Princesa Consorte Chu – Capítulo 66: Dolor en la mañana, ambos bandos están preocupados (2)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Cuanto más se acerca al patio delantero, más le gusta a Yun Qian Meng la tranquilidad del patio trasero. Sin embargo, hay mucha gente que no la deja estar en paz. Sólo pudo suspirar en su corazón, aceleró su paso y caminó hacia el patio delantero lleno del olor a incienso.

—¡Abuela!

Después de encontrar a la anciana, vio que su expresión no era buena y Yun Yi Yi, quien estaba a su lado, también tenía una mirada infeliz. Cuando Yun Yi Yi la vio, no se inclinó y simplemente tiró del jade que colgaba de su cintura.

—Regresaste.

El ánimo de la señora mayor no parecía bueno. Al ver a Yun Qian Meng, se limitó a responder con pereza. Entonces, se volvió hacia el maestro que leía la vara de bambú inscrita y preguntó: —¿No hay otra explicación?

Aquel maestro miró una vez a la anciana con ojos sin emoción y respondió con indiferencia: —Si Furen no cree, ¿para qué preguntar de nuevo?

Después de que la señora mayor fuera interrogada de nuevo, su expresión se volvió más fea. Abrió la boca varias veces, pero ya no sabía qué decir.

—Normalmente, no haces cosas buenas, ¿cómo serías capaz de conseguir un buen palo de bambú?

Justo en ese momento, de la puerta principal, salió una dama mayor vestida de seda. Detrás de ella, la seguía la madre de Su Qian Yue. Las dos mujeres miraron a la gente de la residencia del ministro Yun con ojos llenos de odio. Deseaban poder devorarlos inmediatamente.

La anciana también era alguien con ojos astutos e inmediatamente reconoció a la madrastra de Su Qing, la señora mayor del clan Su. Era justo que, en ese momento, cuando vio que venían con malas intenciones, que la anciana ocultó su mala expresión. En su lugar, puso una expresión noble y miró a las dos con una sonrisa en la cara. Luego, dijo sarcásticamente: —Hoy es el día en que se enviaron los decretos. Ahora, al ver que la señora mayor Su y la señora Su son tan ociosas para venir aquí a rezar, debe significar que la señorita Su no recibió ningún decreto.

Después de que la señora mayor Su y la señora Su escucharan esas palabras, su expresión se volvió cenicienta de inmediato. Su mirada se dirigió sin demora hacia Yun Qian Meng. Deseaban poder usar la ira de sus ojos para quemarla.

Pero Yun Qian Meng tampoco podía recibir su odio sin una razón. Además, la que estaba provocando su ira no era ella. Naturalmente, no aceptaría su resentimiento.

Yun Qian Meng se inclinó gentilmente hacia la anciana y, con una voz clara, exclamó: —¿Se ha olvidado la abuela? Las damas de la familia Su hace tiempo que no tienen la oportunidad de participar en la selección. En esta vida, no tendrán un destino con el palacio. Es de suponer que las dos señoras Su deben haber venido a Pu Guo An hoy para buscar una vara de bambú, para que la señorita Su sea bendecida para encontrar un buen matrimonio.

La voz de Yun Qian Meng no era fuerte ni baja. La torre de Pu Guo An era un espacio abierto. El efecto de eco era muy bueno, permitiendo que las señoras que venían a rezar escucharan el ridículo en las palabras de Yun Qian Meng. Y, entre estas personas, muchas habían asistido al cumpleaños de Lao Tai Jun. Naturalmente, entenderían lo que ocurrió ese día.

El lugar que originalmente estaba lleno de sonidos de movimientos de palos de bambú fue eclipsado por los susurros. Las mujeres presentes miraban fijamente a la gente de la familia Su, se reían y susurraban.

En comparación con la señora mayor Su, la ira de la señora Su era mayor. Después de todo, Su Qian Yue era su hija biológica. Por culpa de Yun Qian Meng su reputación se arruinó. Sin mencionar que la culpable escapó de la ley y llegó a degradar a su hija. ¿Cómo podía tragarse esa ira? En los ojos de la señora Su destelló una expresión desconocida. No discutió más con Yun Qian Meng. Acompañó a su suegra y pasó junto a la señora mayor y su séquito…

—Ah…

Cuando se cruzaron, la señora Su tropezó y gritó de dolor. Todo su cuerpo cayó al suelo. Se levantó con dificultad y se sentó en el suelo. Estaba a punto de señalar que Yun Qian Meng la había empujado, pero descubrió que la joven estaba sentada en el suelo con la cara llena de sudor. La gente de la residencia del ministro Yun vio que tenía una expresión de dolor e inmediatamente se apresuraron a ayudarla preocupados.

