Una historia diferente cada noche – Volumen 1 – Capítulo 10: No muertos (2)

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


Miré asombrado a Jiuye, que de alguna manera había aparecido junto a mí.

Jiuye sonrió y emitió un ligero —Shh —, mientras me tiraba hacía la puerta trasera del patio.

—Ah, tú, ¿cómo supiste dónde encontrarme?

Apenas dije esas palabras, una masa de pelusa negra saltó de la maleza, rebotando sobre mi hombro.

—El demonio sombra me trajo aquí, puede sentir el olor de su amo —Jiuye reprendió ligeramente—. Honestamente, de repente desapareciste durante toda una noche y un día, e incluso apagaste el teléfono. Ah Bao dijo que no estaba seguro de a dónde te habías ido, pensé que habías sido capturado por un demonio.

Mientras decía eso, sonrió levemente, luego volvió su mirada hacia Xiao Xue detrás de mí.

Xiao Xue parecía tener un poco de miedo, tenía sus ojos llenos de reverencia hacia Jiuye. Bajó la mirada, usando un tono de súplica para decir suavemente: —Deseo pedirte que salves a esa chica, por favor.

Ella se inclinó respetuosamente ante Jiuye.

Abrí la boca, aturdido, ¿un espíritu gato haría que hasta su novena cola se inclinara ante un humano? ¿Por qué?

La expresión de Jiuye fue antipática, sin decir nada.

Xiao Xue dijo con urgencia: —Estoy dispuesta a renunciar a ocho colas a cambio.

Jiuye sonrió levemente.

—Realmente vale la pena, ya has alcanzado nueve colas, la inmortalidad se puede lograr después de ganar otra.

Xiao Xue se mordió el labio.

—Esa chica me salvó una vez, quiero ayudarla.

Jiuye sacudió la cabeza.

—Lo siento, podría ser incapaz de hacer algo al respecto.

Lo jalé apresuradamente, suplicando: —Ah Ye, ¿por qué no ayudas a Xiao Xue, por el hecho de que ella sabe pagar su gratitud? ¿Puedes ayudarla verdad?

—No es que no quiera ayudarla, es que no puedo —Jiuye miró esa casa envuelta en la oscuridad—. Porque esa familia no existe en primer lugar.

— ¿No existe?

Xiao Xue y yo nos congelamos por un momento, sin entender lo que quería decir.

Jiuye no se explicó de inmediato, sino que hizo una pregunta completamente ajena al asunto.

— ¿Conoces un tipo de forma de arte popular, llamada flauta de sauce?

Fruncí el ceño, pensando. Sacudí la cabeza.

—Nunca había oído hablar de eso antes.

—Mm, es normal que no lo sepas, porque este tipo de forma de arte popular ya no existe —Jiuye entrecerró los ojos ligeramente para mirar el cielo nocturno distante, diciendo sin prisa—. La flauta de sauce está hecha de las láminas del sauce, fabricadas en un tipo de flauta de hoja especial. Los diferentes tamaños y grosores de las hojas pueden producir diferentes tonos. Aquellos que usan la flauta generalmente tocarán una sección de la canción de la flauta de sauce, cantarán una sección de un cuento, y la cadencia de la pieza y la historia se complementarán entre sí. Si se toca bien, se canta bien, hará que quienes lo escuchen se queden encantados. Una forma de arte popular como esta que implica cantar mientras se tocaba fue extremadamente popular durante un tiempo durante las primeras etapas de la República de China, donde la canción de flauta de sauce más atractiva para las masas se llamaba ‘Hierba dulce, cielos esmeralda’. Era una época en la que, sin importar el género, viejo o joven, cualquiera sabría tararear o cantar algunas frases, incluso podría considerarse una pieza clásica del año. Pero desafortunadamente, esta pieza era demasiado antigua, la dificultad de tocarla era demasiado alta, por lo que no perduró a través de los tiempos.

— ¿Oh? ‘Hierba dulce, cielos esmeralda’… —Repetí, preguntando con curiosidad—. ¿De qué se trata esta historia?

Jiuye sonrió.

