Violet Evergarden Ever After – Prólogo

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Si te sientes un poco solo después de que termine esta historia, por supuesto, ve a Violet del anime. Incluso si la historia es diferente, tu muñeca de recuerdos automáticos estará allí.  

Akatsuki Kana

Las lágrimas se derramaron por los ojos de una bestia. Derramando grandes lágrimas, lloró.

¿Por qué estaba diciendo esas cosas ahora, en este momento? La bestia era incapaz de comprender. No podía comprender el significado de esas palabras o sus razones para pronunciarlas.

Un veneno de acción lenta. A la bestia se le había ido dando poco a poco todos los días, y actualmente se estaban mostrando los efectos de dicho veneno circulando por todo su cuerpo. El llanto de la bestia era prueba de ello. Nunca había conocido unas lágrimas tan dolorosas.

Susurró repetidamente. Fue un intento de decirle a la bestia palabras que no había escuchado antes. Esto transmitió que eran extremadamente importantes, pero la bestia no podía aceptarlos. No quería comprenderlos ahora. Seguramente estaban en contra del significado mismo de la existencia de la bestia. Si los aceptara, la bestia ya no existiría por el bien de los ojos esmeralda.

Odio no poder protegerte. Mi único deseo es mantenerte a salvo. Es todo lo que puedo corresponder. No digas estas cosas ahora; Quiero que me des órdenes.

Y así, la bestia aulló mientras lloraba. Aulló a su único señor. La cosa más difícilmente reemplazable del mundo por la bestia.

♦ ♦ ♦

Se abrieron unos ojos azules.

La hermosa bestia de cabellera dorada acababa de despertar. Bañada con la luz de la mañana, se sentó sin dudarlo. Moviendo su pequeño cuerpo, bajó suavemente de la copa de un árbol y puso sus patas en el suelo. Tragando el rocío de la mañana que se había acumulado en sus dientes, recogió frutos del árbol para comer. Se comió uno y, después de mirar fijamente al otro por un segundo, la bestia lo agarró y comenzó a caminar.

Era de mañana. Una mañana confortable.

En el entorno donde vivía la bestia, no había ni bien ni mal. Eventualmente podría morir si se quedaba allí. Podría vivir para siempre mientras estuviera allí.

La bestia, que podía sentir fácilmente y lidiar con los invasores, no sintió ni desesperación por el hecho de que la mañana había llegado, ni esperanza por el día llamado hoy. No sabía esas cosas. Como nunca se le había enseñado sobre ellos, no era capaz de abrazarlos.

En ciertos aspectos, la bestia era demasiado superior, y en otros, se quedaba tan atrás que era insoportable mirarla. Tenía colmillos tremendamente amenazantes y era hermosa hasta un punto asombroso. Era ese tipo de bestia. Todavía era ese tipo de bestia.

Silencio.

La bestia aguzó el oído. Podía escuchar los sonidos de las olas del océano desde la costa. Y también la voz de un hombre que parecía estar maldiciendo. Luego se dirigió hacia el mar.

El cielo todavía presentaba colores que eran una mezcla de matices del amanecer y de la noche. Las temperaturas eran cálidas y perfectamente adecuadas para ponerse en movimiento. Al ver la espalda del hombre, que estaba sentado en la playa, la bestia se acercó a él lenta y silenciosamente.

¿Había estado intentando pescar? Víctima de su irritación, una larga rama rota de un árbol fue arrojada. Un solo pez pequeño yacía sobre una hoja como prueba de sus esfuerzos.

Algo desgarrador debía haber sucedido para que el hombre se encontrara en tal situación. No parecía tener fuerzas para cocinar o comer pescado. Con el hombre enfrente, la bestia le ofreció la fruta.

Era el hombre a quien la bestia había conocido como su “amo” el otro día.

Los adultos eran necesarios para la bestia. Adultos que podrían designarle instrucciones de algún tipo. La bestia podía vivir por sí misma, pero necesitaba que los adultos le dieran instrucciones. Sería un problema si muriera.

Después de dejar la fruta allí, la bestia se distanció un poco y se sentó en la arena. Estaba esperando órdenes. Mientras lo hacía, algo le golpeó la cabeza.

—Tú, monstruo.

Era una fruta. Al parecer, había tirado la fruta que la bestia se había tomado la molestia de darle. A pesar de que tenía hambre.

El hombre miró en su dirección. Sus irises verdes y su pelo azabache brillaban en medio del amanecer. Él era un hombre hermoso.