—Señorita, ¿qué le pasa? ¿Dónde se hirió?

Mu Chun fue la primera en llegar al lado de Yun Qian Meng. Ayudó a su maestra a ponerse de pie sujetándola por sus brazos y limpió cuidadosamente el sudor de la frente de la joven. Luego le preguntó con la cara llena de lágrimas.

—Señorita, ¿le duele el pie?

Mi mama también llegó al lado de Yun Qian Meng. La vio sujetarse el tobillo derecho e inmediatamente comprendió dónde se había hecho daño su joven señorita. Sin embargo, en público, ella sólo puede descubrir bajo el vestido de Yun Qian Meng para echar un vistazo. Si los guardias imperiales la ven en el exterior, la reputación de su maestra será realmente destruida.

Luego de pensar en eso, la frente de Mi mama también estaba llena de sudor. Después de todo, sólo salieron por un día, ¿cómo puede haber un médico acompañándolos?

—¿Qué sucedió?

En ese momento, una voz fría llegó desde el patio trasero.

Todos levantaron la vista y vieron que la sacerdotisa Jiu Xuan salía sin ninguna expresión. Una pequeña hermana llegó a su lado e informó de lo que acababa de ocurrir.

Después de escuchar a la hermana, la sacerdotisa Jiu Xuan parecía un poco preocupada. Se adelantó personalmente y se agachó. Tocó el pie descalzo de Yun Qian Meng y frunció el ceño: —Escolta a la señorita Yun a una habitación de invitados.

Las hermanas vieron que la sacerdotisa Jiu Xuan tenía un aspecto algo severo, e inmediatamente levantaron una silla de bambú. Mu Chun y Yun Yan ayudaron a Yun Qian Meng a sentarse en ella. Un grupo de personas, excepto Mi mama, escoltaron apresuradamente a Yun Qian Meng al patio trasero.

—¡Señora Su, su corazón es realmente despiadado! ¡Realmente te atreviste a herir a mi nieta de esa manera!

La anciana vio que había gente que cuidaría de Yun Qian Meng, ella también se quedó en el lugar. Señaló a la señora Su que seguía sentada en el suelo.

La señora Su quería caerse deliberadamente y acusar a Yun Qian Meng, pero ¿cómo iba a pensar que Yun Qian Meng se iba a herir el pie? En concreto, esto ocurrió cuando sus cuerpos se cruzaron. Por un momento, la señora Su no supo qué decir. Con ojos fríos, miró a la señora mayor sin poder decir nada.

—No tiene pruebas, ¿cómo puede la señora mayor Yun acusar a otras personas tan fácilmente?

Pero la señora mayor Su no era alguien que se dejara manipular por nadie. Les ordenó a sus sirvientas que ayudaran a su nuera a levantarse y se concentró en la anciana.

Aunque la anciana tampoco sabía lo que le había ocurrido a Yun Qian Meng, pero como era una coincidencia, naturalmente, no perdería la oportunidad de humillar a la familia de Su Qing.

Enderezó su espalda, sus ojos lanzaron flechas frías y dijo con severidad: —La señora mayor Su habla tan a la ligera. En realidad, ¿quieres eludir la responsabilidad de esta manera? Todas las damas y señoras presentes también lo escucharon y lo vieron. En el momento en que ustedes entraron, usted y su nuera comenzaron a insultarnos. Ahora han herido a mi nieta gravemente y todavía no lo admiten. En cualquier caso, el señor Su es el ministro de justicia. No esperaba que mi pobre nieta sufriera tales agravios.

Mientras la anciana hablaba, las lágrimas caían a borbotones. Las criadas se adelantaron para ayudarla a calmarse. Aunque no se atrevía a acusar directamente a la gente del clan Su, el odio en sus ojos se podía ver claramente.

En ese momento, la señora Su, que estaba gritando, cerró la boca. Aparte de un poco de ceniza en su falda, estaba ilesa. Comparada con Yun Qian Meng, que sudaba de dolor, no hay lugar en ella que merezca la simpatía de la gente.