—Es una historia conmovedora de amor. Es de un hombre rico llamado Mei, que tenía una esposa legal y siete amantes. Esas siete amantes dieron a luz a siete hijos, pero solo la esposa legal no tenía heredero, hasta que pasaron muchos años y dio a luz una hija, que se llamaba Qiuyin. Como una niña que nació tarde, y como la única hija, Qiuyin fue considerada como una perla en la palma del hombre rico. Fue mimada y amada desde pequeña, lo que causó que la envidia creciera en los corazones de esas siete amantes. Cuando Qiuyin tenía siete años, la esposa legal del hombre rico murió en un accidente durante un viaje, dejando a su pequeña hija sola. A partir de entonces, las siete amantes utilizaron a Qiuyin como una sirvienta, lo que le dificultaba las cosas en todos los aspectos. Afortunadamente, el hijo de un sirviente siempre le prestaba ayuda en silencio. Esos dos eran amigos de la infancia, creciendo juntos. El hijo de ese sirviente se llamaba He Jiaming.

— ¿He Jiaming? ¿Mei Qiuyin? Jiaming… Qiuyin… —Xiao Xue y yo intercambiamos miradas.

¿No era esa la chica que se había suicidado y el joven que había muerto por veneno?

Antes de que pudiera plantear mi pregunta, Jiuye dijo: —En ‘Hierba dulce, cielos esmeralda’, la sección más famosa, también el clímax de la canción, fue cuando Qiuyin tenía dieciocho años, un señor de la guerra dominante y tirano, quería tomarla como concubina. Qiuyin no estaba dispuesta, por lo que el señor de la guerra prometió a las siete amantes puestos oficiales para sus hijos. Las siete amantes obligaron a Qiuyin a casarse, pero la noche antes del matrimonio, He Jiaming decidió fugarse con Qiuyin, y los dos acordaron reunirse a las nueve. Sin esperar que se filtre la información, el hijo de una amante vertió veneno para ratas en el té de He Jiaming, quien murió a causa del veneno, y Quiyin también se suicidó por amor.

La historia concluyó, Xiao Xue y yo quedamos impresionados.

¡Esta historia era exactamente la misma situación en el patio!

¿Q-Qué pasó con esto? ¿Eso fue solo una obra de teatro? ¡Pero el enorme patio ante mis ojos, y las personas dentro de la casa, existían genuina y escrupulosamente!

Después de un momento de silencio, Xiao Xue dijo con profunda comprensión: — ¿Podría ser, kotodama?

—Así es, es kotodama. —Jiuye asintió.

— ¿Kotodama? ¿Qué es kotodama?

Los miré a ambos sin comprender.

—Kotodama, para decirlo brevemente, es el poder del lenguaje —Jiuye avanzó lentamente—. El lenguaje es una habilidad que separa a los humanos de otros animales, su historia se remonta diez millones de años atrás. A lo largo de los años del bautismo y el martilleo, el lenguaje de los humanos se ha vuelto cada vez más espiritual. Cuanto más una serie de palabras pasa por la boca y los oídos de la gente, más poderoso se vuelve. ¿Alguna vez has oído hablar de la frase ‘una mentira repetida mil veces se convierte en verdad’? En realidad, no son las mentiras mismas las que se han convertido en realidad, sino porque muchas personas lo han dicho lo que hace que el poder del Kotodama se vuelva demasiado fuerte, por lo que finalmente surge una forma definitiva. Por ejemplo, ciertos demonios y fantasmas que en realidad no existen al principio, pero debido a que sus historias se han contado desde la antigüedad, las personas que creen en él han aumentado, se vuelven realmente existentes y se forman. Este es el poder de kotodama.

Nemoné
Woaaah. Eso es algo que normalmente suelo decir cuando hablo con mis amigos o demás sobre cosas sobrenaturales. Así que todo este tiempo he estado hablando sobre el kotodoma sin darme cuenta, eh... Amo esta novela ♪

Jiuye dijo todo esto de una sola vez, solo había entendido la mitad. Lo que apenas pude sacar fue que el enorme patio delante de mis ojos, y la gente de la casa, todo, era solo un acto que solo existía dentro de una canción. Debido a que este acto había sido popular durante un tiempo, la gente que transmitía la canción había aumentado, por lo que todo dentro del acto se había formado gradualmente del poder prestado de kotodama.

No pude evitar asombrarme un poco, mirando a Jiuye con asombro.

—Por lo que dices, la canción de la flauta de sauce ha sido popular desde las primeras etapas de la República de China, ¿no significa que esta familia ya había aparecido durante ese período? En los últimos cien años, ¿han estado repitiendo la misma obra todos los días y todas las noches?

Xiao Xue dijo con pesar: —Quizás tengas razón.

—Entonces… ¿tienen que actuar sin cesar por la eternidad?

Jiuye sonrió débilmente.

