Matrimonio Oculto – Capítulo 90: Actuando como una flor indecente

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Sin embargo, la terrible reputación de Jia Qingqing en la industria y su historial de incidentes similares, combinado con su antagonismo desbordado hacia Ning Xi… provocó que nadie le creyera.

—Director, estoy bien. Sólo me corté la boca, estaré bien luego de poner algo de hielo. Lo más probable es que la señorita Qingqing intentara hacer la escena más realista, así que no se enojen…

La expresión de Ning Xi mostraba que había sufrido una injusticia, pero que pretendía soportarla. Lucía como si estuviera soportando en silencio y comprensión.

Con esa expresión, incluso el personal que la odiaba sintió simpatía, sin hablar del director. Jiang Muye, que estaba observando desde un costado, sintió la esquina de su boca temblar sin control. Casi fue sorprendido hasta la muerte.

Esta chica… es buena fingiendo ser inocente…

Jia Qingqing miró su apariencia delicada y se enfureció al instante.

—¡Ning Xi, estás actuando! ¡Es claro que lo hiciste a propósito! ¡Te mordiste tú misma! ¿Escondiste cápsulas de sangre en tu boca antes?

—¡Jia Qingqing, eso es suficiente! —La regañó fuertemente Guo Qisheng. El asistente de Jia Qingqing se acercó de inmediato y la hizo retirarse.

—¡Señorita Qingqing, olvídelo! ¡Es claro que lo hiciste a propósito! Este incidente es nuestra culpa —la persuadió. Era obvio que pensara así. Después de todo, había visto demasiados incidentes como este al estar al lado de Jia Qingqing.

Sin embargo, ella se dio la vuelta y la abofeteó.

—¡Vete! ¡¿Desde cuándo es tu trabajo darme órdenes?!

La asistente cayó al suelo después de ser golpeada, al igual que Ning Xi. Incluso había sangre saliendo desde la esquina de su boca.

El personal rodeándolos, especialmente aquellos que no estaban en una posición tan alta como los asistentes, se apresuraron a ayudarla a levantarse. Sus expresiones mientras miraban a Jia Qingqing estaban llenas de disgusto.

A pesar de que Ning Xi tenía una vida personal desastrosa, nunca dejó que le afectara a nadie. Era respetuosa y profesional cuando filmaban. Sin embargo, Jia Qingqing era una completa arpía.

Era la primera vez que ella era acusada falsamente. Viendo que nadie le creía, su rostro se volvió rojo, y parecía que estuviera a punto de desmayarse por la ira. En el momento en que iba a perder el control y atacar a Ning Xi, sin preocuparse por su imagen, alguien dio un paso adelante y sujetó su muñeca.

—Qingqing, sé que quieres impresionar al director, pero no tienes que llevarlo tan lejos. Aquellos que saben dirán que estás dedicada a tu trabajo, pero ¿qué pensarán los demás de ti?

Ning Xueluo no tenía escenas hoy, por lo que no tenía que ir, pero como quería ver a Ning Xi en problemas, se había acercado al estudio. No había pensado que esta sería la escena que vería en cuanto llegara…

¿Qué estaba haciendo Jia Qingqing? Había tenido una gran oportunidad, ¿por qué dejó que llegara a este extremo?

Viendo que la multitud parecía simpatizar con Ning Xi debido a su extremo odio hacia Jia Qingqing, Ning Xueluo se apresuró a detenerla.

Jia Qingqing reaccionó como si acabara de ver a su familia cuando la vio. La abrazó de inmediato y lloró mientras se quejaba.

—Hermana Xueluo, ¡esa perra está intentando calumniarme!

Temiendo que fuera a molestar a más personas si seguía hablando, Ning Xueluo la llevó a una esquina.

—¿Por qué no pudiste contenerte durante más tiempo? Ning Xi va a ser echada tarde o temprano, ¿qué estás haciendo peleándote con ella en un momento como este?

—Primero quería enseñarle una lección, ¡pero no la toqué para nada! —Dijo, ansiosa—. Ella lo evadió, pero actuó como si la hubiera golpeado tan fuerte que escupió sangre.

Ning Xueluo le dio una mirada al director consolando a Ning Xi, que tenía un aura generosa, y adivinó de inmediato qué tipo de acto estaba intentando realizar. Se apresuró a pensar en una manera en que pudiera salvar la situación, y dijo:

—Qingqing, que yo te crea no es suficiente. El problema es que los demás no lo hacen. Aunque les expliques la situación, eso no ayudará. La mejor manera de salir de este desastre es que te disculpes con Ning Xi de inmediato.

—¿Qué? ¿Quieres que me disculpe? ¡Imposible! ¡Xueluo, ¿cómo puedes ponerte de su lado y defenderla?! —Estalló Jia Qingqing al escucharla.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *