Matrimonio Oculto – Capítulo 72: Las sospechas de la emperatriz, parte 2.

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


La primera noche de invierno llegó temprano. La luna todavía no había ascendido al cielo, pero el Sol ya se había hundido en el horizonte. El cielo estaba gris, y el magnífico puente que se curvaba en zigzag creaba una sombra oscura.

Sobre la construcción había una figura apoyada sobre el pasamanos y sosteniendo un bollo, rompiéndolo en pequeños pedazos y arrojándolo al estanque poco a poco. Varios peces se reunieron a los pies de esta persona, creando ondas mientras peleaban por los pedazos de comida. Bajo el cielo oscureciendo, sus cuerpos rojos saltando eran interesantes de ver, pero era una lástima que la mente de esta persona no estaba apreciándolos. Sus ojos fríos observaban en la distancia, ciego a la belleza. Leer más…

Matrimonio Oculto – Capítulo 71: Las sospechas de la emperatriz, parte 1

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Los rayos habían perdido su color, y la noche se acercaba. El cuarto no estaba iluminado y las ventanas estaban cerradas. Los pocos presentes estaban perdidos en sus pensamientos, y ninguno hablaba, haciendo que el cuarto estuviera lleno de una atmósfera pesada.

—Señora, el Médico Imperial Lin ha enviado su medicación —irrumpió la voz de Fu Ling, luego de abrir la puerta con gentileza. Leer más…

Princesa Consorte Chu – Capítulo 60: Necesita pagar un alto precio por dañar a mi familia (2)

Traducido por Selena

Editado por Ayanami

Aunque la relación entre la familia Su y Fu Guo Gong Fu no era muy buena debido a sus dos hijas, durante muchos años se mantuvo con una fina capa de pasta. Hoy, debido a los problemas que esta Xing Jin Die causó, dejaría que el asunto de las señoritas peleando en la casa a causa de los celos; volviera a plantear la disputa entre los dos clanes. Viendo que el Emperador Yu Qian fue personalmente a Fu Guo Gong Fu para celebrar, este Fu Guo Gong Fu debe ser profundamente favorecido. Este no era un lugar en el que un pequeño clan como el Su pudiera enfrentar.

Pensando en todo esto, Su Yuan ocultó un poco su aura dominante. Sus ojos preocupados miraron a Chen Wang. Pero la otra parte seguía teniendo un aspecto tranquilo y frío, dejando claro que era el indiferente Chen Wang.

Las palabras de Xing Jin Die hirieron el corazón de Yun Qian Meng. Ese tipo de dolor repentino parecía penetrar profundamente en los huesos. El dolor era infinito.

Yun Qian Meng sabía que ese era el pasado que quedaba en este cuerpo. El anhelo del amor de una madre se escondía en lo más profundo del corazón.

Hoy, debido a su propio asunto, dejó que la señora Yun, que ya ha fallecido, recibiera un insulto tan grande. Esto hizo que Yun Qian Meng se enfadara mucho. El aura originalmente tranquila que rodeaba todo su cuerpo se rompió.

Un aire helado y frío se dirigió directamente a Xing Jin Die. En este momento, la voz de Yun Qian Meng era fría como la nieve. Muy fría.

—La señorita Xing ha nacido de una familia con modales. Sin duda, debe saber respetar a la madre de otra persona. Aunque el emperador no es el hijo biológico de la emperatriz viuda, es educado y respetuoso con ella. Es un modelo de hijo obediente. Los padres de la señorita Xing aún viven y tienen un buen historial familiar, pero usted no entiende este principio. ¿Es que el señor Xing no es estricto o es que la señorita Xing es originalmente una persona tan dominante para ser tan irrespetuosa con alguien que ya ha fallecido? Además, es de suponer que todos los presentes saben que el padre de la señorita Xing es el subordinado del ministro de justicia. ¿Dónde está la justicia? ¿No teme el señor Su que la gente piense que el señor Su tomó prestada la corte para su uso personal con intención de rebelarse?

