No es mi guardia sombra, es mi amante – Capítulo 2: Reunión familiar

Traducido por Shisai

Editado por Shiro


Unos días después, Xia Qian’an se adaptó a la vida actual que estaba viviendo. Después del desayuno todos los días, salía a caminar por el Patio de Bambú Verde. A veces, cuando le apetecía, tocaba el guqin allí.

Después de visitar el bosque de bambú, volvería a su estudio para leer libros. La mayoría de los libros en la estantería eran de medicina. Después de leer algunas páginas hacía unos días, se había interesado en la medicina tradicional china.

Supuso que el propietario original probablemente también estaba interesado en ella. Los estantes estaban llenos de libros acerca del tema, y había algunas hierbas medicinales tradicionales chinas en el patio.

Xia Qian’an iría a echar un vistazo cuando estuviera libre. Por lo general, el riego y el cuidado eran realizados por la criada Qiu Shui. Al mediodía, Dongjì Xue le recordaría que comiera, pero unos días después, esta tarea fue delegada a An Jiu.

Al principio, le avergonzaba que el hombre lo observara, y esto partía su corazón. Sin embargo, su rostro se volvió inmune con el tiempo… No, en realidad fue que se acostumbró. De todos modos, An Jiu lo había vigilado continuamente, por lo que ya no era un gran problema que el guardia sombra continuara mirándolo. Entonces Xia Qian’an le delegó por completo a éste la tarea de atenderlo.

Obviamente, frente a An Jiu, su corazón retumbaba bajo su rostro tranquilo.

Después del almuerzo, deambulaba por el Patio de Bambú Verde, luego regresaba al estudio para leer. Por la noche, después de bañarse, comer y beber té, se tumbaba en la cama y dormía. No había vida nocturna en la antigüedad, por lo que se iba a la cama temprano.

Si quisiese hacer algo especial, los hombres de la antigüedad lo que hacían era beber vino fragante. En términos generales, los hombres irían a los burdeles para buscar mujeres.

Pero ese estilo de cosas no era algo que Xia Qian’an pudiese hacer.

Entonces, todos los días se tornaron iguales, para luego repetirse una y otra vez. An Jiu nunca se alejó de su Maestro, y con la vida regular de éste, a veces estaba aburrido y pensaba que probablemente era el más tranquilo de todos los guardias sombra, el que estaba en el ambiente más seguro.

El valor de su fuerza estaba por encima del promedio en el campo de guardias sombras. Cuando le fue asignado este puesto, pensó que no viviría mucho tiempo, pero no sintió que la vida de su Maestro no estuviese peligroso.

An Jiu estaba parado no muy lejos de Xia Qian’an, tratando de hacer desaparecer su presencia, la cabeza ligeramente baja.

Justo en ese momento se escuchó un golpe sordo. El joven se encontraba levemente recostado sobre la mesa, haciendo caso omiso de su imagen.

—Ay…

Sin embargo, ésta no era su mesa baja moderna cubierta con cojines de felpa. Se golpeó la barbilla con un chasquido y sus ojos se pusieron rojos de inmediato.

—Maestro…

—Uh… está bien. ¿Puedo almorzar ahora?

Xia Qian’an se frotó la barbilla con una mano y se levantó usando la mesa para apoyarse con la otra mano. Fue demasiado descuidado, y una vez más había lucido como un estúpido. Casi perdía su imagen de Joven Maestro.

Afortunadamente, no hice expresión alguna, pensó inmutable en su interior.

—Maestro, falta un cuarto de hora antes de que pueda ir a comer.

An Jiu lo miró, y vio que sus ojos estaban un poco rojos, pero su expresión facial seguía normal mientras se frotaba la barbilla, por lo que inclinó la cabeza respetuosamente.

—Entonces ve a buscar a Dongjì Xue y tráeme algunos bocadillos para amortiguar mi estómago.

Xia Qian’an, quien no tenía mucho apetito esta mañana, comió únicamente un plato de gachas, pero ahora tenía hambre y decidió usar los «medios extraordinarios» de An Jiu para llenar su estómago. Éste desapareció frente a él sin hacer ningún sonido. Tras lo que no tardó mucho en reaparecer con un plato de pastel medicinal en la mano.

Los ingredientes pertenecientes a la medicina tradicional china que se encontraban en el pastel provenían de las hierbas en el patio. Además de ser bueno, el pastel era dulce y beneficioso para el cuerpo.

—Ah… Eso fue muy rápido. —Xia Qian’an se quejó. Después de comer algunas piezas, paró de comer, dejando entre cuatro y cinco piezas en el plato—. An Jiu, termínalo. No lo desperdicies.

Tras lo que movió el pastel medicinal a la izquierda, de manera que fuera conveniente para el otro, y luego recogió su libro para seguir leyendo.

El guardia observó a su Maestro reanudar su lectura nuevamente y se tragó las palabras que quería decir. Levantó el pastel y lo miró. Se sintió avergonzado, pero siguió las órdenes que le había dado y comió hasta que no quedó nada en el plato.

⧫ ⧫ ⧫

Xia Qian’an había estado viviendo una vida tranquila durante medio mes. Sin embargo, algunas personas pensaron que era demasiado tiempo. Problemas se avecinaban.

Mientras estaba sentado en un banco de piedra en el pequeño bosque de bambú, tocando el guqin en silencio, An Jiu estaba de pie unos pasos detrás de él. Los oídos del guardia sombra se crisparon, miró en dirección al camino de adoquines y luego se dio la vuelta. La acción se completó en un instante, y demasiado rápido para ser vista claramente.