—Quiero matarte —susurró el hombre con un tono que haría pensar que esa era su verdadera intención.

Fue una declaración cruel, pero la bestia no mostró ninguna reacción. El ruido blanco de las olas del océano flotaba entre los dos. Como la bestia no podía hablar, el lugar estaba en silencio cuando el hombre no hablaba.

Una isla de un hombre y una bestia. También solía haber una montaña de cadáveres, pero habían estado enterrados durante mucho tiempo.

—Pero si me preguntan si está equivocado o no, no lo sé. —El hombre, que luego sería identificado como Dietfried Bougainvillea, simplemente le habló con cara de cansancio—. Si estuviera en tu lugar y sintiera el peligro de esos hombres… de ese hombre que vino hacia ti de repente, entonces probablemente lo habría hecho.

La bestia simplemente volvió sus oídos a la voz del hombre. No era que pudiera entender nada. Era una bestia salvaje y el hombre era una persona. No podían establecer comunicación. Sin embargo, cada vez que la persona le hablaba, la bestia lo miraba con sus ojos despejados.

—Eso y si puedo perdonarte o no son dos cosas diferentes. No puedo. Al final, quiero matarte.

Habiéndose conocido de la peor manera posible, todavía no habían iniciado nada, pero un encuentro era un comienzo en sí mismo.

—Aun así, también tengo algo de piedad… ¿Qué eres tú? ¿Estabas abandonada? ¿Por qué estás sola en un lugar como este…?

Como un anuncio de una especie de reacción química que estaba a punto de ocurrir.

—No, mataste a mis hombres. De hecho, no tengo lugar para la lástima… De todos modos, quédate callada y escucha.

Este fue el comienzo de un grandioso destino.

—Estoy pensando conmigo mismo sobre qué hacer contigo. No te soporto. Te desprecio.

Ese encuentro había sido su piedra angular.

—Por ahora, te necesito para poder sobrevivir. Conoces este territorio y puedes asegurar el suministro de alimentos como mi herramienta para prepararme para una fuga… para ir de esta isla remota de regreso a Leidenschaftlich. Y realmente siento una ira ardiente por lo que sucedió antes, así que quiero castigarte. Pero tengo un fuerte sentido del deber, así que si logramos salir de este lugar sin problemas y si tengo la oportunidad de ver la cara de mi hermano pequeño al menos una vez más, él podría interesarse por ti si haces algo. No lo haré Yo mismo no lo haré. Soy complicado. Un hombre complicado. No puedes manejarme y yo tampoco puedo. Si continúo usándote, seguro que me cansaré y de hecho sentiré ganas de matarte, pero hacerlo probablemente sería imposible. Eres dura. Perdería. No importa cómo lo mire, no puedo matarte. No sé por qué, pero me necesitas, ¿verdad? Estás tratando de mantenerme con vida y matas cosas por mí. Parece que puedes ser útil. Después de todo, estamos en medio de una guerra. Sería apropiado que alguien como tú lo usaran, usen, usen, usen, usen, usen y usen hasta el último detalle, hasta que te conviertas en un trapeador gastado. Así es, definitivamente te queda…

El hombre escupió declaraciones escandalosas continuamente durante un largo tiempo. La bestia recogió la fruta que se había tirado nuevamente y la dejó frente a él.

—Intenta salvarme, monstruo. —El hombre mordió la fruta y, con cara de fastidio, se la tiró a la bestia.

Esta vez, la bestia lo esquivó. La fruta formó una línea de trayectoria arqueada, superpuesta con las luces del amanecer. Era lo suficientemente radiante como para que la bestia sintiera que sus retinas se quemarían, por lo que cerró los ojos como si bajara una cortina.

♦ ♦ ♦

Se abrieron unos ojos azules.

La bestia estaba dentro de un gran saco. No sabía cuánto tiempo había estado allí. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que la llevaron al baño y le dijeron que terminara su trabajo. Su garganta estaba seca y estaba cansada por las batallas recurrentes. Mientras estaba en la bolsa, había cerrado y abierto repetidamente los párpados, cayendo en un sueño, y ahora los había vuelto a abrir.

Pudo discernir la voz de su amo. Además del hedor de alguna comida quemada que él y las personas que lo seguían se atrevían a llevarse a la boca. A la bestia no le gustó el olor. Embota su sentido del olfato.

¿Cuándo lo usaría el maestro? No había ningún significado para la bestia aparte de ser utilizada. La bestia quería ser utilizada. No tenía otra forma de demostrar su valía.