Las palabras de Yun Qian Meng eran fuertes y feroces, pero también tienen muchas quejas. Especialmente al hablar de la difunta Qu Ruo Li, todo su cuerpo estaba cubierto de dolor. Por un momento, las señoras y señoritas pensaron en su pobre vida. Inmediatamente, los ojos llenos de culpa se dirigieron a Xing Jin Die. Y los caballeros abrieron la boca para ayudar. Especialmente, Yuan Qing Zhou fue el más ruidoso mientras acusaba al ministro Su.

¿Cuándo vio Xing Jin Die una escena como esta? Todo el mundo estaba deseando devorarla, asustándola de tal modo que se sentó en el suelo inmediatamente. Las piernas y las manos estaban hechas un desastre y también empezó a llorar.

Justo ahora, Yun Qian Meng estaba empujando un sombrero tan grande por su cabeza, haciendo que la cara de Su Yuan también palideciera. Miró a Jiang Mu Chen con el rostro pálido y rápidamente aclaró: —Príncipe, este tema es muy leal a Xi Chu, al emperador. Le pido al príncipe que lo vea. No debes escuchar las tonterías de la señorita Yun y enmarcar a este funcionario inferior.

Jiang Mu Chen vio que Yun Qian Meng hizo que la multitud se pusiera en contra de Su Yuan fácilmente y también vio que Yuan Qing Zhou deseaba poder precipitarse y golpear a alguien; inmediatamente miró a Yun Qian Meng. La miró fijamente a la espalda y le lanzó una advertencia: —La señorita Yun es una dama de buena familia. No debe inmiscuirse en asuntos en los que las mujeres no deben interferir. La emperatriz viuda es el modelo entre las mujeres. ¿Cómo es posible que la señorita Yun, siendo la sobrina biológica de la emperatriz viuda, no conozca estas reglas?

Cuando la fría voz de Chen Wang cayó, el parloteo se calmó. Pero Yun Qian Meng no miró hacia atrás. Seguía de pie con la espalda recta en el mismo lugar. Sólo que en ese par de ojos rojos brillaba la frialdad. Estaba a punto de abrir la boca, pero una voz perezosa le quitó el turno: —El punto de vista de este primer ministro es el opuesto al del príncipe. Este primer ministro no cree que la señorita Yun esté interfiriendo en los asuntos de la corte. Mientras sean ciudadanos de Xi Chu, sentirán preocupación por su país. ¿Puede ser que el príncipe no desee que los corazones de los ciudadanos estén con el país? Si es así, ¿qué esperanza hay para Xi Chu?

La opinión de Chu Fei Yang hizo que la gente asintiera en silencio. A pesar de ser atacado por la autoridad de Jian Mu Chen, Chu Fei Yang había resistido sus ataques.

Al oír eso, Jiang Mu Chen miró de reojo y se enfrentó a Chu Fei Yang, que siempre mantenía una sonrisa en su rostro. Dos pares de ojos fríos se tocaron en el cielo. Se sentía como el mar que golpea la caña. Era realmente difícil saber quién ganaría.

—Entonces, cuando las mujeres hablan de los asuntos del Estado, ¿se puede interpretar como una preocupación?

Jiang Mu Chen entrecerró los ojos y miró a Chu Fei Yang. Sentía que la actuación de Chu Fei Yang hoy le enfureció más que aquel día en la sala[1].

Chu Fei Yang sólo se encogió de hombros. Con un toque de inocencia, exclamó: —¿Cuándo escuchó el príncipe una media palabra sobre los asuntos del estado de boca de la señorita Yun? La señorita Yun sólo tiene algunas dudas sobre las formas oficiales del señor Su. Incluso en las residencias de todos, las señoras mayores enseñarán a sus hijos y nietos sobre el amor al país. Las señoras también les recordarán a sus señores que deben ser funcionarios no corruptos. ¿Cómo es que la preocupación se convierte en interferencia en los asuntos del estado a los ojos del príncipe?

Jiang Mu Chen no pensó que Chu Fei Yang sería tan molesto. Sus palabras, originalmente razonables, al ser rebatidas por él, se volvieron pálidas y débiles. Ahora parecía que las palabras de Chu Fei Yang eran las correctas.