—No lo harán. Cuando fallezca el último intérprete que sabe cómo tocar ‘Hierba dulce, cielos esmeralda’, debería ser el final del espectáculo. —Me dio unas palmaditas—. No lo pienses demasiado, volvamos.

Asentí con la cabeza y, mientras seguía a Jiuye hacia adelante, no pude evitar darme la vuelta, una vez más mirando ese enorme patio envuelto por la noche. En este mismo momento, ¿quién sabía qué parte de la obra se estaba representando?

Xiao Xue no regresó con nosotros, en cambio se convirtió en un gato blanco, saltando ligeramente sobre las paredes. Me miró una vez y luego saltó al patio. Tal vez, ¿quería acompañar a esa chica una vez más?

♦ ♦ ♦

Después de eso, estuve ocupado poniéndome al día con mi borrador por un período de tiempo.

Xiao Xue parecía haberse desvanecido, ya no aparecía. Hubo momentos en que Ah Bao tomaba una larga pluma para esperar al lado de la ventana, pero ella no venía y él terminaba persiguiendo al demonio sombra.

Jiuye seguía viviendo una vida ociosa y cómoda como siempre, casi como un anciano retirado que se mantenía alejado de los asuntos mundanos, aficionado a apoyarse en el sofá todos los días, tomar el sol, leer sus libros, beber su té.

De vez en cuando levantaba la cabeza mientras escribía mi borrador, miraba esa hermosa cara que se bañaba en esa luz dorada del sol, distraídamente sintiendo una especie de percepción errónea, como si hubiera conocido a ese tipo durante mucho, mucho tiempo, como si fuéramos buenos hermanos que se habían unido en las buenas y en las malas en una vida anterior…

Cada vez que este sentimiento aparecía en mis pensamientos, me daba un dolor de cabeza desconcertante, y solo podía dejarlos de lado, sin pensar en nada, sin pensar en ello, solo entonces el dolor de cabeza se aliviaría un poco.

Así como así, había pasado un mes.

Esa noche, después de cenar, pasé el tiempo acostado frente a la pantalla de mi computadora portátil hojeando la web, e inesperadamente vi un obituario notablemente breve en un sitio de noticias, el fallecido en el obituario se llamaba Mao Yuanhua, quien había vivido un larga vida de ciento tres años.

La razón por la que tomé nota de este obituario fue por el título de este anciano, se le llamó: El último heredero de la canción de flauta de sauce de China.

La tarde del día siguiente, siguiendo la ruta de memoria, volví una vez más a ese gran complejo, pero en ese vasto y oscuro desierto, ese viejo edificio había desaparecido de la faz de la tierra.

Como era de esperarse, esa obra finalmente había bajado el telón.

Por alguna razón, sentí que me envolvía el alivio.

Pero, como una historia clásica que era tan popular que se conocía en todas partes en la ciudad, era reacio a dejar que desapareciera sin dejar rastro, así que decidí escribir la historia de ‘Hierba dulce, cielos esmeralda’, dejando que más personas la conocieran.

Para reunir los materiales completos, tres días después, visité a uno de los nietos directos de Mao Yuanhua.

Era el hijo de la hija de Mao Yuanhua, de unos sesenta años este año, y una vez que escuchó que quería saber más sobre ‘Hierba dulce, cielos esmeralda’, me habló mucho, incluso sacando un grueso cuaderno de los restos de Mao Yuanhua, el cuaderno lleno de recortes de periódico de ese año.

Sostuve el cuaderno en mis manos, hojeando cada página para echar un vistazo, mirando cada periódico amarillento, pero de repente una fotografía llamó mi atención.

Fruncí el ceño con incertidumbre, bajando la cabeza para mirar más de cerca.

Esa fue una fotografía en blanco y negro que había sido tomada en julio de 1937, la ubicación se colocó en una casa de té. Justo delante de la casa de té había un escenario, la persona en el escenario estaba usando una flauta de sauce para tocar la canción de la flauta de sauce, llena de gente debajo del escenario.

Lo que me sorprendió fue que vi una cara familiar en esa foto.

Era un joven de unos veinte años, vestido con un cheongsam, sentado en la primera fila debajo del escenario, con una taza de té en las manos. Había una sonrisa inofensiva y tibia en sus elegantes rasgos.

Esta persona… ¿No era esta persona Jiuye?

Mi corazón estaba abrumado por el shock, estaba completamente tieso.


Shisai
No solo estoy en shock, sino que además solo queda un cap, un epílogo, una historia paralela y se acaba el volumen. ¡No pueden tirar la bomba e irse!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.