No quiero ser amada – Capítulo 85: La traición

Traducido por Maru

Editado por Sharon


La duquesa sabía que no podía evitar que Rihannan se fuera. Convencida de que la situación era inevitable, dio un paso atrás.

—Espero su regreso seguro, mi reina.

Rihannan asintió y siguió a la condesa al carruaje que viajaba al palacio. El lugar en el que residía la reina madre estaba ubicado en la montaña fría y se usaba principalmente para relajarse durante las temporadas de verano.

También era el lugar donde Rihannan descansó para cuidar su cuerpo mientras estaba embarazada. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 84: Se lo debo a ella

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Cuánto tiempo sin verte, duquesa Cesley. Escuché que has vuelto a tu propiedad, pero aquí estás —sonrió la condesa.

—Sí. —La duquesa sonrió con rigidez—. Por orden de Su Majestad, he venido a servir a la reina, condesa Lausana.

Su conversación fue breve, pero Rihannan notó por el tono de la duquesa que sentía poco cariño por la otra mujer. Ella era el tipo de persona que trataba a todos con palabras amables y sonrisas, pero hacia la condesa, mostraba clara hostilidad. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 83: Pensé que le gustaban los hombres

Traducido por Maru

Editado por Sharon


—Dios mío… ¿qué es todo esto…?

Al día siguiente, después de la partida de Igor, se presentaron numerosas ofertas. La seda hecha de materiales raros y los accesorios de primera línea descansaban silenciosamente sobre la mesa. Como dijo Igor, se había preparado de antemano.

Rihannan no tuvo más remedio que admitir que Igor nunca tuvo planes de arrastrar a la princesa de Crichton por el pie y cortarle el cuello. Si no, ¿por qué había renovado el Palacio de la Reina para la princesa hasta este punto?

—No tendrá que preocuparse por la falta de joyas por un tiempo después de la boda. ¿No es así, mi reina? —Los ojos de la duquesa sonrieron con una luz centelleante.

Rihannan se rio entre dientes.

—Es verdad.

Cogió una tela azul bellamente confeccionada. Desde la superficie, parecía simple, pero la textura de la tela hablaba de mucha profundidad. Estaba segura de que el diseñador pensó mucho durante la composición.

—No sé por qué me dijo esto ahora… hubiera sido genial si me hubiera informado antes —dijo Rihannan.

También podría haber sido más fácil decidir sobre los artículos que necesitaba para la preparación.

La duquesa sonrió.

—Tal vez Su Majestad se sintió avergonzado de decir sus pensamientos en voz alta.

—¿Perdón?

—De lo contrario, ¿por qué tuvo tantos problemas para decir algo cuando tenía muchos regalos preparados para la mujer que le gusta? —dijo la duquesa mientras una sonrisa juguetona cruzaba sus labios.

—No… creo que ese sea el caso.

—Mi reina, las mujeres no son las únicas que sienten vergüenza y timidez. Además, el rey nunca se había involucrado en una relación romántica. Probablemente esta es la primera vez que le dio un regalo a una mujer.

—De ninguna manera.

—¿No me cree? —preguntó tímidamente—. Hablo en serio. No estoy segura si lo sabía, pero todos pensamos que iba hacia el sexo opuesto y que no tenía interés en las mujeres. Algunos habíamos perdido la esperanza. Descubrir que pronto se casaría con una mujer realmente nos sorprendió. Esto era algo que tampoco esperábamos.

Y entonces sonó un golpe justo cuando Rihannan separó los labios, lista para responder que era ridículo.

Una de las muchas sirvientas entró en la habitación y entregó un mensaje:

—Su Majestad, la dama de honor de la anterior reina está aquí y solicita la presencia de Su Majestad.

Rihannan y la duquesa se miraron con cara de sorpresa. La visita era repentina.

—¿La dama de honor de la reina? ¿Por qué de la nada? —preguntó la duquesa bruscamente.

Rihannan se preguntó lo mismo mientras la sensación de disgusto la llenaba. Parece que la reina estaba esperando extáticamente su visita más de lo que pensaba.

—Su Majestad, ¿qué le gustaría hacer?