Seguramente había gente a la que le resultó extraño. ¿Por qué esta bestia parecida a una muñeca, que no mostraba ninguna emoción, estaba tan obsesionada con ser una herramienta? Eso fue muy simple. Tan simple que era ridículo, tan encomiable que era ridículo.

La bestia quería estar con los humanos.

Podría vivir sola. La bestia tenía suficiente fuerza para eso. Estaba bien incluso sin nadie alrededor. Sin embargo, quería estar con la gente. Odiaba estar sola. Eso era obvio. Nadie quería estar en soledad. En verdadera y completa soledad. Ese era el deseo de las personas cuyo estado mental se había cansado de interactuar con la gente, pero nadie que estaba solo lo deseaba. La bestia quería estar con alguien, pero podía pensar en un medio para hacerlo además de ofrecerse para usar. Por eso la bestia lo estaba haciendo.

Había perdido la memoria de los rostros de sus padres, sus recuerdos de antes de cierto tiempo, todo; sin embargo, conocía todo menos la oleada nacida de la servidumbre y la violencia. Esto fue lo único grabado en el modus operandi de la corta historia de vida de la bestia. También se podría decir que “acabó” siendo grabado allí. Si le hubieran enseñado cualquier otro método, probablemente no habría resultado como era.

La bestia aún no sabía con qué estaba a punto de encontrarse.

—No le he dado un nombre. Lo habíamos estado llamando “tú”.

Cuando se abrió el saco, las luces exteriores, que estaban entrando en contacto con la bestia por primera vez en un tiempo, brillaron en sus ojos. La bestia cerró los párpados una vez.

Y luego, quiso recibir una orden.

♦ ♦ ♦

Se abrieron los ojos azules.

Estaba completamente oscuro. Su campo de visión era negro como boca de lobo, el aire frío. Sin embargo, el cuerpo de la bestia estaba sofocante. Un calor fangoso envolvía todo su cuerpo, dándole la sensación de convertirse en una enorme masa de plomo.

—Violet.

De repente, la luz brilló en medio de la oscuridad.

Eso era porque la persona que le había hablado había encendido una lámpara, pero también porque dicha persona parecía brillar, ya que era la única luz de la bestia. Su gran mano tocó la frente de la bestia y luego la acarició como para desatar su cabello empapado de sudor. Se escuchó un chisporroteo que rezumaba del pecho de la bestia.

—Comandante…

A la bestia se le había otorgado un nombre, protección conocida y había aprendido a hablar.

—La fiebre… no ha bajado, eh. ¿Puedes beber agua?

Lo que dio lugar a un apego.

—Mis disculpas.

La bestia había absorbido muchas cosas nuevas de su nuevo señor y ellos construyeron los valores de la bestia.

—No hay nada de qué disculparse. Diste demasiado en la última batalla… Fue mi error.

Sin su señor, incluso respirar sería difícil para la bestia ahora.

—Soy una herramienta, después de todo.

Quería vivir por él.

—Creo que debería usar, usar, usar y usar hasta el último pedacito de mí, hasta que me rompa.

Y morir por él.

—Por lo tanto, repararme es innecesario.

Una dependencia tan tempestuosa le roía el cuerpo.

—Eres humana. Necesitamos descansar si tenemos fiebre, y algunos también necesitan ser amamantados. Siempre te he supervisado así, desde que nos conocimos. Así que, por supuesto, tengo que cuidar de ti.

Todo era culpa del señor. Antes que nada, había reconocido a esta bestia de ojos azules y cabellos dorados como una “niña”.

—¿No tienes ninguna solicitud? Algo que puedo hacer en este estado.

El objeto de su protección, la bestia salvaje que tenía que supervisar, su arma. Manteniendo estas categorías separadas, el señor hizo uso de la bestia.

—Para que te mejores, Violet.

Y de todas las cosas, llegó a amarlo.

♦ ♦ ♦

Se abrieron los ojos azules.

Las lágrimas brotaron de los ojos de la bestia. Su visibilidad estaba distorsionada. Cerró y abrió los párpados, intentando expulsar el mar salado que estaba vertiendo, sin éxito.

—Violet, detente.

La bestia lloraba. Derramando grandes lágrimas, gimió. Aunque nunca antes había llorado, lo estaba haciendo.

—Tú…

Su señor había resultado gravemente herido. No había logrado protegerlo. Había ejecutado sus órdenes, pero debido a eso, no había podido protegerlo.