Incluso aquellas damas que son profesionales en inculpar a la gente miraron con desprecio a la señora Su. Incluso si quieres incriminar a alguien, tienes que actuar un poco más real. Pero el comportamiento de la señora Su no sólo era torpe, sino que intentó ser inteligente, pero terminó con un huevo en la cara e hirió a la señorita mayor del ministro Yun. Ella era simplemente tan estúpida como un cerdo. Y estas dos familias estaban unidas por matrimonio. ¿Cómo se resolvería esta situación?

Mientras pensaban en ello, miraron con curiosidad el enfrentamiento de las dos matriarcas de familias influyentes, quienes realmente habían olvidado que estaban en un templo.

La señora mayor Yun parecía que no iba a dejar pasar esto. Estaba a punto de decir algo cuando la sacerdotisa Jiu Xuan la interrumpió: —Es mejor que la dama vaya a ver a la joven señorita. Esta humilde sacerdotisa invitó a una doctora para que le hiciera un diagnóstico. Creo que pronto sabremos lo herida que está la joven señorita.

La anciana miró el aspecto de la sacerdotisa Jiu Xuan, recordó la vara de bambú que eligió para Yun Yi Yi. Ya no continuó siendo terca, en su lugar le puso cara a la sacerdotisa Jiu Xuan. Cambió su expresión y dijo: —Me disculpo por molestar a la sacerdotisa.

Mientras hablaba, miró una vez más a la señora mayor Su y luego dirigió a la gente al patio trasero.

Al ver que la anciana se había ido, pensó que le tenía miedo. Quiso seguirla para regañarla un par de veces en su espalda, pero la sacerdotisa Jiu Xuan apareció frente a ella y le cortó el camino. Los ojos penetrantes de la religiosa daban la impresión como si pudieran ver dentro de la mente humana, miró una vez a la señora mayor Su haciendo que sus palabras se atascaran en su garganta.

—Le pido a las dos furen, que por favor, regresen a su hogar. En el futuro, tampoco vuelvan a Pu Guo An.

Después de que la sacerdotisa Jiu Xuan terminara de hablar, no se preocupó más por la gente de la residencia Su y caminó hacia el patio trasero.

La señora mayor Su vio que la habían echado del templo en público, se sintió realmente avergonzada. La ira surgió en su corazón, pero no se atrevió a descargarla en Pu Guo An. Sólo podía dejar que la gente acompañara a la señora Su para no dejarla caer de nuevo.

Todo el grupo salió del salón con una expresión desagradable. Pero después de hoy, la reputación del clan Su sería extremadamente mala. Incluso la posición oficial de Su Yuan se vio afectada por el problema de su propio patio trasero. Estaba tan enfadado que casi se divorcia de la señora Su y en cambio, favoreció a Pan Lan, a quien Su Qing le envió.

♦ ♦ ♦

La señora mayor llegó a la habitación de la paciente. En ese momento, la doctora estaba envolviendo con gasas el pie de Yun Qian Meng. El delgado tobillo blanco de Yun Qian Meng estaba hinchado y magullado. Parecía realmente serio. La anciana señora preguntó inmediatamente preocupada: —¿Cómo está la lesión de mi nieta?

Después de que la doctora terminara de vendarle la lesión a Yun Qian Meng, le ordenó a Mu Chun que bajara con cuidado los pantalones de Yun Qian Meng. Luego, se levantó y contestó: —El tobillo de la señorita está herido por una fuerza externa. Afortunadamente, los huesos no están lesionados. Durante los próximos días, no debería caminar.

Después de escuchar a la doctora, su corazón se tranquilizó.

En ese momento, entró la sacerdotisa Jiu Xuan. Miró tranquilamente, una vez, a Yun Qian Meng y dijo amablemente: —Más tarde, esta humilde sacerdotisa le ordenará a algunas personas que carguen a la joven señorita hasta el pie de la montaña.

Yun Qian Meng sintió que todo su cuerpo estaba envuelto en una clara luz brillante. Esa luz era demasiado clara, haciendo que su corazón no tuviera ningún lugar al cual escapar. Sólo puede mantener su postura. Ella sonrió: —Le agradezco a la sacerdotisa. Qian Meng le dio problemas.

