta ocasión, ella hizo todo lo contrario. Como esto involucra a mi hija. Supongo que ella arrastró a Will de nuevo.

Como alguien, que está consciente de sus sentimientos, todo lo que pude sentir fue arrepentimiento.

—Umm…eso es…er

—Aunque creo que no es razonable, posiblemente, regresaste a casa sin previo aviso, ¿verdad?

Al ver la mirada errante de mi hija, solté un suspiro.

Su actitud infantil, se le está yendo de las manos.

Aunque no fue influenciada por las palabras de mi esposo, me pregunto cómo creció para ser así.

—Haciendo lo que te gusta. ¿Eres consciente de los inconvenientes que le causas a los demás?

—bueno, yo…si…

Mientras le gritaba mis palabras con severidad, mi hija dejó caer sus hombros. Incluso entonces, continué con mi regaño.

¿Le hemos permitido, excesivamente, que haga lo que le plazca hasta ahora?

Al ver a mi hija agachar la cabeza abatida, nunca dejé de expresar mis severas palabras

—Esta vez, seré yo quien envíe una carta a la gente del castillo. Si estás reflexionando sobre tus acciones, al menos deberías pensar antes de realizar otra cosa la próxima vez.

—Me disculpo.

—Debes dirigir tus disculpas a las personas a las que les causaste problemas, no a mí. Naturalmente, a Su Alteza también.

—Sí

Esta sería la primera vez que reprendía, duramente, a mi hija. A pesar de tener los ojos llorosos, aún asintió claramente.

Le encargué al mayordomo que preparara lápiz y papel, y escribí sobre el regreso de mi hija a casa, junto con una disculpa.

—Entregue esto a la Dama de la Corte, Clara Grimm, por favor.

—Por supuesto señora.

Por la historia de mi hija, como pensé, quien la cuidó fue Clara.

Si ese fue el caso, entonces, confiarle esto es la mejor opción.

—Madre…

Al ver a mi hija sin hacer nada, extinguí mi indignación y la llamé.

Si ella está reflexionando sinceramente, esto es suficiente.

—Ya está bien. Vuelve a tu habitación. Sin embargo, nunca repitas esto, otra vez, ¿de acuerdo?

—Lo siento. No lo volveré a hacer.

Parece que ser regañada por mí, por primera vez, fue una gran sorpresa. Mi hija se disculpó una vez más y luego regresó a su habitación con pasos lánguidos.

Al hacerlo, la nuca de su cuello quedó expuesta y pude echar un vistazo a las marcas rojas en su piel.

— ¡Ara, ara!

Parece que mi hija es muy amada por Su Alteza.

A este ritmo, la presencia de mi hija en casa disminuirá.

Pensando en que Su Alteza se precipitaría aquí, lo más pronto posible, internamente, me despedí de mi hija.

Aunque ciertamente hay momentos en que una novia no está determinada y surge una sensación de inquietud.

—Pronto te irás.

Cuando pensé en el día del matrimonio de mi hija, comencé a sumergirme en mis propios pensamientos.

Sólo deseo tu felicidad.

Ese es mi único deseo.


Kiara
De verdad que no entiendo qué clase de padres son estos, para nada.

La siguiente Historia Paralela ya se encuentra disponible en la edición 35 de Kovel Times

Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 14: Un desayuno amoroso

Traducido por Shisai

Editado por Ayanami


Habiendo sido desterrado al palacio frío, Charles fue a darse una ducha. Luego, se untó un poco de crema de afeitar en las mejillas y la barbilla y se afeitó lentamente. El cuidado con el que realizó el acto hizo que pareciera que tenía una cita importante.

Debido al contrato injusto que Tang Feng había firmado hoy con Charles, Tang Feng tenía que darle un masaje a Charles, a pesar de que éste había sido quien causó problemas. Continue reading