Ya no te amo – Capítulo 39

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


Lo único que iluminaba el interior del salón eran un par de velas encendidas que se solían dejar en todo momento, como un poema, así como la luz de la luna que alcanzaba a entrar por la ventana.

Por lo que su vista solo alcanzaba a ver su silueta y una sombra a lo largo de la curva de su rostro. Dentro de sus pálidamente pigmentados ojos, sus iris con alto brillo, eran particularmente de un azul claro. Y como si fuera hielo, ese plateado cabello suyo lucía con un azul tóxico a la luz de la luna dentro de esas paredes. Pero su voz y su sonrisa eran calmadas, no había forma en la que no se notara su calidez. Le hacía sentir un hormigueo en la cabeza, mucho más que el de sus mejillas siendo pellizcadas. Parecía que alguien timbraba fuerte en su cabeza.

¿Cómo es que tú…? Leer más…

Prometida peligrosa – Capítulo 42

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Marianne vio una vez los retratos del emperador y la emperatriz anteriores. Un día se enteró de la historia imperial de Julia. El emperador Cassius en la pintura era un hombre apuesto y galante, y la emperatriz Blair era una belleza clásica y elegante. La belleza de Blair era particularmente impresionante. A pesar de que lucía una corona reluciente y espléndidos accesorios en su cuerpo, su rostro destacaba entre otras cosas. Su cabello dorado y sus ojos azules como un lago eran también las condiciones de belleza que las hijas de las familias nobles codiciaban en ese entonces.

Eckart parecía ser una mezcla de las apariencias de sus padres en una proporción asombrosa. Leer más…

Prometida peligrosa – Capítulo 41

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Es bueno verte actuando como un espía fiel, pero aún te falta el estado de alerta.

Su voz baja se cernió sobre sus oídos. Su peculiar forma de hablar y su mensaje finalmente la ayudaron a pensar en una persona.

—¡Su majestad!

—Este lugar tiene muchos lugares para esconderse y hay poca gente al amanecer. Si sales sin un guardia de seguridad, debes estar atenta a tu espalda, no a tu frente. Mantenerse alerta ante el peligro en todo momento es una de las virtudes básicas de un espía. Leer más…

Consorte experta en venenos – Capítulo 121: Decepción, así son las cosas

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Del lado de Gu Qishao, los asesinos de túnica negra cayeron uno a uno. Mu Qingwu y el guardia Shangguan no eran estúpidos; sabían que tenían que capturar a un prisionero vivo. Pero los asesinos habían sido entrenados a conciencia para suicidarse con veneno una vez que no vieran ninguna salida.

Long Feiye miró desde la distancia. Si esto fuera en el pasado, estaría furioso. ¿No eran estos hombres inútiles si ni siquiera podían capturar a un prisionero vivo? Sin embargo, ahora mismo miraba al frente, preocupado por otras cosas. Poco después, retiró su mirada y se volvió hacia Han Yunxi, sólo para verla manipulando su bolsa médica mientras estaba agachada en el suelo. Su rostro, mortalmente pálido, estaba lleno de concentración a pesar de carecer de color. Leer más…

Consorte experta en venenos – Capítulo 120: Peligro, mil libras penden de un hilo [1]

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Los tensos hilos de araña se rompieron, atrayendo la atención tanto de Gu Qishao como de Han Yunxi. ¿Cómo sucedió esto? A menos que…

—¡Ja, estos mosquitos venenosos son el enemigo natural de este hilo de araña! Las criaturas tóxicas pueden mantenerse a raya. —Gu Qishao se rió, sujetando a Han Yunxi con fuerza mientras daba vueltas en el enjambre de mosquitos. No estaba claro qué veneno utilizó, pero espantó a todos los insectos, muchos de los cuales cayeron muertos a sus pies. Leer más…

Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 94: Castigo

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Annihilation y Tarántula habían causado una gran conmoción; tan pronto como Shi Jin fue “salvado”, Lian Jun comenzó a organizar su retirada.

Xiang Aoting era un soldado curtido en la batalla y era probable que notara que las cosas no eran exactamente como parecían. Teniendo esto en cuenta, Lian Jun envió a Gua Tres para interceptarlo a él y a los otros tres y guiarlos por el camino más largo, alejándolos de las profundidades del “campo de batalla”.

En el almacén, Shi Weichong se recompuso rápidamente con un recordatorio de Gua Uno y ayudó a los médicos del equipo a transferir a Xu Jie a una camilla. Leer más…