Su Yuan vio que Chu Fei Yang, que nunca se molestaba con nadie, realmente estaba ayudando a Yun Qian Meng. Sus cejas no pudieron evitar fruncirse con fuerza. Mirando a Xing Jin Die que estaba sentada en el suelo y llorando, se sintió aún más disgustado.

Pero ahora, habían luchado un par de veces. Si se retiraba ahora, ¿no era lo mismo que decirle a todo el mundo que había incriminado a Yun Qian Meng? En el futuro, ¿con qué cara podrá seguir sentado firmemente en la posición de ministro de justicia? Temía que mañana por la mañana en las manos del emperador hubiera un pergamino más criticándolo.

Pensando así, Su Yuan dejó que su corazón se volviera despiadado. Levantó el colgante en su mano y caminó alrededor del patio para que todos pudieran ver bien el colgante. Después de eso, se paró frente a Yun Qian Meng de nuevo y exigió: —Le pido a la señorita Yun que hable sobre el asunto de este colgante. Creo que mi hija no le quitará a la señorita Yun sus cosas personales sin razón. Si la señorita Yun lo admite ahora, dejaré que el pasado sea el pasado. Si no, ¡no culpes a este funcionario de ser despiadado!

Después de decir eso, Su Yuan puso su autoridad como funcionario y humilló fríamente a Yun Qian Meng.

Yun Qian Meng era inflexible. Miró despreocupadamente a Su Yuan, que puso un objeto personal de una mujer soltera en la multitud. Ella sabía que hoy, Su Yuan no sólo quería acusarla de empujar a alguien al agua, sino que también quería destruir su reputación. Con tal motivo oculto en su corazón, él realmente era el hermano de Su Qing nacido de la misma madre. Eran igual de despiadados.

La multitud vio lo que acababa de suceder y sintieron algo de lástima por Yun Qian Meng. Pero al ver la evidencia en la mano de Su Yuan, miraron a Yun Qian Meng con compasión.

El enfado de Yun Qian Meng se convirtió ahora en risa. Sólo que la sonrisa no llegó a sus ojos. Ese par de ojos fríos como la escarcha miraron a Su Yuan. Clara y llanamente, dijo: —¿Es el señor Su realmente el ministro de justicia? Con un simple colgante de jade, ¿ha llegado a la conclusión de que soy la agresora? Si es así, esta chica tiene que discutir muy bien con el señor. En primer lugar, hoy es el cumpleaños de Lao Tai Jun. La gente va y viene de Fu Guo Gong Fu. Todas las damas y señoritas están muy bien vestidas hoy. Si no tienen cuidado y se les cae algo mientras caminan, es muy normal. En segundo lugar, cada señora y señorita vio, cuando la señorita Su cayó en el agua, Qian Meng inmediatamente fue a su rescate y también quiso agarrar a la señorita Su para no dejarla caer en el agua. Y mientras me apresuraba, también arranqué accidentalmente el cinturón de la señorita Su. Por el contrario, para sobrevivir, la señorita Su naturalmente también podría haber agarrado algo que estaba más cerca de ella que era cualquier cosa de mi cuerpo. Esto también es algo que se puede justificar. En tercer lugar, el señor Su, como funcionario del exterior, naturalmente no puede entrar en el patio Huan Xi. Pero no fue a buscar la verdad y consideró a Qian Meng como la agresora sólo basándose en rumores. Esto realmente hace que el corazón de la gente se enfríe. En el futuro, si alguien de la familia Su está en problemas, ¿quién se atreverá a tenderle la mano? ¿Puede ser que los demás no tengan miedo de que el señor Su les acuse falsamente? En cuarto lugar, el señor Su acaba de decir que, por dignidad, no dejará que este asunto se haga público, pero hay tanta gente aquí en este momento. Qian Meng toleró una y otra vez y no quiso dañar la reputación de la señorita Su, pero el señor Su parecía que quería convertir esto en algo grande. Dice una cosa pero hace otra, ¿dónde está la reputación del funcionario? Qian Meng ni siquiera necesita explicar esto.

