Bajo el roble – Capítulo 50: Preocupaciones

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Antes de que Max pudiera terminar sus palabras, una poderosa voz la sorprendió con la guardia baja.

Max giró entonces la cabeza hacia el origen del bullicio, y sus ojos se abrieron de par en par con sorpresa cuando vio a seis caballeros en formación de pie junto a la estufa para asar carne, sus rostros estaban brillantes de sudor, pero sus expresiones eran vivas. Al frente del grupo estaba Yurixion Lobar. Cuando la vio, vino corriendo hacia ella, su cara estaba llena de alivio y alegría. Cuando Yurixion estuvo finalmente cerca de ella, se apresuró a preguntarle a Max.

—He oído que ayer pasó por muchas cosas. ¿Se ha hecho daño en algún sitio? ¿Ya está bien que salga así? Cuando nos enteramos de lo que le han hecho esos imbéciles… —Yurixion comenzó a divagar, y con cada segundo su voz subía una octava más, y Max se sintió agradecida por su aparente preocupación. Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 49: Intentando lo mejor

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


—Muchas gracias —repitió Max, y tan pronto como esas palabras escaparon de sus labios, Riftan, que había estado mirándola, bajó la cabeza y la besó.

La repentina acción de Riftan tomó a Max por sorpresa y ella instintivamente dio un paso atrás. Riftan, por su parte, actuó como si no hubiera pasado nada y comenzó a dirigirse despreocupadamente a los comerciantes que los rodeaban, como si no acabara de besar a su mujer delante del grupo.

—Mi mujer parece feliz. Le daré un 50% adicional como muestra de gratitud. Pensaba que tardarías uno o dos días más en entregarlo, pero ha llegado antes de lo esperado. Por lo tanto, también os agradezco que se hubieran dado prisa —dijo Riftan a los comerciantes, y éstos parecieron no creer en su generosidad. Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 48: Una culpa constante

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Max tragó bruscamente y la comida casi se le fue por el canal equivocado. El hombre que tenía delante la miraba fijamente con un peculiar brillo que salía de sus ojos azul grisáceos, que hasta ahora, siempre habían parecido llenos de sueño.

Un sudor frío comenzó a brotar en la frente de Max.

Si dice que no puede hacerlo, entonces parecerá que está dispuesta a ser considerada como una tonta frente a los caballeros que la han estado ignorando como si fuera una completa extraña para ellos e indigna de su tiempo. Sin embargo, si dice que puede hacerlo, siente que su futuro aquí estará lleno de dificultades. Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 47: Un beso audaz

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Riftan respondió con un tono ligeramente desconcertado.

—Así es. Era un noble de Libadon.

Max se sintió repentinamente al desmayarse con la confirmación de Riftan. ¿Había hecho algo malo otra vez? En su mente se encendió la persistente sospecha de que tal vez las cosas no habrían salido mal si hubiera accedido a las exigencias del hombre y le hubiera ofrecido una entrada pacífica a Anatol. Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 46: Quiero todo de él

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Riftan deslizó las manos hacia abajo, con las palmas callosas rozando la piel sensible mientras bajaba hasta el interior de los muslos de ella. Murmuró febrilmente contra su piel, su cálido aliento propagó el nerviosismo mientras ella abría las piernas para acomodarlo entre ellas. Ella dejó escapar sollozos ahogados mientras luchaba también con el impulso de cerrar las piernas debido al dolor.

Sin embargo, la decisión fue tomada por ella cuando Riftan agarró suavemente sus muslos, separándolos más, su cabeza se hundió mientras enterraba su cara entre sus piernas. Sorprendida por sus movimientos, Max chilló y retorció su cuerpo, retorciéndolo para separarse mientras volteaba su cuerpo sobre su estómago y tiraba de las sábanas.

