Prometida peligrosa – Capítulo 47

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Hizo un trato con él, compartió información secreta con él y aprendió a tenderle una trampa. Aunque fue un período corto de menos de tres semanas, pasó por altibajos que otros nunca habrían experimentado.

Por eso estaba equivocada.

Ella sintió que estaba lo suficientemente cerca de él.

De hecho, no la regañó aunque se portara de manera informal, la atrapó cuando se cayó, la ayudó en su sueño y le envió un ungüento cuando le dolía la boca. Aunque dijo que no podía trabajar con una persona de corazón débil como ella, estaba siendo amable con ella. Sin embargo, estaba equivocada en todo esto.

Creo que todavía me queda un largo camino por recorrer. Qué ingenua y estúpida soy…

Tratar a alguien con amabilidad no significaba necesariamente estar cerca de él o ella. La buena voluntad del emperador hacia ella fue la expresión de su paciencia por ella como rehén y sus consideraciones como su supervisor.

Él estaba en lo correcto.

“No debes confiar en la gente fácilmente”.

A pesar de que escuchó sus serios consejos muchas veces, creía que la misma persona que le aconsejaba era una excepción. Simplemente se sintió avergonzada de sí misma cuando pensó que terminó con una muerte terrible en su vida anterior porque confiaba en las personas tan fácilmente.

—¡Señorita! —Marianne se despertó de sus pensamientos profundos cuando alguien la llamó.

—¿No le gusta la comida? ¿Quiere algo más?

—¿Perdón? No, está bien…

Marianne miró el plato que tenía delante. Vio panes de carne desgarrados por el tenedor. Evidentemente, seguía pinchando la carne con el tenedor de forma inconsciente.

—Lo siento. La comida es excelente, pero no tengo apetito.

En su confesión, la señora Charlotte rápidamente hizo una seña a la criada para que guardara los platos.

Las doncellas y criados que esperaban cerca de la mesa desaparecieron en la cocina, cada uno con un plato. Aunque no se atrevieron a mirarla a la cara, se fueron con mucha curiosidad y preocupación por ella.

—¿Le gustaría volver a la habitación? Déjame decirles que traigan un poco de té.

—Gracias.

La señora Charlotte la apoyó y salió del comedor. El personal de la mansión fijó la mirada en su espalda, cuando ella, ayudada por la Sra. Charlotte, regresaba a su habitación con el rostro distraído.

Después de reunirse con el emperador durante mucho tiempo, Marianne lloró después de salir de la habitación. Su cabello estaba despeinado como si alguien lo hubiera tirado y el dorso de sus manos y su vestido estaban desordenados. Aunque sus heridas no eran tan graves, obviamente no estaba en buena forma.

El emperador también salió rápidamente del salón con una mirada disgustada y se fue.

Cuando entraron al salón, encontraron que la habitación estaba hecha un desastre con el sofá y otros muebles rotos y esparcidos por todo el piso, como si tuviera la intención de romperlos uno por uno.

Naturalmente, empezaron a cotillear sobre el emperador y Marianne. Incluso se preguntaron si el emperador la golpeaba hasta que descubrieron más tarde que el pájaro mascota, que el emperador le dio como regalo, era el responsable de las heridas en sus manos. Incluso después de que se conocieron el hecho, sospecharon que el emperador que la odiaba deliberadamente le dio un pájaro malo.

—Phebe… ¿Dónde está ese pájaro mascota que el emperador me dio como regalo?

—Bueno, no dijo nada, así que lo puse en el balcón de su habitación.

A pesar de que fue acosada por Phebe, no odiaba al pájaro.

Estaba tan encantada de poner a Poibe en la jaula con la ayuda de Curtis. Aunque era un pequeño logro, quería mostrárselo al emperador. Al final, el emperador le reprochó sin mencionar a Poibe.

—¿Qué pasa con el plan de la fiesta que te pedí que te encargaras por la mañana?

Marianne preguntó con un rostro hosco, los hombros hacia abajo.

Cuando recordó el rostro aterrador de Eckart, quiso quedarse en la cama sin hacer nada durante tres días.

Pero el tiempo no esperó a nadie. Ella sintió que Ober estaría en medio de la trama de traición incluso en este momento. Aunque odiaba al emperador, él era el más fuerte de sus cartas disponibles para detener la traición de Ober. No podía permitirse jugar al bebé o no.

—He compilado una lista de los nobles a los que le gustaría enviar invitaciones. Y envié una carta oficial solicitando cooperación con la oficina de asuntos del palacio después de recibir el consejo de Sir Kloud. Y creo que es una buena idea pedir flores y decoraciones con anticipación, así que he informado a la tienda con la que estoy colaborando.

