Disfruta de los árboles en flor durante el camino de regreso – Extra 1 (2)

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Li Cong Qing, por su parte, no había conseguido su tan esperada liberación aún, y no pudo evitar mover su cuerpo, elevando su cintura y su trasero en dirección al miembro de Song Yu, incitándolo en silencio a que continuara.

Una pizca de perversidad se podía percibir en las comisuras de los labios del emperador. Él ya había tenido su liberación una vez, por lo que ahora lo que le sobraba era la paciencia para disfrutarlo tranquilamente. Por esta razón, comenzó a salir y entrar en él, a propósito, jugando con su persona, sin saciar los deseos de Li Cong Qing, y sin siquiera quitarse su ropa.

El placer de este último, el cual había alcanzado grandes alturas y ahora había caído en picada, hizo que el anhelo y la comezón que sentía en su jardín trasero se renovara con mayor intensidad. Su deseo era tal que se sentía morir, por lo que comenzó a moverse y retorcerse con más fuerza. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 68: Monos invitados por burlas

Traducido por Army

Editado por Ayanami


El pequeño ábaco de Xia Yuqing estaba haciendo ruidos, mientras se preparaba todo antes de reunirse. Por lo tanto, al ver el jardín brillantemente iluminado junto con las voces de alegría, Xia Yuqing empujó a Liu Yixiang hacia éste.

Justo cuando entraron al jardín imperial, los ojos de Xia Yuqing eran como un radar que escaneaba todo lo que está a la vista. Al ver a los dos jóvenes desconocidos sentados a la derecha de Feng Tingye, sus dos ojos emitieron una luz intensa, casi cegando a un grupo de personas al lado. Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 9: Intenso afecto (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Ge Chen miró con inquietud al pálido Lu Tian Chen, no había estado con este hombre por mucho tiempo pero, de hecho, le tiene más miedo a Lu Tian Chen que a Su Qicheng.

Desde anoche, Lu Tian Chen ha enviado a muchas personas a buscar a Tang Feng y los demás, pero solo pudieron averiguar un par de cosas de los transeúntes y de quien estaba a cargo de la investigación. Su Qicheng y Li Xidong fueron llevados a rastras, no se sabía a dónde y no tenían nada útil para continuar, ni encontraron a ninguno de los tres hombres desaparecidos. Continue reading