Qu Fei Qing vio que Yun Qian Meng estaba pensando muy bien. Cada frase era como una daga en el corazón. Por un momento, no pudo evitar levantar la bandera y gritar en su corazón por esta prima hermana menor. Realmente olvidó el hecho de que, hace un momento, Su Yuan la puso nerviosa.

Desde el principio Su Yuan quería llevarse a Yun Qian Meng a la prisión y atormentarla. Pero hoy, no sólo Chen Wang estaba aquí, incluso Chu Fei Yang no se movió ni medio paso. Ahora, no sólo Yun Qian Meng señalaba cada defecto, sino que también todo el mundo se enteraba del embarazoso asunto de la caída de Su Qian Yue en el agua. Su Yuan no supo qué hacer por un momento. Sólo pudo mirar hacia abajo y reprender a su esposa.

—¿No estabas siguiendo a Yue’er? ¿Cómo pudiste dejar que le pasara algo así? ¿Cómo eres su madre?

La señora Su recibió la indirecta de su propio marido, su cuerpo se movió: —Maestro, esta esposa si estaba siguiendo a Yue’er, pero en el momento en que cayó al agua, esta esposa estaba casi muerta de miedo…

—¿Estaba la señora Su siguiendo a la señorita Su? ¿Por qué no la vi? ¿La vieron las señoras y las señoritas que estaban presentes? ¿O debemos preguntar a la criada que recibió al invitado hoy para ver si la señora vino junto con la señorita?

Yun Qian Meng no dará a otros el espacio para respirar. Como hoy han caído en sus manos, aunque no murieran, había que despellejarlos.

La señora Su estaba con los ojos abiertos. Tenía miedo y bajó la cabeza. El desprecio en los ojos de las señoras y las señoritas era suficiente para que no pudiera volver a levantar la cabeza en esta vida.

Su Yuan vio que Yun Qian Meng estaba obligando a la gente a morir, su cara estaba llena de vergüenza. Su pie aterrizó en la espalda de la señora Su. Maldijo: —Zorra, no descubriste la verdad e inculpaste a un inocente. ¿Cómo va a seguir viviendo la hermana menor en la residencia del primer ministro?

Al ser tratada así por su propio marido, la señora Su, hace tiempo que se asustó demasiado. Se arrodilló en el suelo y pidió misericordia. No importaba lo lamentable que fuera ahora, nadie sentía simpatía por ella.

Yun Qian Meng vio cómo Su Yuan estaba montando un espectáculo y también le oyó mencionar a Su Qing, su corazón se enfrió. Levantó la voz y dijo: —Aunque el señor Su sepa que Qian Meng ha sido perjudicada, esta señorita está pidiendo una explicación. La señora Su no separó lo correcto de lo incorrecto y dejó que se dañara mi reputación. ¿Cómo puedo tragarme este nombre ennegrecido sin razón? Si es así, ¿quién querrá trabajar con el padre después? ¿Cómo puede el padre mantenerse en la corte? ¿Y dónde estará la cara de Fu Guo Gong Fu? Esta joven quiere ir a denunciarlo y dejar que el emperador limpie los agravios para esta señorita.

Yuan Qian Meng tenía una expresión llena de rectitud. Sus ojos estaban llenos de quejas, pero también eran inflexibles. Incluso enfrentándose a una persona como Su Yuan, que desprendía una fuerte aura, no se inmutó. Dejó que todas las señoras y señoritas susurraran sobre todas las cosas entre el primer ministro y el clan Su.

Yun Qian Meng diciendo uno, no haría dos. Levantó las piernas y caminó hacia el patio interior…

En ese momento, Yun Ruo Xue, que había permanecido en silencio durante mucho tiempo, se precipitó de repente frente a Chu Fei Yang. Sus ojos miraron fijamente a Chu Fei Yang y dijo claramente: —Primer Ministro, esta señorita está dispuesta a demostrar que Yun Qian Meng empujó a la hermana mayor Yue al agua.