La sacerdotisa Jui Xuan vio que, a pesar de que Yun Qian Meng estaba siendo observada por ella, seguía manteniendo una sonrisa, sus ojos, que estaban realmente serios, mostraron un leve indicio de admiración. El tono de su voz al hablar se volvió mucho más gentil: —Ya que esto ocurrió en casa de esta humilde sacerdotisa, por supuesto que debo asumir la responsabilidad.

Después de eso, asintió a la doctora, se dio la vuelta y se fue.

♦ ♦ ♦

La anciana señora vio que la sacerdotisa Jiu Xuan, que no era fácil de ver y en ese momento se encontraba frente a ella, naturalmente debía aprovechar esta oportunidad. Inmediatamente, abandonó a su nieta herida y siguió a la sacerdotisa Jiu Xuan fuera de la habitación. Dijo mientras sonreía: —He oído que la sacerdotisa es experta en adivinación. Esta anciana buscó hoy una vara de bambú para mi nieta. Sacerdotisa, por favor, explique algunas indicaciones.

Mientras hablaba, la anciana sacó de sus mangas el papel rojo[1] que buscó para Yun Yi Yi. Lo puso respetuosamente delante de la sacerdotisa Jiu Xuan.

La sacerdotisa Jui Xuan miró fríamente a la señora mayor. Hizo oídos sordos a sus halagos. Pero hizo una excepción, cogió el papel rojo y lo leyó rápidamente. Luego dijo: —Esto es una señal de un matrimonio predestinado por el destino. Sólo que el destino lo deciden los cielos. ¿Cómo puede esta humilde sacerdotisa ser la mala y destruirlo? Le pido a la maestra que también se relaje.

Después de hablar, la sacerdotisa Jiu Xuan le devolvió el papel a la anciana y se fue con la doctora.

La señora mayor miraba distraída el papel que tenía en la mano. Cuando quiso alcanzar a la sacerdotisa Jiu Xuan, ella ya había desaparecido. Sólo pudo volver a la habitación abatida.

♦ ♦ ♦

Cuando la anciana entró en la habitación donde estaba su nieta, la gente ya había acomodado a Yun Qian Meng en una silla de bambú. Mu Chun puso una manta sobre las piernas de Yun Qian Meng. Luego, le ordenó a la gente que levantara lentamente la silla de bambú. Todos salieron de Pu Guo An.

El guardia Liu, que esperaba al pie de la montaña, vio que la señorita mayor, que antes había subido a la montaña perfectamente sana, ahora estaba siendo transportada y también escuchó los chismes entre las sirvientas, odiaba a ese clan Su con todo su corazón. Condujo el carruaje con extremo cuidado para que Yun Qian Meng no sufriera más penurias durante el viaje.

En el camino de vuelta, el ánimo de la señora mayor parecía decaído. Tenía una mirada preocupada. De vez en cuando, miraba a Yun Yi Yi con dolor en su corazón. Para Yun Qian Meng, era indiferente.

Yun Qian Meng está feliz de tener libertad. Cuando salieron era temprano en la mañana. Mientras que al regresar era casi de noche. Es realmente difícil salir de la residencia, ella naturalmente tendría que disfrutar del paisaje. Le indicó a Mu Chun que levantara la cortina para disfrutar del paisaje exterior.

Sin embargo, la señora mayor no estaba contenta, especialmente, después de ver que Yun Qian Meng recibió el favor de la sacerdotisa Jiu Xuan, así que empezó a curiosear: —Meng’er, ¿has visto antes a la sacerdotisa Jiu Xuan?

Yun Qian Meng le ordenó a Mu Chun que bajara la cortina y respondió: —Es la primera vez que la nieta va a Pu Guo An. Todo esto es gracias a la abuela.

La anciana vio que no parecía que estuviera mintiendo, asintió y dijo: —Hoy, me olvidé de buscar una vara de bambú para el matrimonio para ti.

La anciana señora se arrepintió un poco. Si lo hubiera sabido, no habría despachado a Yun Qian Meng lejos de allí. Le gustaría ver quién de estas nietas tendría una vida mejor que la de Yi Yi. Sin embargo, al recordar ese papel rojo de Yun Yi Yi, el corazón de la vieja señora no pudo evitar apretarse. ¿Puede ser que sea porque no miró el calendario antes de irse?

