Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 1 – Capítulo 3 (3)

Traducido por Shiro

Editado por Yugen


Zhou Wenjing quería hacer pedazos a Zhou Yun Sheng, y justo cuando estaba a punto de levantarse, fue pateado, tras lo que vomitó sangre.

El dueño original, a causa de las maquinaciones de Zhou Wenang, perdió su identidad como el hijo mayor de la familia Zhou así como todas sus propiedades, y de allí en adelante su vida cayó en ruina. Pero el protagonista, quien ya se había convertido en un gigante comercial, lo golpeó cuando ya se encontraba caído. Debido a él, todas las puertas que el dueño original tocó le fueron cerradas en su cara, y pasó toda su vida sin ser capaz de encontrar el más mínimo trabajo decente, para finalmente caer en depresión y acabar con su vida en desgracia. Continue reading

El Perseguido – Capítulo 67: Disfraz vs Realidad

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Contando el tiempo y adivinando que su amigo debería dormir lo suficiente, Chi Yan le dio unas palmaditas en la cara.

—¡Jiang Tian, Jiang Tian! ¡Despierta, es hora de levantarse! —gritó.

Jiang Tian se quejó, moviendo sus manos ligeramente para evitar las manos de Chi Yan. Finalmente se sentó somnoliento diez minutos más tarde, mirando a la persona parada frente a su cama. Continue reading

La consorte favorita del Príncipe Demonio – Capítulo 109.1: Proposición

Traducido por Selena

Editado por Meli


—¿Estuve de acuerdo? —Murong Qi Qi levantó una ceja—. ¿Alguien escuchó que te dejaría entrar a wangfu?

—¡No lo hemos oído! ¡La señorita no dijo eso! —negaron al unísono Su Mei y Su Yue negaron rápida y cooperativamente con sus cabezas.

—Princesas ¿escucharon? —Murong Qi Qi miró a Yu Shi Shi y a Wanyan Bao Zhu. Continue reading

La propuesta del Héroe – Volumen 2 – Capítulo 17: Paseo aéreo

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Aria, viene gente —dijo Greed de repente.

Al revisar la entrada del patio con sus palabras en mente, vi a varias personas hablando entre sí al otro lado de la puerta.

—¡Ese jefe de cocina, diciéndonos que recojamos hierbas en este momento!

—Bueno, ¿tenemos otra opción? Hay mucho trabajo amontonado en la cocina debido a la conmoción causada por la bestia demoníaca. Continue reading

La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 51: Solo yo puedo protegerme

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya

—¿Qué?

Me reí asombrada. Atónita y sin poder creerlo le pedí que repitiera lo que acababa de decir, pero tan pronto como terminé, alguien más dio un paso adelante.

—¿Qué acabas de decir?

Era mi hermano. Su rostro se parecía al mío, pero se veía aterrador cuando frunció el ceño. Era un guerrero versado en batalla en la frontera, y la atmósfera a su alrededor cambió instantáneamente cuando se enojó. Continue reading

Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 7: Así es como el villano y yo… (2)

Traducido por Shroedinger

Editado por Hime

Yuri solía salir del trabajo a las seis de la tarde. Pero como había una situación especial ese día, tuvo que cerrar la tienda en lugar de Gilbert. Las calles por el crepúsculo vespertino estaban completamente silenciosas y oscuras. Yuri caminó por la pacífica calle, sintiendo la tranquilidad única de la noche.

Algo sonó a sus espaldas.

Entonces, de repente, sintió movimiento detrás de ella, como si la estuvieran siguiendo. Sus indiferentes ojos rojos se movieron ligeramente hacia un lado. No parecía una coincidencia, por lo que tenía razón al pensar que alguien la estaba siguiendo.

Parecía ser el chico de hace no mucho tiempo…

¿Y ahora, qué debería hacer?

Yuri se preguntó por un momento, pero pronto se cansó de siquiera pensar en ello, así que lo dejó a un lado. Había pasado bastante tiempo desde que se fue tarde a casa después del trabajo y estaba un poco cansada mentalmente, así que no quería tratar con nadie.

Ella entró deliberadamente en un callejón remoto. Momentos después, se acercaron los mismos pasos que la seguían. Tan pronto como la persona entró en la calleja, Yuri tiró de su hilo.

—¡Uck!

El hilo se enroscó alrededor del cuello del hombre y se tensó como una soga alrededor de un animal. Privado de oxígeno, el hombre se desmayó rápidamente.

Yuri lo ató enroscándolo en hilos y lo arrojó dentro del basurero más cercano. Como bonificación gratuita, también lo amordazó para que no hiciera sonido alguno.