Para la bestia, el señor era más importante que esta misión.

 —Te amo…

Como apreciaba a su señor, había querido tener éxito en la misión. Dado que su vida pertenecía a su señor, había convertido la misión en una prioridad. Pero esto lo dejó sin sentido.

—¡Te amo! ¡No quiero dejarte morir! ¡Violet! ¡¡Por favor vive!!

No tenía sentido. Sin sentido en absoluto. Tampoco había ningún significado en la vida de la bestia.

—Te amo.

Además, ¿por qué? ¿Por qué estaba diciendo eso? ¿Por qué estaba diciendo tal cosa, ahora, en este momento?

—Te amo, Violet.

La bestia intentó digerir las palabras que su señor acababa de susurrar. No las comprendía.

—Violet…

La bestia no entendía. No podía comprender el significado de esas palabras o sus razones para pronunciarlas.

—¿Estás escuchando, Violet?

¿No son, probablemente, algo especial? Lo más probable es que esas no sean palabras que me deberían decir. Lo más probable es que no sean algo que debas decirme. Si debes decirlas, ¿por qué?

—Me gustas.

¿Por qué me usaste? ¿Por qué no me dejas salvarte?

—Te amo.

¿Por qué, por qué, por qué, por qué, por qué, por qué, por qué?

—Te amo, Violet.

No entendía. No entendía nada. No su señor, este mundo o las palabras que se le confesaban.

Y así, la bestia aulló mientras lloraba. Aulló a su único Señor. La cosa más difícilmente reemplazable del mundo por la bestia.

—¿Qué es el amor?

Irónicamente, fue entonces cuando la bestia aceptó el amor por primera vez y se convirtió en una persona.


Maru
Y con esto comenzamos el último volumen de Violet Evergarden, nuestra diosa de la guerra. Seguro que se nos vienen un montón de emociones aquí, así que preparemos nuestros pañuelos de nuevo y disfrutemos de esta maravillosa historia.

Violet Evergarden Gaiden – Epílogo: Palabras del autor

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Querido, ¿te ha ido bien? Primavera, verano, otoño, invierno: ¿en qué estación estás leyendo esta carta?

Permanece aquí, inquebrantable como árboles. Está esperando por ti. Seré más feliz si esta historia se las arregla para convertirse en una de ese tipo.

Ha pasado un tiempo desde la última vez que nos vimos, así que esto es un poco vergonzoso. Termino rehuyendo. Continue reading

Violet Evergarden Gaiden – Capítulo 6: La empresa postal y la muñeca de recuerdos automáticos

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Los tiempos actuales fueron etiquetados como la era de la inundación del negocio postal.

Dentro de un continente que congregaba países pequeños, las personas que operaban en la industria del correo competían despiadadamente entre sí. En pocas palabras, la situación de las empresas postales en todo el continente consistía en robarse los clientes de las demás.

Los clientes elegían su agencia de correo de uso y solicitaban entregas por su cuenta. Las razones de las elecciones serían los honorarios, las áreas de entrega y, por supuesto, incluso el grado de cortesía de los carteros era objeto de deliberación. Teniendo todos estos en cuenta, elegirían una empresa postal de algún lugar. Continue reading

Violet Evergarden Gaiden – Capítulo 5: Gilbert Bougainvillea y Claudia Hodgins

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


—La Escuela Militar del Ejército de Leidenschaftlich no investiga los rangos sociales de las personas. Las puertas están abiertas a todos los jóvenes, y cualquier persona de al menos catorce años puede dedicarse a ella independientemente de su género. La defensa nacional significa proteger todo lo que amas.

¿Dónde había vuelto a ver un boletín con estos contenidos? Si estaba seguro, había sido frente a la tienda mayorista de nuestro socio comercial, cuando entré y salí para hacer un recado para mi familia. Una hoja en particular había estado destacada en un tablero donde la gente del pueblo pegaba cualquier cosa que quisiera, desde búsquedas de trabajo hasta búsquedas de personas. Mientras mordía una manzana que había recibido del dueño de la tienda como recompensa por el recado, mi yo de trece años la miró fijamente. Era un papel de buena calidad, perfectamente recto, firmemente clavado con chinchetas en las cuatro esquinas. En el papel al final del texto había un tornillo de oro, así como lacre rojo, con el emblema del ejército de Leidenschaftlich.