Chu Fei Yang miró a Yun Ruo Xue. También vio que Yun Qian Meng se daba la vuelta. Sonrió: —¿Qué explicación tiene la señorita Yun? Después de todo, esta señorita Yun es su hermana. Probablemente, no inculparía a su propia hermana por culpa de su prima hermana.

Yun Qian Meng escuchó las palabras de Chu Fei Yang. Aunque a veces parecía que ayudaba a Su Yuan y otras que la ayudaba a ella, cada palabra de él era preciosa. Parecía una pregunta normal, pero cada palabra le recordaba cómo reprender.

Por un momento, la expresión siempre tranquila de Yun Qian Meng, se movió ligeramente. Al ver la cara de Chu Fei Yang, que tenía una sonrisa demasiado brillante, frunció inconscientemente el ceño: —El primer ministro no puede haber olvidado que yo y la hermana menor tenemos el mismo padre, pero diferentes madres. Además, la hermana menor y el señor Su son los que realmente son tío y sobrina. Qian Meng está confundida y es imprudente, que sólo dice todo en cualquier ocasión. Le pido al primer ministro que libere a Qian Meng para que pueda ir a informar.

Parecía que Yun Qian Meng no decía nada, pero en realidad lo dijo todo.

¿Quién no conocía ese feo asunto del primer ministro? Que Su Qing fuera favorecida hizo que todas las concubinas de las residencias se volvieran engreídas. ¿Cómo podrían las esposas principales y estas hijas legítimas no odiar a Su Qing?

Después de que terminaran las palabras de Yun Qian Meng, Yun Ruo Xue sintió que su frente y espalda ardían con las miradas de la gente. Durante un tiempo, no pudo seguir adelante.

Sin embargo, quedó atrapada por el apuesto rostro de Chu Fei Yang frente a ella. Ella no quería perder una oportunidad tan buena.

Pero en ese momento, llegó una figura desde el patio trasero. Esa figura se precipitó directamente hacia Yun Ruo Xue y tiró de ella. Gritó en voz baja: —Tú, una hija soltera, ¿cómo puedes hablar libremente con un hombre?

Yun Ruo Xue levantó la cabeza y vio que Yun Xuan Zhi había llegado. Su corazón estalló de alegría. Estaba a punto de decirle a su padre que había puesto sus ojos en Chu Fei Yang, pero vio que la expresión de Yun Xuan Zhi era demasiado seria. Por un momento, tuvo algo de miedo y no se atrevió a abrir la boca.

En este momento, la atención de Yun Xuan Zhi estaba en su hija mayor. Justo ahora, un sirviente vino a informar lo que había pasado en el patio Huan Xi. Aunque sabía que la familia de Su Qing, obviamente, estaba poniendo las cosas difíciles para Yun Qian Meng, pero como hoy estaban en Fu Guo Gong Fu. En este momento, el emperador y la emperatriz estaban aquí. ¿Realmente Su Yuan quería perder la dignidad por completo? Hacer semejante tontería sin importar la ocasión. Mañana, ese censor de Qin, presumiblemente le pondrá las cosas difíciles de nuevo.

Yun Xuan Zhi estaba sopesando cómo debía explicar a Lai Tai Jun, cuando desde el patio trasero llegó otra persona. El marqués de Fu Guo Gong Fu, Qu Ling Ao, con aire noble, salió. Al ver a la sobrina que no había visto en mucho tiempo, sonrió. Dijo suavemente: —Meng’er ha sufrido. El emperador y la emperatriz viuda te convocan.

—¿También ha venido el pequeño emperador? Marqués, realmente lo siento, ¡Benwang[2] llega tarde!

Para entonces, desde la entrada principal de Fu Guo Gong Fu, entró un hombre de unos sesenta años. Tenía una estatura alta. Aunque era viejo, su aspecto seguía siendo apuesto. Ese par de ojos no perdían de vista al joven. Iba vestido con una túnica púrpura de un qinwang[3] y se hacía llamar “benwang”.  Esto hizo que Yun Qian Meng sintiera curiosidad por su identidad.

—¡Este joven saluda a Chu Wang! Bienvenido Chu Wang. Esto realmente permite que Fu Guo Gong Fu sea honrado, ¿cómo puede ser que todavía se hable de llegar tarde?

Qu Ling Ao reconoció a esa persona e inmediatamente saludó con una sonrisa sincera. Él, siendo un marqués, se inclinó ante este anciano que acababa de llegar.

La multitud escuchó el recordatorio de Qu Ling Ao y vio que éste era realmente cortés con esta persona, por lo que se sobresaltaron. No pensaron que hoy verían a Chu Wang. Siguieron a Qu Ling Ao y saludaron respetuosamente: —¡Saludos a Chu Wang, que viva mil, mil, mil años!

Al ver que todos le saludaban, Chu Wang se rió. Dijo con sinceridad: —No es necesario que todos sean tan educados. Este viejo ha venido hoy, sólo para pedir una copa de vino a Lao Tai Jun.

Mientras hablaba, aquellos ojos brillantes de Chu Wang observaron ligeramente una vez a Chu Fei Yang. Pero aparte de mostrar algunos signos de sorpresa cuando Chu Wang llegó, Chu Fei Yang volvió a su expresión original.

—Invito a Chu Wang a seguir a este joven adentro. Cuando madre vea que has venido a celebrar con ella, seguro que se pondrá muy contenta.

Qu Ling Ao le lanzó una mirada a Yun Qian Meng para que le siguiera de cerca. Condujo respetuosamente a Chu Wang hasta Rui Lin yuan.

Yun Xuan Zhi vio que el prestigio de Lao Tai Jun era realmente grande. Incluso Chu Wang, que se había recluido durante décadas, ha venido. Miró con más fiereza a Su Yuan y luego se apresuró a seguir el ritmo de Qu Ling Ao.

Cuando Chu Fei Yang vio que Chu Wang se dirigía al patio interior de Fu Guo Gong Fu, no se sintió tranquilo. Así que también se apresuró a seguirlos.

En este momento, Jiang Mu Chen no podía ver a Chu Fei Yang y Yun Qian Meng estando a solas. Con frialdad, le dirigió una mirada fría al desvergonzado Su Yuan. Sin decir nada, entró en el patio interior.

Durante un tiempo, las dos mujeres más impresionantes desde el punto de vista de los hombres se fueron al patio trasero. Y los dos hombres más guapos que les gustaban a las damas también se fueron al patio trasero. Ahora sentían que no era interesante. Empezaron a cuchichear sobre la vergonzosa pareja Su.

⧫ ⧫ ⧫

—Mocoso Ling, tu Fu Guo Gong Fu es realmente popular, ah. No está sin vida como mi Chu Wangfu[4]. No hay ni siquiera una sombra de mujer allí.

Durante todo el camino, las sirvientas vieron que Chu Wang tenía mucho espíritu; las esquinas de sus ojos no olvidaron robar una mirada a Chu Fei Yang que caminaba detrás de Chu Wang.

Los ojos de Chu Fei Yang, llenos de profunda indagación, estaban puestos en Yun Qian Meng.

Cuando Qu Ling Ao escuchó eso, se sintió avergonzado. No sabía por qué Chu Wang había venido hoy. Al verlo tan relajado ahora, Qu Ling Ao no sabía cómo responder.

—Bueno, Chu Wang todavía es fuerte. Si el wangfu no tiene vida, puede tomar algunas mujeres hermosas. Esto añade más vida al lugar y también más hijos.

¿Cómo pudieron escapar a los ojos de Chu Fei Yang ese par de ojos de Chu Wang que ocultaban algo? Al escuchar a Chu Wang hablar de este asunto, Chu Fei Yang le rebatió sin ser cortés.

Pero Chu Wang hizo como si no hubiera oído el sarcasmo de Chu Fei Yang. Los ojos sonrientes miraron inmediatamente a Yun Qian Meng. Viendo a esta niña de cerca, era más elegante y refinada. La sabiduría que respiraba ese cuerpo hizo que Chu Wang se sintiera infinitamente satisfecho. Tiró de Qu Ling Ao que estaba entre ellos y se agachó junto a Yun Qian Meng. Susurró: —Pequeña, ¿estás prometida?