¿Cómo puede Yun Qian Meng no entender los pensamientos de su abuela? Pero cuando la gente es demasiado codiciosa, todo saldrá mal. La anciana era demasiado ambiciosa, así que no estaba satisfecha con nada.

El carruaje chocó y golpeó accidentalmente el tobillo herido de Yun Qian Meng, aprovechando esta oportunidad le dijo: —Abuela, la nieta está cansada y va a descansar un momento. —Después de decir eso, se apoyó en Mu Chun y cerró los ojos.

La anciana vio sus movimientos y tampoco tenía nada más que preguntar, así que no siguió hablando. Sus cejas se limitaron a fruncirse en la oscuridad.

♦ ♦ ♦

Cuando regresaron al Xiangfu, ya era hora de cenar. El sol hacía tiempo que había desaparecido. En el horizonte colgaba la brillante luna e iluminaba la tierra.

En ese momento, había dos carruajes diferentes aparcados a la entrada de la residencia del ministro Yun. Las personas que se encontraban junto a los transportes, al ver que llegaba el carruaje del Xiangfu, se apresuran a avanzar.

—Esta esclava es la sirvienta personal de Lao Tai Jun del clan Rong. Lao Tai Jun escuchó que la señorita mayor se lesionó el tobillo y le ordenó a esta esclava que trajera algunas cosas que son nutritivas para el cuerpo. Le pido a la señorita mayor que por favor las acepte.

Después de hablar, la sirvienta personal agitó su mano. Dos sirvientas vestidas de azul trasladaron inmediatamente los suplementos desde el interior del carruaje.

—Este sirviente es el guardia personal de Chu Wang, Jiao Da. Mi maestro se enteró de que la señorita mayor estaba herida y me ordenó que trajera un tónico curativo y suplementos. Le pido a la señorita mayor que por favor los acepte.

Un hombre alto, de mediana edad, habló después de la sirvienta personal. Su voz era fuerte. Mientras hablaba, se mostró un poco rígido. Los guardias detrás de él están bien entrenados. Sus palabras fueron recibidas y acatadas de inmediato, luego, el grupo movió innumerables tesoros del carruaje azul oscuro.

La anciana señora vio que ninguno de los dos sirvientes le rendían respeto y se adelantó para hablar con Yun Qian Meng, su corazón se sintió insatisfecho. Su expresión se volvió mala. Los ojos con algo de culpa se dirigieron a Yun Qian Meng.

¿Cómo puede Yun Qian Meng no conocer los pensamientos de la señora mayor? Bajó del carruaje del Xiangfu con la ayuda de varias sirvientas. Luego, dijo gentilmente: —Es muy tarde, gracias por tomarse la molestia de esperar. Por favor, entren a tomar una taza de té.

Los dos sirvientes no sólo conocían la mente de sus amos. Cuando se vieron el uno al otro, también vieron a través del enemigo. En este punto, ellos no sólo se representaban a sí mismos, sino también a sus maestros. No dejarán que el otro gane. Los dos aceptaron y fueron con Yun Qian Meng a la residencia del ministro Yun. Pero en comparación con la sirvienta del clan Rong que estaba sonriendo, el hombre del lado de Chu Wang era más serio.

Yun Xuan Zhi ya había recibido la noticia de la llegada de su familia. Estaba esperando en el salón a su madre y a Yun Qian Meng. Pero cuando vio que también había gente de otros fu entrando, se quedó un poco boquiabierto.

—Esta esclava es del Rong Fu, Yuan mama saluda al ministro Yun. Nuestro Lao Tai Jun se enteró de que la señorita mayor está herida, y me pidió especialmente que viniera a visitarla.

La sirvienta era alguien amable y hábil para establecer relaciones con la gente. Cuando vio a Yun Xuan Zhi, se adelantó inmediatamente para presentar sus respetos y dejó que las otras sirvientas pusieran las cosas en las manos frente a Yun Xuan Zhi.

—Este sirviente es el comandante de la guardia de Chu Fu. Por orden de Wangye, este sirviente ha venido a visitar a la señorita mayor.

Aunque Jiao Da estaba un poco rígido, aun así, no se quedaba atrás. Después de ver que Yuan mama se presentaba, él también se adelantó de inmediato y presentó sus respetos.