Pronto, apareció la sombra de Qiu Shui, y su ritmo mostró que tenía prisa. Al ver que su Joven Maestro estaba tocando el guqin, ésta se detuvo. Se debatió un poco y pensó que la noticia era esencial, por lo que habló:

—Séptimo Joven Maestro, hay una cena familiar esta noche.

Afortunadamente, después de medio mes de «entrenamiento», Xia Qian’an no se sumergía tan profundamente en las cosas que hacía.

—Hm —murmuró y se detuvo, luego puso su mano en la cuerda y la miró.

—Entonces… ¿no necesita cambiarse ahora, Joven Maestro?

—Vamos. —Asintió y se levantó para caminar con Qiu Shui. An Jiu recogió el guqin y siguió a su Maestro a sólo unos pasos de distancia.

Xia Qian’an se había cambiado a un chang pao[1] azul claro. La tela era mejor de lo habitual, y Chunyu se encargó de arreglar su cabello. Ella sonrió levemente; el temperamento del Joven Maestro había cambiado mucho.

—Séptimo Joven Maestro, use este chang pao, se verá mucho mejor de lo habitual.

—Mmm —le contestó casualmente, no tenía el valor para considerar si se veía bien o no.

—Joven Maestro, es tarde. Vamos rápido.

—Mn, indica el camino.

No importaba cuán renuente se sintiera, Xia Qian’an finalmente siguió a Qiu Shui y caminó lentamente hacia el pasillo.

Cuanto más se acercaba, más sirvientes había. Su cara se puso pálida mientras que su mano temblaba bajo su manga, pero todavía trató de conservar una expresión tranquila. Levantó la cabeza y el pecho, y trató de mostrar el temperamento de un joven noble.

Para reunirse con la familia, incluso los niños ilegítimos tenían que aprender la etiqueta aristocrática, pero como odiaban tener contacto con él debido a su desorden social, tardó más tiempo en aprenderla en comparación a otros.

—Séptimo Joven Maestro, ¿por qué está tan pálido? ¿Se siente mal? —Chunyu originalmente se dio vuelta para ver si el Joven Maestro la había seguido, e inesperadamente, vio que la cara de éste estaba blanca.

—Estoy bien. Deberíamos llegar al pasillo. Sigamos. —Inexpresivo, dijo Xia Qian’an, ajustando su estado de ánimo mientras caminaba.

Esta situación sucedería bastante en el futuro. Necesitaba adaptarse de ahora en adelante. No estaba en su era moderna y no tenía cómo proveerse a sí mismo. Por lo que intentó sostener sus manos temblorosas y seguir adelante.

An Jiu siguió a su Maestro en las sombras, mirando su pálida cara y sus manos temblorosas dentro de sus mangas. El verlo así hizo que su boca se convirtiera en una delgada línea y que sus ojos se oscureceran.

En el camino, Xia Qian’an y muchos sirvientes pasaron uno junto al otro. Todos, sin excepción, pasaron inmutables por su lado, como si no existiera, sólo algunos se detuvieron para saludar.

Como era de esperar, era un plebeyo con un bajo sentido de existencia.

Cuando llegó al salón, los asientos estaban casi llenos, a excepción de los asientos del príncipe y la princesa, y los dos hermanos. Xia Qian’an siguió a Chunyu a su asiento, el cual estaba muy lejos del asiento principal. Cuando hizo su aparición, sólo unas pocas personas lo miraron, y luego se volvieron para hablar con los demás. Al ver esto, suspiró aliviado y esperó que nadie lo notara por el resto de la noche.

—Séptimo hermano, ¿por qué estás tan pálido?

Xia Qian’an se volvió para mirar a su hermano, sacudió la cabeza y dijo suavemente:

—Estoy bien.

Al escuchar esto, el hombre se aburrió. Se giró hacia el otro lado y bromeó con su nerd segundo hermano. Éste era el sexto hermano mayor de Xia Qian’an, hijo de una concubina, pero tenía un estatus más alto que los hijos de otras concubinas. Su sexto hermano era un famoso joven romántico. Había tenido varias concubinas desde que era joven, y ninguna era igual.

Xia Qian’an se sentó en su lugar, con la cabeza ligeramente baja y no miró a nadie. Después de esperar más de diez minutos, llegaron todos los demás.

Cuando comenzaron a mover sus palillos, él recogió los suyos y comenzó a comer. En los banquetes familiares, él estaba acostumbrado a comer sólo los pocos platos frente a él, mientras que los otros los dejaba intactos.

Afortunadamente, frente a él había carne y verduras, y no platos que odiara.

Xia Qian’an inclinó la cabeza para comer lentamente y prestó atención a lo que todos decían de vez en cuando para no tener que preguntar. No era que fuera narcisista, todo lo hacía era «por si acaso». Afortunadamente, no había temas a los que tuviera que responder, y pronto había terminado de comer.

Junto con Chunyu, ambos fueron hasta la puerta del Patio de Bambú Verde, y se sintió realmente aliviado al dejar que ésta se retirara primero. Todavía no estaba oscuro, así que le pidió a An Jiu que saliera y fuera con él al patio.

No podía pensar en una razón por la que no le importara depender del otro.

De todos modos, An Jiu, como su guardia sombra, estaría con él.


[1] Algo así:

| Índice |

Un comentario en “No es mi guardia sombra, es mi amante – Capítulo 2: Reunión familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.