Desde que llegó a los tiempos antiguos, Yun Qian Meng no había visto a una persona tan directa. Aunque, este Chu Wang tenía una identidad noble, era accesible. En particular, ese par de ojos sonrientes no tenían ningún esquema en ellos. Así que sonrió: —Respondiendo a la pregunta de Chu Wang, no lo estoy.

Chu Wang parecía muy satisfecho con la respuesta de Yun Qian Meng. Asintió y dijo tres veces “bien”. Entonces, tiró de Qu Ling Ao, que había sido apartado, hacia delante. Le preguntó seriamente: —Marqués, la puerta de mi wangfu no es baja, ¿verdad?

Originalmente, Qu Ling Ao pensó que Chu Wang estaba preguntando casualmente, pero ahora, viendo que sus ojos eran realmente serios y entusiastas, su corazón hizo un sonido de golpe. Pensando que Chu Wang ha pasado los sesenta años y Meng’er acaba de conseguir la horquilla, su corazón no lo pudo aceptar. Estaba buscando palabras para negarse, pero la voz de Yun Xuan Zhi llegó desde atrás: —La puerta del Wangfu, incluso la puerta de mi residencia de primer ministro está muy atrás. Chu Wang es demasiado modesto.

Al escuchar eso, Chu Wang no respondió. Chu Fei Yang frunció el ceño. Y Chen Wang miraba con ojos complejos a Yun Qian Meng.

Durante un tiempo, todos guardaron silencio por las palabras de Yun Xuan Zhi.

Selena
No me gusta ese padre que no protege a su hija que es una perla… Los capítulos son demasiado buenos, no sé por dónde comentar... ¡jaja! ¡Escriban sus comentarios y que comience el debate…!

♦ ♦ ♦

Comentario extra del autor:

Es irónico, cómo Yun Xuan Zhi llegó en el momento exacto en que Yun Ruo Xue está en problemas y no llegó cuando Yun Qian Meng estuvo discutiendo durante tanto tiempo. Además, ni siquiera dudó en entregar a su hija a un hombre de sesenta años. ¿Cómo puede un padre ser así?

Para evitar malentendidos, Chu Wang no lo está pidiendo para sí mismo. Está preguntando por Yun Qian Meng. En los próximos capítulos, luchará con los Lao Tai Juns por ella y cree que Chu Fei Yang está siendo demasiado pasivo, lo que le hace sentirse frustrado.


[1]Cuando ayudó a Yun Qian Meng a romper el compromiso.

[2] Benwang: este rey, utilizado por el príncipe de primer rango

[3]Qinwang/ wangye/ wang: el príncipe de primer rango.

[4]Wangfu: la residencia de un príncipe.

Matrimonio depredador – Capítulo 28: Poción de amor

Traducido por Yonile

Editado por Meli


Leah sintió como si le hubieran echado un balde de agua fría, atrapada en una pesadilla mientras su mente se nublaba al escuchar sus palabras. Su respiración se estremeció mientras luchaba por recuperar el control de su cuerpo, que comenzaba a volverse lento.

—¿Qué quieres decir?

Byun Gyongbaek se rió. Ella sabía a qué se refería, así que deseó que fuera solo una broma, sin embargo, él estaba borracho y no sería misericordioso.

Leer más…

La Princesa derriba banderas – Capítulo 111: La decisión de la princesa reencarnada (4)

Traducido por Ichigo

Editado por Sakuya


—Es hora de que el Clan Kua cambie. Y ahora que estamos a las puertas de la muerte, estoy seguro de que fue el destino el que nos bendijo con la Princesa.

Los ojos de todos se reunieron a mi alrededor ante las palabras del Jefe.

La presión fue increíble cuando todos los ojos se volvieron hacia mí. Las suaves y tranquilizadoras manos de Wolf apoyaron mi cuerpo cuando caí de espaldas unos pasos debido a la escena. Leer más…