Pronto, utiliza el rostro del demonio – Arco 1 – Capítulo 4 (4)

Traducido por Shiro

Editado por Yugen


Aunque su corazón estaba eufórico y deseoso por que Zhou Yun Sheng se fuera con rapidez del país, Zhou Wenang de igual forma tuvo que decirle una retahíla de palabras que iban en contra de su verdadero sentir, instándolo a que se quedara, hasta que por fin la otra parte confirmó que se encontraba completamente determinada respecto a su partida; y solo allí cedió, fingiendo una devastadora impotencia.

Después de que este se fue, Zhou Yun Sheng transfirió un archivo de la computadora, sus labios exponiendo una sonrisa burlona. Este archivo en realidad era una modificación del testamento firmado por la madre del dueño original del cuerpo, la señora Yang Xi. Como pirata informático que era, buscar y encontrar información en la red siempre había sido uno de sus hábitos más comunes, y  uno en el que era muy ágil. Aunque ya conocía la dirección general en la que este mundo se desarrollaría, no permitiría que se le escapara ni el más mínimo detalle oculto. Leer más…

El Perseguido – Capítulo 68: Cumplir la promesa

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan finalmente se dio cuenta de que la posición de este cazador de vampiros puede estar fundamentalmente sesgada. ¿De verdad quería disculparse en nombre del príncipe del clan de sangre? ¿O fue porque se dio cuenta de que se había jactado antes de querer dar una lección al vampiro, pero no podía hacerle nada al Príncipe Eymer, por lo que solo pudo apaciguarlo con esta absurda “disculpa en su nombre”?

¿El príncipe Eymer le permitirá representarlo? ¿Reconocerá su disculpa en su nombre?

Le da calidez, tiene buen corazón, pero desafortunadamente no tiene la habilidad de dar una lección a este vampiro, pero es completamente capaz de jactarse y hablar en grande, es el cazador de vampiros, Tom Ye. Chi Yan no pudo evitar sentir que la otra parte era adorable y extrañamente reconfortante. Se sintió cálido y suave en su corazón, y toda la angustia y los agravios que sintió antes después de ver a Alex, fueron borrados. Leer más…

El renacimiento de una estrella de cine – Capítulo 31: Viejos amigos.

Traducido por AlbaAVD

Editado por Ayanami

El evento no fue agendado el día exacto del cumpleaños de Qiu Qian, sino que Su Quan eligió un día cercano en que todos los invitados estuvieran disponibles para asistir. Comentó que era una buena oportunidad para que los viejos amigos pudieran ponerse al día.

Fue por esa razón, que cuando Qiu Qian le entregó la invitación a Bai Lang no le dijo mucho más, solo le dio una breve introducción de las personas que asistirían. Todos ellos habían dejado Xindao juntos para hacer sus propias fortunas. Aparte de Su Quan y él mismo, había otros dos con los que se reunía varias veces al año. Cuando uno de los cuatro pensara que era hora de reunirse debía ser el responsable de organizar el encuentro por su cuenta, como lo era en esta ocasión. Leer más…

La propuesta del Héroe – Volumen 2 – Capítulo 18: Dudas

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


¡Lo he hecho!

No era bueno, lo dije sin rodeos. Estaba planeando decirlo de una manera indirecta, como doblar un papel repetidamente, ¡y de manera educada tanto como sea posible!

Argh, mis viejos y malos hábitos surgieron en ese momento. En el pasado, cuando recién comenzaba a trabajar aquí en el castillo, recibía una reprimenda completa de la dama de honor principal. Leer más…

La Villana Revierte el Reloj de Arena – Capítulo 94: Mentira por mentira (2)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Su brazalete tenía un diseño único que no se adaptaba a las damas aristocráticas, por lo que otras mujeres pronto lo reconocieron.

—¡Oh, ahora que lo pienso, yo también vi la pulsera! Hablé de ella cuando la señorita Aria entró en la mansión. Tiene una forma extraña, por lo que es notoria.

—¡Estuve ahí también! Dijo que era un brazalete del príncipe heredero. La vi poniéndolo. Leer más…

Te equivocaste de casa, villano – Capítulo 8: Así es como el villano y yo… (3)

Traducido por Shroedinger

Editado por Hime

Miré a Anne-Marie y le di una sonrisa de disculpa.

—Me temo que comí antes de regresar.

—Oh… ¿Es así? —Ella lucía triste por eso, pero rápidamente me sonrió—. Entonces me alegra que no estés comiendo demasiado tarde.

—Gracias por la oferta. Comamos juntas si se da la oportunidad.

Justo en ese instante, el sonido de algo rompiéndose llegó a través de su ventana abierta.

Anne-Marie se volvió sorprendida. Leer más…