—Déjala entrar —respondió Rihannan.

La antigua reina no era una persona que pudiera ignorar. Rihannan le debía mucho.

La figura que entró en la habitación poco después era una cara con la que Rihannan estaba familiarizada. Ella era la esposa del conde Lausana, quien siempre había permanecido fiel a la reina.

La condesa Lausana se inclinó.

—Cuánto tiempo sin verla, Su Majestad. Ha sido largo. ¿Me recuerda?

Rihannan la recordaba, aunque vagamente. La condesa siempre estaba callada. Nunca hablaba mucho, pero la antigua reina la apreciaba mucho. En verdad, el palacio real había sido manejado por sus manos en nombre de la reina que estaba preocupada por los asuntos estatales y nacionales.

—Por supuesto. Ha pasado un tiempo, señora Lausana.

—Le deseo una vida de bendición abundante.

—Muchas gracias.

Mientras ella y la condesa intercambiaban un saludo apropiado, la duquesa miró a la condesa con desaprobación. Entonces, la condesa se volvió hacia ella.

No quiero ser amada – Capítulo 82: La mejor torpeza de Igor

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Igor se removió torpemente y solo entonces Rihannan se dio cuenta de que estaba haciendo su mejor esfuerzo para comunicarse a su manera. No parecía que la estuviera obligando a comer, aunque resultó así. Tenía dificultades para expresar sus pensamientos.

Asombrada, abrió los labios ligeramente.

Después de un momento de vacilación, colocó una rebanada de carne en un plato y la cortó en trozos pequeños antes de llevársela a la boca. No estaba tan mal pero podría ser mejor.

Igor levantó la vista y su aura se iluminó. Una leve sonrisa se extendió por sus labios. Continue reading

Embrujo de Demonio II – Capítulo 1: Primer encuentro

Escrito por Aurora Blue

Asesorado por Maru

Editado por Michi


Las luces caleidoscópicas cegaron de forma momentánea los ojos del grupo de muchachos que acababan de ingresar a la discoteca, les mostraron un lugar atestado de gente; vibrante, bullicioso, cargado de energía juvenil. Miguel, el más joven, avanzó primero. Había detectado una mesa vacía, por lo que se apresuró a reservarla para él y sus amigos. El resto le siguió, sin siquiera cuestionar. Ya conocían su carácter hiperactivo, también sabían que su actitud acelerada no representaba riesgo para ninguno; aun cuando a veces, no se midiera con sus reacciones.

—¡Wooo! ¡Este lugar es la raja! —De pie, parado junto a la silla que había reservado como suya, habló en un tono alto para hacerse oír sobre el bullicio. Su cuerpo se mecía al ritmo de la música, la energía del ambiente se filtraba en todo su ser, su sonrisa era ancha—. Y está lleno de chicos calientes. No sé por qué no habíamos venido antes. Continue reading

Elección Absoluta – Capítulo 44: ¡Ella viene de la Oscuridad, trayendo la luz!

Traducido por Zico

Editado por Sakuya


La tenue luz brillaba en una gigantesca habitación. La esquina de la habitación estaba salpicada de sombras, ya que cuatro figuras, que apenas se podían distinguir, estaban sentadas en diferentes esquinas. Separadas entre sí, pero había un toque de confrontación entre ellas.

Las sombras cubrían sus miradas, pero la fugaz luz tenue iluminaba los contornos de sus cuerpos. Uno de ellos era delgado como un palo, otro tan gordo como un cerdo, uno era elegante y otro de constitución fuerte. Continue reading

El Conde y el hada – Volumen 5 – Capítulo 8: Un presentimiento silencioso

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Lydia se desmayó por la alta fiebre y no se dio cuenta de que su padre había entrado corriendo a la habitación del Palacio de Madam Eve, que regresó al Reino Humano.

Por lo tanto, Lydia no recordaba a su padre, cuya personalidad normalmente era descrita como extremadamente amable, muy despreocupado y que odiaba comenzar confrontaciones con los demás, alejar su cuerpo débil de Edgar sin permitir ningún reclamo u objeción de su parte e inmediatamente regresar a casa. Continue reading