A pesar de sus valientes esfuerzos, no pudo escapar de sus manos y de su agarre. Volvió a tirar de ella hacia abajo, frotando las yemas de sus pulgares en movimientos circulares contra su piel mientras enterraba su cara entre sus muslos una vez más manteniéndola quieta. Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 45: Una cabeza por cada rasguño

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Asustada de que se hubiera pasado de la raya, Max se había encogido inmediatamente de miedo, temiendo que lo hubiera hecho enfadar con ella. Había estado rodeada de hombres enfadados, sus experiencias eran demasiadas para llevar la cuenta. Era casi una segunda naturaleza para ella comenzar a sentir que se desmaya cada vez que un hombre más grande daba un paso hacia ella, amenazándola.

Pero no era sólo la violencia lo que la asustaba ahora. Era el hecho de que alguien que la trataba tan bien, que la cuidaba tanto, ahora había empezado a enseñarle los colmillos. Se sentía como un perro castigado por su dueño por su insolencia.

Quería rogarle que no la hiriera, que no la odiara. Sabía que había metido la pata, pero su voz se negaba a salir, así que, en su lugar, sólo se aferró con fuerza a su capa en su desesperación. Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 44: La ira de Riftan

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


El hombre llamado Rob, aparentemente sintiendo la misma angustia que le sobrevino, se apresuró a retroceder con el rostro completamente desencajado. Sin embargo, antes de que pudiera retroceder más, sir Ovaron se situó justo detrás de él, con su espada apuntando amenazadoramente hacia él, cortando su única vía de escape.

Al verse acorralado, el rostro de Rob se retorció y gritó de repente:

—¡Hay cientos de caballeros en Kai’Sa que me han jurado lealtad! ¡Si me matas, entonces será la guerra! Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 43: El regreso del Señor

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Ante un miedo paralizante, su cuerpo se congeló inconscientemente. Y pronto, Max estalló en débiles escalofríos. Su mirada burlona era una visión inquietante y familiar para ella, suficiente para derrumbar sus defensas y dejar su mente en blanco.

Al ver a su ama conmocionada, sin saber qué hacer, algo impaciente y humeante surgió en el interior de Ruth por el hombre que tenían debajo. Sencillamente, no pudo aguantar más y se acercó a apoyarla.

—¡Deja de cruzar la línea! ¿Por qué demonios la culpas a ella cuando eres tú quien perdió su propia tarjeta de identificación? ¿Cómo podemos confiar en que treinta hombres armados entren y no causen problemas? ¿Estás loco? Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 42: Miedos familiares

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Max, que tenía la cabeza enterrada en su hoja de pergamino, anotando la lista de materiales de Rudis, levantó la cabeza y miró hacia la puerta. Allí estaba Rodrigo, con un aspecto muy preocupado y urgente.

—¿Q-Qué p-pasa?

—Un hombre que dice ser Rob Midahas, señor del sur de Libadon, ha marchado a la entrada del pueblo con otros treinta caballeros. Pero no tiene nada que pruebe su identidad, lo que ha causado un problema. Leer más…

Bajo el roble – Capítulo 41: Extraña afinidad a la magia

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Pasaron los días y la construcción por fin había llegado a su fin. Max y su fila de sirvientes dieron una vuelta por el gran salón, transformado en una sala irreconociblemente bella.

Una araña dorada colgaba del techo, brillando con un sutil pero impresionante resplandor. Iluminaba la antigua sala sumida en una oscuridad perpetua, y bajo ella había una alfombra bordada en hilos rojos y dorados. Una larga y suave cortina se extendía sobre la escalera, que conducía a la gran y elegante sala de banquetes.

Max admiró el salón en todas las direcciones. El frío suelo de piedra había sido sustituido por suaves baldosas de mármol, y tres magníficos candelabros de plata decoraban el techo arqueado de la sala. En una de las paredes colgaba una alfombra bordada con Uigru remontando el cielo a lomos de un dragón, y las cortinas de color vino cubrían las ventanas. En el podio había sillas vestidas de seda y pieles y una estatua de unicornio hecha de mármol se encontraba en la terraza, fuera de la ventana. Leer más…