Yun Xuan Zhi no le respondió inmediatamente a los dos. En su lugar, sus ojos se fijaron en Yun Qian Meng, quien entró al salón mientras era llevada en brazos. En su corazón, no pudo evitar pensar que no sabía desde cuándo la hija de Qu Ruo Li y él había crecido. Hoy, ella realmente logró despertar el interés de las familias Rong y Chu.

Sin embargo, ninguna de las dos familias podía ser ofendida. Rong Fu tiene el control de la vida económica en Xi Chu. Aunque era una familia de mercaderes, eran mercaderes imperiales nombrados por el anterior emperador. Su estatus no era algo con lo que un humilde comerciante pueda compararse. Incluso su estatus como un ministro de primer rango, temía que no fuera superior al de ellos.

No era necesario mencionar al Chu Fu. Chu Wang luchó en batallas sangrientas con el anterior emperador. Después de ganar, este país Xi Chu, el emperador anterior no dudó en nombrar al país con el apellido de Chu Wang. Él decretó personalmente que su posición puede ser hereditaria. Incluso se aseguró de poner más de la mitad del ejército de Xi Chu en manos de Chu Wang. Incluso ese Hai Wang, quien también luchó junto a ellos, no tenía tal honor.

Pero ahora, estas dos familias parecían haber puesto sus ojos en su hija mayor legítima, haciendo que el corazón de Yun Xuan Zhi sintiera un poco de pesar. Si cada fu se encaprichara de una de sus hijas, entonces, podría convertirse en pariente de estas dos familias al mismo tiempo, ¿no sería eso aún más beneficioso?

Yun Qian Meng vio a través de los pensamientos de Yun Xuan Zhi. Se burló de que su codicia fuera la misma que la de la señora mayor. No pudo soportar ver más esto y le dijo: —Padre, la hija está cansada. Volveré al patio Qi Luo para descansar.

Sólo ahora, Yun Xuan Zhi vio la cara pálida de Yun Qian Meng. Inmediatamente, culpó a Mi mama y a los demás sirvientes: —¿Todavía no sirven rápidamente a la señorita mayor para que vaya a descansar? ¿Por qué siguen todos aquí?

Mi mama miró con ojos preocupados a la señora mayor una vez. Luego, les indicó a las sirvientas que llevaran a Yun Qian Meng de vuelta al patio Qi Luo.

♦ ♦ ♦

—Señorita, ¿no tiene miedo de que la señora mayor haga algo?

Después de acostar a Yun Qian Meng en la cama, Mi mama regresó con agua caliente. Ayudó a Yun Qian Meng a limpiarse el sudor frío del rostro y luego preguntó preocupada.

Yun Qian Meng sonrió un poco. Esa sonrisa hacía que la gente se sintiera sabia y previsora. Luego dijo: —La abuela estuvo distanciada durante mucho tiempo. En este momento se formó una mente en la que competirán entre sí. Esta vez, padre estará de mi lado. Mama no tienes que preocuparte.

Mi mama vio que Yun Qian Meng parecía muy confiada, su corazón también se tranquilizó.

Poco después, el mayordomo de Xiangye envió personalmente las cosas que las dos familias habían enviado al patio Qi Luo y también transmitió la preocupación de Yun Xuan Zhi.

Yun Qian Meng sonrió y dio unas palabras de agradecimiento, luego ordenó a Mi mama que la despidiera.

Mama, elige algunas cosas que pueda comer una mujer embarazada y envíalas a la concubina Hua.

Mu Chun, Shui’er y Bing’er trajeron las cosas para que Yun Qian Meng les echara un vistazo. Yun Qian Meng miró ligeramente a Shui’er y Bing’er[2] y luego le ordenó a Mi mama


Selena
La señora Su es realmente de corazón negro, pero debido a ello hay dos familias disputándose la atención de nuestra protagonista, Lamentablemente, salió herida… Con esta abuela y padre ambiciosos no se necesitan enemigos, ¡¡qué horror!! Ahora con todo esto la prota se tiene que cuidar…

[1] Un papel rojo con un poema en él es dado de acuerdo a la vara de bambú que escogiste.

[2]Shui’er y Bing’er son las dos sirvientas que la emperatriz viuda le dio a Yun Qian Meng después de que se suicidara en el salón. Estas dos tienen la tarea de proteger a Yun Qian Meng de Su Qing, pero también de informar de todo a la emperatriz viuda. Yun Qian Meng no confía mucho en ellas.

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 66: Dolor en la mañana, ambos bandos están preocupados (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *