Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 43: Ciudad minera

Traducido por Lucy

Editado por Sakuya


—Por fin hemos llegado.

No habíamos viajado con especial prisa pero, al no tener que preocuparnos por los monstruos y otros enemigos, llegamos muy pronto.

Aunque hemos estado viajando por el camino más seguro lo más rápido posible, los Caballeros dijeron que era un milagro que no hayamos encontrado ni un solo monstruo débil.

Este lugar, Kiel, es una tierra que no era propiedad de nadie, por lo que la tierra fue dejada intacta.

Amalie comenzó a explotar las minas en medio de la tierra que podría decirse que no fue desarrollada.

Aquella vez, había sucedido tan rápido que Amalie decidió desarrollar el terreno sin investigación previa, la gente de los alrededores se sorprendió y se disgustó, ridiculizando y marcando a los ricos desde las sombras. En contra de las expectativas de la gente, podría decirse que desenterraron las gemas desde el mismo inicio de la explotación.

Era de esperarse el resultado esperado de la habilidad de Amalie. Sin embargo, ¿por qué se le ocurrió desarrollar una mina?

Al principio, no sabía cómo ocuparse de la minería por sí misma. Si quería gemas podía solo comprarlas, no había necesidad de ganar dinero a través de las dificultades.

Entonces, ¿por qué?

Porque la habilidad de Amalie que brilla al mirar los objetos de valor mostraba una luz diferente. No era la luz habitual que deslumbraba los ojos, sino que parecía que la luz ordenaba “¡Cavar!” por alguna razón.

Aunque confundida, comenzó la extracción y como no hubo insatisfacción y los resultados fueron favorables, debió olvidar sus dudas.

Pero, ¿la causa de esa luz era la piedra que desenterraron esta vez? ¿Es lo mismo que el “piroxeno”, el tesoro nacional que está incrustado en la corona?

Si es posible, espero que no sea una situación tan problemática, pero tengo la sensación de que la probabilidad de que no sea eso es escasa. Haa, qué deprimente.

—Señora, es una ciudad muy bonita, ¿verdad?

Wirbel observaba con alegría el exterior del carruaje.

Amalie no era tacaña con el dinero de las minas y el desarrollo de la ciudad. Ella tenía al principio abundantes activos, pero los beneficios de estas minas son considerables. Como puso énfasis en los guardias, los trabajadores de las minas no fueron maltratados, y sus salarios eran buenos, sus familias se mudaron aquí.

Con subsidio de vivienda, atención médica, descansos periódicos y sin turnos de noche, no se puede evitar que la gente se apresure a trabajar aquí. Como había muchos solicitantes, se empezaron a exigir entrevistas y cosas así, eliminando a la gente problemática y mejorando el orden público.

Al expandirse la ciudad, llegaron muchos artesanos que procesaban gemas. Ellos trabajaban bajo la protección de Amalie, por lo que la gente se instaló en esta ciudad de vida fácil. Muchos artesanos trabajaron duro y convirtieron la ciudad de Kiel en un pueblo que producía las mejores gemas. Debido a que el procesamiento de las gemas era del más alto grado, las gemas de Kiel son conocidas en otros países y se convirtieron en una marca que incluso la realeza quería obtener.

Había tiendas para los mineros, los artesanos y sus familias. No había nada a escala similar en este remoto lugar. Como la población seguía aumentando, las carreteras que llevaban a la ciudad se mejoran de forma continua.

—He pedido al diseñador del rey que diseñe una ciudad fácil de vigilar, que cree el paisaje urbano de forma sistemática y que haga las carreteras tan anchas como para que pasen los carruajes.

—¡Eso es! La señora es increíble.

Wirbel se giró hacia mí con ojos llenos de respeto.

Estoy feliz, pero… esto es algo que la anterior Amalie ha logrado~. Es maravilloso que ella muestre tal habilidad. No, tampoco se puede decir eso…

Amalie era hija única. Sin embargo, no había posibilidades de que ella, que es una mujer, tuviera éxito en la casa de sus padres y administrara el feudo. De todas maneras, siempre había querido el afecto de sus padres desde joven. Se convirtió en una niña obediente para ser querida por su madre, y estudió para ser útil y ganarse el amor de su padre.

Si algún día pudiera ser útil a su padre… Pensando en eso, estudió de manera sigilosa la gestión del territorio a partir de libros y documentos anteriores y también pensó en cómo mejorarla con sus propios pensamientos. Tal vez Amalie haya olvidado sus recuerdos de niña, pero recordó lo que aprendió. Lo utilizó para gestionar la ciudad.

¿Un destino sarcástico? No, tal vez el mejor destino. Porque su infancia estaba en algún lugar de su corazón, Amalie hizo esta ciudad con sinceridad, dispuso las mejores condiciones para la gente que trabaja aquí. Pensé que era inusual para mí. Pero, aun así, hice los pedidos.

—Oh, parece que hemos llegado a la mansión.

—¡Sí! ¡Así que la señora tiene una mansión en este pueblo!