—Me ocuparé de ti mañana. No tengo ganas hoy.

Sus ojos rojos sin emociones eran lo único que brillaba en el oscuro callejón. Después de un rato, salió del sombrío y estrecho callejón  y continuó por las oscuras calles oscuras.

La luna era particularmente brillante hoy.

Me quedé mirando el astro redondo que brillaba en lo alto del cielo. Habían pasado exactamente cinco meses y veinticuatro días desde que la heroína, Anne-Marie, se mudara a la casa de al lado. Y mientras tanto, mi vida diaria no había cambiado mucho.

De la mañana a la noche, trabajaba en la cafetería cercana y luego regresaba a casa para descansar o atender una solicitud que me daban. Era una rutina monótona que siempre transcurría de manera similar.

Quizás alguien más lo llamaría aburrido y poco interesante, pero fue muy satisfactorio para alguien como yo, que buscaba lo ordinario. Sería incluso mejor si no tuviera lunáticos como ese tipo de antes, siguiéndome a veces para intentar hacer tonterías.

—¿Hm?

Pero por alguna razón, vi un montón de bonitos hilos amarillos frente a mi casa. Sintiendo sospechas, me acerqué para mirar mejor y me di cuenta de que no eran hilos, sino la cabeza de alguien. Al principio pensé que era un borracho.

—Perdóneme. No puedes hacer esto aquí…

Sin embargo, en el momento en que miré el cuerpo del hombre con molestia, me congelé en mi lugar.

“¿Qué diablos…?”

Antes de darme cuenta, casi maldije en voz alta, a pesar de no haberlo hecho en mucho tiempo. Aun así, traté de calmarme y luego volví a verificar la dirección en la placa de identificación.

[Calle 44, Grey Ferret – B04]

No importa lo mucho que mirara, definitivamente esta era mi casa. ¿Entonces qué era esto? ¿Por qué estaba este tipo frente a mi morada?

Este rostro era definitivamente el mismo rostro que había visto en el instituto de investigación. Por supuesto, el hermoso chico de ese entonces se había transformado en un joven más varonil y guapo con el paso de los años, pero tenía una presencia tan abrumadora que era imposible confundirlo con otra persona.

Escondí mi desconcierto y me incliné para comprobar primero el estado del hombre. Mientras me acercaba a él, el espeso hedor a sangre inundó mi nariz. Todo su cuerpo estaba cubierto del líquido carmín, pero no pensé que toda fuera suya, y aunque estaba renuente, usé mi habilidad para verificar su condición.

Un hilo blanco translúcido se extendió desde la punta de mis dedos, invadiendo su cuerpo y lo atravesó. Tenía una herida grave, pero no era como si fuera a morir ahora.

Miré su rostro, tan angelicalmente hermoso que era difícil creer que fuera el rey del inframundo. Luego, me levanté de nuevo y miré a mí alrededor en silencio. Afortunadamente, no parecía que hubiera ratas correteando.

Levanté la pierna y empujé su torso. Sonidos de advertencia sonaban en mi cabeza.

Mira, ¿No eres el sub-villano? Entonces deberías desmayarte en la casa de mi vecina, no en la mía.

—Ng…

Justo en ese momento, un gemido ahogado vino desde abajo. Rápidamente volví a mis sentidos y dejé de empujarlo con mis pies.

Su cabeza se movió un poco mientras yacía de lado en el suelo. Además de girar ligeramente la cabeza hacia el frente, sus párpados, que estaban muy cerrados, comenzaron a abrirse lentamente. Sus ojos azul claro se revelaron vívidamente en la oscuridad. Por una fracción de segundo, esos ojos desenfocados se encontraron con los míos.

Justo en ese instante.

—Em. ¿Yuri?

La puerta de la casa de al lado se abrió de repente. Por reflejo, pateé a la persona que estaba debajo de mis pies y lo empujé hacia el parterre. Afortunadamente, él permaneció inmóvil como si hubiera vuelto a perder el conocimiento.

Esto era terrible. La situación era tan absurda y me moví antes de que pudiera pensar, así que no tenía forma de saber si él estaría bien. Sin embargo, la persona que vive al lado apareció al momento siguiente, así que no tuve más tiempo para preocuparme.

Una hermosa mujer apareció por la puerta que estaba a unos cuatro pasos de donde yo estaba parada. Si alguien desenredaba sus largos cabellos y sacaba la cara por una puerta abierta como esa, podría parecer un fantasma, pero la persona que estaba frente a mí en ese momento era la heroína.

