El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 17

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


—Es real.

Leslie, apoyada en su mullida espalda, parpadeó observando el techo del carruaje. Era increíble que Leah dijera que el marqués la iba a llevar en su propio carruaje.

El marqués había estado intentando ganarse su favor estos días, pero el único efecto que estaba consiguiendo era solo el resentimiento de su esposa y de Ellie.

Leer más…

Dejaré de ser la subordinada de una villana – Capítulo 40

Traducido por Herijo

Editado por Raon Miru


Los gritos de las personas cavando hicieron eco a través de la arboleda de bambú

Estaba tan concentrada extrayendo que apenas podía oírlos. Mis cinco sentidos estaban tan perfeccionados que casi podía su presencia… Bueno, no exactamente, pero antes de siquiera darme cuenta la carretilla detrás de mí tenía una montaña de brotes encima.

¡No existe brote que no pueda sacar! Leer más…

La Legión del Unicornio – Tomo II – Capítulo 21: La primera batalla

Traducido por Kavaalin

Editado por Meli


Tan pronto como las extrañas vides entraron en su rango de ataque, Shelly agitó su mano y estalactitas de hielo salieron disparadas desde el suelo empapado de lluvia. Aunque la construcción mágica era una mezcla de elemento agua y tierra, era vulnerable al frío. Las enredaderas que tocaban el hielo se retorcían de dolor y los demás se aseguraban de evitarlas.

Julian también apuntó y disparó docenas de flechas en rápida sucesión. Las enredaderas eran muy delgadas, lo que dificultaba asestar un golpe directo; aun así, varias enredaderas fueron clavadas con éxito.

Al ver que las vides todavía se acercaban, Julian comenzó a recargar torpemente. Rosanna podía almacenar el doble de flechas que una ballesta promedio, pero para cuando terminó de recargar y levantó la vista, la batalla ya había terminado. Las vides quemadas yacían muertas en un sector de tierra seca.

—Bien hecho. —Rowena acarició la cabeza de Shelly—. Aunque tu magia de fuego es débil, es lo suficientemente poderosa como para lidiar con oponentes de este nivel.

Con el obstáculo eliminado, el equipo comenzó a avanzar lentamente. Julian se apresuró a recuperar las flechas que aún podían reutilizarse.

—Lo hiciste bien. —Ellen puso una mano sobre el hombro de Julian—. Nuestras armas son más adecuadas para los objetivos grandes. Si volvemos a encontrarnos con una criatura como esta, puedes dejar que nosotros nos encarguemos.

—Gracias —murmuró el enano, limpiando el barro de una de las flechas.

Sin embargo, Julian continuó disparando cada vez que se encontraban con otra construcción mágica. Desafortunadamente, todavía estaban en el área exterior del bosque, donde incluso el monstruo más grande, la tortuga de barro, podía ser agarrado con una mano. Rosanna era considerablemente poderosa, perforando fácilmente el caparazón de la tortuga de barro, ​​lo que animó a Julian un poco. Sin embargo, con un movimiento de su mano, Shelly envió una ola de lodo sobre la tortuga de barro, atrapándola.

Para llegar al centro del bosque, el grupo corría sin tomar ningún descanso. Cuando Julian hizo una pausa para recuperar el aliento, Ellen endureció su corazón.

—Julian. Lo has estado haciendo bien hasta ahora, pero debes tomarte un descanso. Te estás esforzando demasiado.

—Pero yo…

—Tómate un descanso. Es una orden. —A pesar de sus duras palabras, Ellen seguía siendo gentil—. Estamos a punto de entrar en el área de nivel medio del bosque; allí habrán oponentes más adecuados para ti.

—Sí, señor… —respondió Julian después de una larga pausa.

Ellen pudo ver que el estado de ánimo de Julian no era el mejor y suspiró en voz baja.

Aun así, Julian no dejó de intentarlo y la velocidad del equipo no disminuyó. Shelly se encargaba de los oponentes más fuertes con facilidad, adquiriendo cada vez más confianza.