Cierto, no recordaba haber ordenado la construcción, pero mi mansión está en el centro del pueblo por alguna razón. Cuando la construcción de la casa comenzó, la gente alegó que quería construir mi mansión primero. A partir de ahí, empezaron a construir el pueblo. Por eso, mi casa estaba situada en el centro de la ciudad.

—Aunque la veo por primera vez, es una mansión preciosa, ¿no?

—¡Hay muchas flores como en la Mansión de la Luz del Sol! ¿No es así? Ah, pero si no nos alojamos en la posada, no puedo quedarme junto a la señorita en la misma habitación…

La expresión alegre de Wirbel se convirtió de inmediato en una expresión triste.

En este viaje, me había alojado con Wirbel en la misma habitación, y hemos dormido en la misma cama. Era ridículo permanecer en habitaciones separadas mientras se estaba de viaje, además, no había forma de traicionar los ojos de Wirbel. Aunque los Caballeros hicieron guardia frente a su puerta, se sentiría inseguro de forma psicológica.

—Bueno, ¿es así? Es una soledad. Estaba feliz de poder dormir junto a Wirbel en este viaje, pero me pregunto si no es bueno.

—¡No, no, es bueno! ¡Yo también quiero estar con la señora!

Los ojos de Wirbel al instante brillaron de alegría.

¡Qué bonito! Como era de esperar, ¡nuestro hijo es el más guapo!

Ah, pero, ¿no se convertirá en “La misma habitación”? No es posible. Por favor, no digas esas estupideces en tan poco tiempo.

De ninguna manera, ¿mi adorable Wirbel se convertirá en un tipo tan descarado como Christhard?

No es posible, ¿verdad? ¡Di que no es posible! ¡Por favor!

—Señora, hemos llegado a la entrada.

Cuando me agarré a la alfombra con mis dos manos y temblé con desesperación, Berta exclamó indiferente.

¡Qué fría eres, Berta! ¿No estaría bien un poco de simpatía? De la felicidad a la desesperación, y la fría Berta que de seguro entendió con precisión mis oraciones.

¿Por qué solo hay gente dura y fanática a mi alrededor? Los únicos normales son Wirbel, el viejo (Rey) y mi hermano Bel (Príncipe Heredero). No, el viejo y Bel a veces se descontrolan, puede ser que solo haya niños alrededor para la salvación. ¿Por qué? ¿Lo que va por ahí viene por ahí? Ese no debería ser el caso~.

—Señora, la gente está esperando para darte la bienvenida.

¡Berta, ya está bien! ¡Basta ya! Tu mirada está doliendo.

Cuando bajé del carruaje, había mucha gente inclinando la cabeza.

—Bueno, levanten la cabeza. Aunque una recepción tan grandiosa no es necesaria. Sin embargo, estoy muy contenta por la cálida recepción de todos.

Cuando hablé, una persona en medio de la gente se adelantó.

—Señora, ha pasado mucho tiempo. Poder darle la bienvenida en este pueblo, todos aquí estamos encantados.

La persona que se inclinó de manera profunda después de decir tal cosa era la persona que dejé a cargo de la mina y del pueblo, Gill.

Este hombre me fue presentado por el padre de Berta, Rouven. Después de entrevistarlo, lo envié a Kerl, donde ejecutó mis instrucciones. Hoy, es como un consejero o un alcalde del pueblo.

—Sí, yo también estoy muy contenta de estar en esta ciudad. Es una ciudad maravillosa.

—Muchas gracias. Todo es gracias a la señora. Todo el mundo en este pueblo aprecia, respeta y admira con inmensidad a la señora.

Aunque Gill es cortés, su rostro estaba lleno de alegría. La gente de alrededor también tenía impresiones favorables, parecía que Amalie de verdad era querida en este pueblo.

Parecía que ella no era recibida aquí como una mujer egoísta, sino como una persona compasiva y maravillosa. Era cierto que se me podía considerar una buena empleada, pero como persona que no estaba acostumbrada a los elogios, estaba desconcertada sobre cómo responder.

—Es gracias a Gill y al esfuerzo de la gente que vive en esta ciudad que se convirtió en una ciudad tan fácil de vivir, ¿verdad? Por favor, siga uniendo con fuerza a los ciudadanos para que sea una ciudad aún mejor después de esto. Yo también te prestaré mi escasa capacidad.

—¡Oh! ¡Qué palabras tan benévolas! Este Gill cumplirá con los mejores esfuerzos de su señora y le mostrará una ciudad aún más maravillosa.

Sobrepasado por las emociones, Gill declaró eso con fuerza.

Estaba agradecida. Estaba agradecida, pero… Parecía que Gill era el mismo tipo de persona que Becker y el Jefe de Cocina, ¿no es así? Si me gusta más la gente dura o la gente fanática… ¿Prefiero la gente dura?

No, me gusta lo normal después de todo… Vamos a relajarnos en la habitación con Wirbel. Si me curo, mañana me encontraré por fin con la gente problemática. ¿Es una desgracia o es una fortuna? Entonces, ¿cuál es?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.