Una cálida luz naranja se asomaba por la rendija de su puerta. Con la luz detrás de ella, exudaba una belleza profunda, como una diosa de la noche. En el momento en que nuestras miradas se encontraron, Anne-Marie sonrió alegremente, la felicidad evidente en su rostro.

—Escuché pasos, así que salí a ver y realmente es usted, señorita Yuri.

—Hola, Anne-Marie.

Le devolví el saludo, mientras que el hombre que estaba a mis pies, ahora estaba empujado en el parterre. Afortunadamente, ya que había sucedido tan rápido, Anne-Marie parecía no haber percibido algo extraño.

—¿Acabas de llegar a casa? —preguntó con una voz tan amable que se sentía como si mi corazón fuera limpiado por tal sonido.

Desde que se había mudado aquí por primera vez, Anne-Marie era muy amable conmigo, tal vez porque yo era la única vecina de su grupo de edad. Gracias a eso, nuestra relación actual había mejorado significativamente.

—Si. Tuve que cerrar la tienda hoy.

—Es peligroso moverse sola tan tarde. La seguridad por aquí no es buena.

—Lo sé. También me apresuré a regresar porque llegué más tarde de lo que esperaba —Ahora estaba más apegada a Anne-Marie que antes, así que agregué algo que no necesariamente habría dicho hacía un tiempo—. Tienes que tener cuidado también, Anne-Marie. Puede que no sea yo quien esté aquí afuera en este momento.

—Pero los pasos sonaban como los suyos, señorita Yuri.

—Alguien podría imitar deliberadamente mis pasos.

—¿Hay alguien así…?

Anne-Marie hizo una expresión extraña cuando escuchó lo que dije. Era algo vago si estaba preguntando sobre la posibilidad de que alguien hiciera eso, o si estaba preguntando si existía alguien que pudiera hacerlo deliberadamente. De cualquier manera era muy posible.

—Aun así, tendré cuidado de ahora en adelante. Gracias por preocuparte por mí. —Anne-Marie pronto dijo eso, con una leve sonrisa.

Pero a pesar de que lo había dicho con mi propia boca, en realidad me sentí un poco escéptica. De acuerdo con la ley de eventos generados[1], incluso si la heroína permaneciera encerrada en silencio en su casa, nunca estaría a salvo.

Hoy, por ejemplo.

A pesar de que no hizo nada peligroso en primer lugar, el sub-villano se arrastró hasta el frente de su hogar, tratando de ser un desastre personal para ella. Por supuesto, por alguna razón, se fue a la casa equivocada, también conocida como la mía, en lugar de la morada de la heroína.

Mientras chasqueaba la lengua por dentro, Anne-Marie hizo otra pregunta.

—Por casualidad, ¿Ya has comido?

Como pensé, ella no solo salió a saludarme. Su verdadero propósito para salir era este.

—Estoy cenando tarde con Hestia ahora mismo. ¿Te gustaría entrar a comer con nosotras? Si aún no lo has hecho, claro.

Hestia era la hermana menor de Anne-Marie. Actualmente tenía doce años y era lo suficientemente linda como para hacer que quisiera darle dulces las veces que la veía.

Como referencia, Anne-Marie tenía ahora veinte años.

Sin darme cuenta, tarareé débilmente. Recién ahora me di cuenta de lo que había intentado hacer sin darme cuenta hace un rato, una vez superé la sorpresa de ver al hombre inconsciente frente a mi casa. Notarlo me hirió un poco la conciencia.

Inconscientemente estaba tratando de empujar al sub-villano hacia la heroína, ¿no? Aunque yo estaba muy consciente del futuro que le esperaba si las cosas avanzaban según la novela.

De hecho, al observar a Anne-Marie durante los últimos seis meses, pude sentir directamente que era una buena. Incluso ahora, estaba preocupada de que yo estuviera sola y me invitó a cenar.

En este duro mundo, era raro encontrar personas como Anne-Marie quien todavía tenía el corazón lleno de afecto. Por eso, durante bastante tiempo, he estado eliminando en secreto a todos los tipos malos que se le pegaban.

Además, cuando vi a Anne-Marie y su hermana, Hestia, seguí pensando en mi perra Coco, y mi corazón se ablandó. Quizás había empujado a Lakis en el parterre, porque inconscientemente, no quería que Anne-Marie viera al hombre que había aparecido frente a mi casa.


[1] Ley de los eventos generados: esto solo significa que los eventos surgen alrededor de la heroína, le guste o no.