Finalmente, se encontraron con un letrero que decía:

«Los magos aprendices y de nivel medio no están permitidos más allá de este punto».

—¡Ah! —Shelly sonrió—. Puede que no sea un mago real, pero ahora soy tan fuerte como un mago de nivel medio, ¿verdad?

—No seas arrogante. Solo has atravesado un tercio del bosque. —Rowena lo regañó, pero su voz sonaba cariñosa—. Además, este es solo el examen práctico. También hay un examen individual y un examen teórico.

—¿Individual? ¿Teórico?

—Son exámenes escritos. Necesitas tener una sólida comprensión de la teoría mágica para aprobar el examen teórico.

—Oh, oh… —Shelly tragó saliva—. Entonces… ¿y el examen individual?

—Para aprobar el examen individual, necesitas poder lanzar hechizos de forma clara y precisa y tener precisión con hechizos de larga distancia. También hay una parte física, para medir tu velocidad, destreza, flexibilidad y habilidad para esquivar ataques. También miden tu habilidad en la lucha cuerpo a cuerpo, tanto mano a mano como con armas.

—¿Los magos también se someten a un examen físico? —interrumpió Caín, curioso.

—Por supuesto. —Rowena frunció el ceño—. ¿Cree que los magos son frágiles? ¿De qué otra forma se supone que debemos pelear cuando estamos solos o no tenemos guerreros en nuestro grupo?

—Ah, lo siento, no quise decir eso…

—Está bien. —Rowena se dio la vuelta—. Estoy acostumbrada a esas preguntas. Sigamos.

Rowena se ajustó la túnica y avanzó hacia el área del bosque de nivel medio. Caín hizo una mueca a Ellen y la siguió a regañadientes.

—Shelly, Julian, quédense cerca de Caín y Rowena. No se alejen —instruyó Ellen, luego se colocó en la retaguardia.

A primera vista, excepto por la vegetación más frondosa y la menor luz, esta área del bosque no era diferente a la zona exterior. Sin embargo, el camino comenzaba a serpentear confusamente, adentrándose en el oscuro bosque como si tratara de extraviarlos. En el comienzo de cada nuevo camino había un fuego fatuo de color.

—Por lo general, uno elegiría la ruta de acuerdo con su elemento mágico preferido —explicó Rowena—. Pero como no estamos tomando el examen, iremos por la ruta más corta. En el pasado, hubo un estudiante que estuvo perdido durante más de una semana en esta parte del bosque. Si no quieren repetir su error, asegúrense de seguirme de cerca.

Después de viajar por un tiempo, el paisaje comenzó a cambiar. Los árboles circundantes ya no eran verdes, se estaban marchitando y ennegreciendo. Crecían más separados, los espacios entre cada uno estaban desiertos. El frío del aire daba la sensación de un invierno implacable. La primavera del mundo exterior no había llegado a este lugar.

—Esto no está bien. —Rowena se detuvo, frunciendo el ceño—. Tengan cuidado.

—Si este es el trabajo de una criatura mágica, debió estar viviendo aquí desde hace meses —dijo Ellen.

—Es posible. No hay muchos magos de nivel medio, por lo que solo nos dimos cuenta recientemente.

A medida que avanzaban, el camino comenzó a hacerse más empinado. Cuando estaba tan inclinado que luchaban por mantenerse de pie, una enorme bola de nieve apareció súbitamente y comenzó a rodar cuesta abajo. Rowena agitó su mano y lanzó una bola de fuego. Sin embargo, en lugar de derretirse, la bola de nieve continuó rodando hacia ellos.

—¡Retrocedan, solo necesitamos quitarnos de su camino! —Ante las palabras de Ellen, todos retrocedieron, pero ya era demasiado tarde y la bola de nieve caería sobre ellos en cosa de segundos.

Rowena no dudó en disparar algunos hechizos de petrificación para frenarla, pero estos no surtieron efecto. No podía simplemente abandonar la seguridad del sendero sin estar segura de que podría encontrar el camino de regreso; sin embargo, sin previo aviso, la bola de nieve rebotó en el camino. Caín se apresuró en alcanzar a Rowena y tirarla al suelo justo a tiempo; la bola de nieve se elevó sobre sus cabezas y golpeó un árbol cercano. Cuando cayó al suelo, la nieve se desmoronó para revelar un oso de aspecto feroz con brillantes ojos azules y colmillos de hielo. Mirándolos, rugió amenazadoramente.

—¿Esa cosa es inmune a la magia?

—Sí… —Rowena apretó los dientes, colocando a Shelly detrás de ella.

—Entonces, tal vez quieras dejarnos encargarnos de esto. —Caín desenvainó su espada y dio un paso adelante.

—¡Usa los árboles para evitarlo! Julian, no dispares si corre hacia ti, concéntrate en escapar.

Mientras hablaba, Ellen disparó una flecha que se enterró en el pelaje del oso de hielo. Caín aprovechó el golpe y blandió su espada hacia la herida creada por la flecha, esparciendo trozos de hielo por el claro del bosque.

El oso de hielo gimió de dolor, pero se sacudió y corrió hacia Caín.

—La piel es bastante gruesa —comentó Caín, saltando fuera del camino—. Eso no es bueno.

Estaba en lo correcto; de esta manera, no podían estar seguros de que sus ataques surtirían efecto.

El oso de hielo era bastante ágil, esquivaba sus golpes con facilidad y cambiaba de dirección rápidamente. Correr sobre la nieve que había dejado la bola de nieve era difícil, pero obviamente no era un problema para la bestia.

Teniendo en cuenta las increíbles habilidades defensivas del oso y el hecho de que estaban acorralados en el sendero, esto podría resultar ser un oponente problemático.

Harem Imperial – Capítulo 70: Dilema

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


—Ru Yi, deja de mirar y trae cualquier chal. No es necesario que sea ese de visón. —La voz de Qing Feng expresaba algo de su impaciencia y pereza mientras se sentaba y quitaba sus manos de Qing Feng, pretendiendo alisar su falda arrugada para cubrir el pánico en sus ojos.

—No puedo. Sólo el chal de visón es lo suficientemente cálido —sonó una voz femenina desde el interior antes de que otros sonidos suaves le siguieran, como si esa persona estuviera rebuscando por algo.

En verdad era una mujer astuta. Qing Feng estaba aliviada, y su expresión era mucho más natural cuando sonrió. Leer más…

Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 124: Los sentimientos de mi mejor amiga

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


Una semana después de que los archiduques del Principado de Rinmel volvieron a su país, el tiempo pasó como si nada hubiera sucedido.

No… tal vez algo estaba sucediendo detrás de escenas, pero no fue expuesto al público.

Posteriormente de que los invitados del Principado de Rinmel regresaron a salvo, la atmósfera dentro del país recuperó su calma gradualmente. Y, al mismo tiempo, todos los estudiantes que habían dejado la Academia debido a las festividades, regresaron. Leer más…

Sentido Común de una Casa Guerrera – Capítulo 123: La angustia del primer ministro

Traducido por Lugiia

Editado por Sakuya


—¿La hija de Wels…?

—Sí… Cuando el maestro Louis investigó las órdenes de pedido de uniformes del ejército, el rastro finalmente llevó a ella.

—Ahora que lo mencionas, ¿Wels tiene una hija…? —murmuré ante la respuesta de Alf, buscando en mi memoria.

—Sí. Es mayor que el maestro Louis… En estos momentos, tiene veintidós años. Su nombre es Salome. Salome Bella Anderson. Como su padre Wels está bajo vigilancia domiciliaria indefinida, ha estado viviendo sola en una mansión separada. Leer más…

Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 127

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

—Hace unos días, Yuyue y Chen Wangfei tuvieron un pequeño conflicto, así que traje a Yuyue al palacio Chen para despejar el resentimiento entre nosotros. Pero no esperaba que Chen Wangfei hablara tan groseramente o que Chen Wangye realmente enviara a alguien para herir gravemente a Yuyue. ¡La conducta de Chen Wangye y Chen Wangfei es realmente demasiado! Leer más…