Cuando era niño, pensaba que era una elección de vida muy buena. Que estúpido. Incluso yo querría reírme de mí mismo por ser tan ingenuo. En ese entonces, todavía no había llegado a conocer el significado de otorgar y quitar vidas. La verdad se dijo, una vez que he intentado convertirse en soldado, la realidad terminó aplastando muchos engaños de la mía, pero eso es una historia para más adelante. Continue reading

Violet Evergarden Gaiden – Capítulo 3: Benedict Blue

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Nos tomamos de la mano en la oscuridad. La única prueba de que estábamos vivos era nuestra temperatura corporal. Siempre que ella decía que estaba asustada, yo le respondía:

—Está bien. Tu hermano mayor hará algo al respecto —le decía.

La que había afirmado mi existencia era mi hermana pequeña. Me las había arreglado para reunir valor por el hecho de que se podía confiar en mí. Eso, sí, era un hermano mayor. Que ella no era buena sin mí, así que tenía que seguir viviendo.

Continue reading

Decidí crear muñecas – Capítulo 34: Un Cuerpo Dos Corazones

Traducido por Gatonegro

Editado por Ayanami


Siete días antes del Festival Nacional, la capital real de Malgaroid estaba siendo devorada por un estado de caos y confusión.

Los terribles escándalos de cuando algún cliente dejaba una taberna sin pagar. Sin mencionar al elefante del circo escapando y corriendo desenfrenado, fueron solo algunas de las innumerables adversidades que aquejaban a la ciudad. Además, el Palacio Garrett, considerado uno de los tesoros nacionales del país, fue atacado por incontables marionetas. La información era confusa, por lo que las personas involucradas en esa situación tuvieron que manejarla como pudieron. Continue reading

La Legión del Unicornio – Tomo II – Capítulo 11: La problemática

Traducido por Kavaalin

Editado por Meli


Los ganadores estaban claros.

Ocho estaban tumbados en el suelo, todavía había unos diez de pie, pero solo se mantenían parados. Si no fuera por su miedo a Guantelete de Hierro, se habrían rendido hace mucho.

Guantelete de Hierro recuperó el aliento y comenzó a maldecir en voz alta. No tenía miedo, ya que había una gran multitud observando, pelear era una cosa, pero matar era algo distinto.

—Maldito seas, caballero blindado. ¿Quién se escondería detrás de un yelmo todo el día a menos que fuera un criminal? ¡Quítate el casco y déjame ver tu cara de fugitivo! Te escondes detrás de un caparazón sin atreverte a mostrar el rostro, ¿y te haces llamar un hombre? Continue reading

Una generación de militares – Capítulo 19: Encontrando trabajo (3)

Traducido por Ichigo

Editado por Sharon


Corte Yi Tian.

Tal vez porque nadie había vivido aquí durante mucho tiempo o porque el patio no había sido diseñado para tener sillas y mesas, en este gran espacio, no había ni siquiera un lugar para sentarse. Sus manos sostenían una larga espada larga, cerca de sus pies, ¿había una pila de… hielo?

—Bin Lian, por favor, compórtate para mí. ¡No sueltes más aire frío! Esta es la tercera toalla que has escarchado. ¡Si sigues haciendo esto, no te limpiaré de nuevo en el futuro! —le advirtió Gu Yun severamente mientras sostenía una toalla mojada, aunque su oponente era una espada.

Bajo la luz de la luna, la espada blanca y pálida destello un poco. Sintiéndose extremadamente agraviada, refrendó su aire frío. Gu Yun tomó una toalla húmeda y la frotó con atención, pero por suerte, no se convirtió en un bloque de hielo. Gu Yun tomó satisfactoriamente el paño húmedo y limpió con suavidad la hoja. Continue reading

Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 1: ¿Dónde está mi vida? ¡Jaque mate en mi primer movimiento!

Traducido por Army

Editado por Sakuya


La comprensión de Fii la golpeó mientras se sentaba en un pabellón trasero relativamente pequeño de un palacio, que de otra manera sería innecesariamente grande, llevándose a la boca cucharadas de sopa fría. Se sentó sola, sólo con la compañía del jefe de cocina, quien era el único que trabajaba aquí. El jefe de cocina, a su vez, había estado luchando para que le acepten la carta de renuncia.

Afuera, el sonido de los fuegos artificiales llenó el aire, mezclados con los sonidos de la celebración que se elevaban entre las multitudes reunidas, hasta el punto en que era incluso audible donde Fii estaba sentada.

Parece que es toda una celebración. Continue reading