—¿Cuántos días se necesitan para preparar la fiesta de la forma más rápida?

—Para un banquete de este tamaño, necesitamos al menos quince días de preparación. Si desea una fecha anterior, podemos adelantarla unos cinco días.

—Bueno. Hagamos esa fiesta del té en unos diez días. ¿No es suficiente que su esposa u otras personas se preparen?

—Realmente no tiene que tener en cuenta a aquellos que están en un rango más bajo que usted.

—Bueno, eso no es lo que quiero decir. Solo quiero celebrar la fiesta ese día.

La señora Charlotte se rio.

Aparte de los rumores en la calle, era un hecho que Marianne pronto se convertiría en la emperatriz de la época, independientemente de si tenía una ceremonia de compromiso formal o no.

Su poder no se tomaría tan a la ligera una vez que se convirtiera en emperatriz. Fue una suerte para las doncellas y asistentes de la mansión que ella tuvo la amabilidad de programar la fiesta del té teniendo en cuenta la situación de quienes serían invitados a la fiesta.

—Bueno. Realizaremos tu pedido sin ningún fallo. Así que no te preocupes y vete a la cama temprano. Estás pálida, así que me preocupa que puedas colapsar —dijo la señora Charlotte.

—Gracias. Deja que Cordelli venga en un momento. Y asegúrate de que otros no entren a mi habitación hasta mañana por la mañana.

—Entendido. Que tengas un buen descanso.

Marianne entró por la puerta del dormitorio que abrió la señora Charlotte. Cuando su vestido largo estuvo completamente atravesado por la puerta, cerró la puerta con cuidado.

Se dejó caer en la cama y se acostó de espaldas inmediatamente. Aunque tenía algo que hacer, sus ojos se cerraron naturalmente. Sintió que el día había sido demasiado largo.

Esa noche, una sombra se coló en el jardín en forma de media luna por la noche.

La sombra cruzó el jardín y se acercó al gran árbol, amortiguando sus pasos. Después de asegurarse de que no hubiera nadie, se sentó en cuclillas frente al banco junto a la cerca de rosas. Luego, la persona sacó una pequeña carta de su bolsillo interior y la escondió debajo de una piedra decorativa junto al banco. Entonces la persona volvió a salir del jardín en silencio.

A la mañana siguiente, el jardinero llevó a las doncellas y sirvientes a limpiar el jardín. Después de limpiar e inspeccionar el jardín, el jardín estaba impecable como de costumbre.

Excepto por uno. Debajo del banco junto a la cerca de rosas, una de las piedras decorativas estaba colocada torcida a diferencia de las otras piedras.

♦ ♦ ♦

La primavera inundó el aire en Milán a mediados de mayo. Se fijó la fecha de compromiso del emperador. La fecha más afortunada, fijada a través de varias reuniones de gabinete y revisiones internas, fue el último día de mayo.

Fue un evento de la familia imperial que se produjo mucho tiempo después de la ceremonia de coronación del emperador. Ya fueran nobles o plebeyos, cada vez que dos o más personas se reunían, hablaban sobre la prometida que sería novia durante un soleado mayo.

—Es maravilloso que haya llegado el día en que su majestad recibirá a su esposa. Pensé que podría vivir solo toda su vida porque el emperador consideraba a las mujeres como piedras en la calle.

—Escuché que la novia es tan hermosa que pone a la sombra que esas jovencitas consideran hermosa. Escuché que el emperador es solo cuatro años mayor que la novia. Cuando posan para una foto uno al lado del otro, son la pareja más fantástica.

—En mi opinión, ella se casa por razones políticas. El duque Hubble no tiene hija, y la hija del duque Lamont es prima del emperador, por lo que codiciaba a la hija del duque Kling. Como ella es su única hija, supongo que su gran territorio podría ser la porción de su matrimonio.

—Creo que la hija del duque Kling ha encontrado al hombre más fantástico. Dada la posibilidad de elegir entre el marqués y el emperador, elegiría al emperador. ¿Cómo se puede comparar a la esposa de un marqués y la esposa del emperador? Además, uno es ilegítimo y el otro no. El hijo legítimo es definitivamente mejor. —Por supuesto, el marqués aquí era Ober.

Su cotilleo continuó interminablemente.

—No quiero decir esto, pero ¿no crees que la novia estaría mejor con el marqués Chester fuertemente respaldado por el duque Hubble en lugar del emperador impotente? Si quiere vivir una vida cómoda cuando envejezca, definitivamente debería casarse con el marqués.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *