Princesa Bibliófila – Volumen 1 – Arco 1 – Capítulo 3: Las preocupaciones del príncipe

Traducido por Maru

Editado por Sakuya


Maldita sea, pensé, conteniendo el impulso de chasquear la lengua molesto mil veces. No tuve más remedio que contenerme; cada vez que expresaba mi agrio estado de ánimo, el niño en mis brazos se encogía de miedo.

¿Por qué yo, el príncipe Christopher, heredero del trono de Sauslind, me vi obligado a cuidar a un niño? Me había asegurado de que ambas manos estuvieran libres hoy para Eli, entonces, ¿por qué estaban siendo monopolizadas por un mocoso que ni siquiera conocía?

Dios, realmente no entendía por qué tenía que llegar a esto. Las cosas habían ido tan bien al principio. Continue reading

Todos creen que él me gusta – Capítulo 3

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Después de recibir esa bola de papel, Ye Zhou pensó que debería hablar con Shang Jin. Cualquiera que haya sido señalado a propósito por toda la clase, no se sentiría demasiado cómodo en su mente. Mientras lo explicara claramente a Shang Jin, y luego Shang Jin se lo explicara a todos, entonces todos los malentendidos desaparecerían.

Sacó su teléfono celular y se preparó para enviar un mensaje a Shang Jin. Pero cuando abrió su lista de contactos, simplemente no había información de contacto del otro.

Ye Zhou apoyó su frente. Si lo hubiera sabido antes, habría almacenado los números de teléfono celular de todos sus compañeros de clase al comienzo de la escuela.

Sin embargo, sólo porque no lo había hecho, no significaba que otros no. Se dio la vuelta y el amigo en la fila de atrás dijo ansiosamente:

—Zhou, ¿qué pasa?

— ¿Tienes el número de teléfono de Shang Jin?

Como resultado, el amigo lo miró y luego miró a Shang Jin, que no estaba muy lejos. La expresión de su rostro parecía decir:

“Ustedes obviamente están en la misma habitación. ¿Por qué abandonas lo cercano y buscas lo lejano?”

Cuando Ye Zhou lo vio así, agitó la mano apresuradamente y dijo:

—Solo pretende que no pregunté.

Como resultado, a mitad de la segunda clase, el estudiante en la fila de atrás lo golpeó en la parte de atrás. Ye Zhou se apoyó contra el respaldo de la silla y lo miró por el rabillo del ojo. Encontró que la otra persona había colocado una nota doblada en el borde de la mesa.

Ye Zhou alzó las comisuras de su boca. En realidad, le gustaría ver lo que la gente de su clase podría arrojar esta vez.

Ye Zhou tomó la nota y no la abrió de inmediato. En cambio, esperó a que el maestro en el podio dejara que todos hicieran un estudio individual antes de sacarlo.

Shang Jin, altura: 185 cm, peso: 76 kg, familia: desconocida, color favorito: desconocido, comida favorita: desconocida, animal favorito: desconocido, estación favorita: desconocida, celebridad favorita: desconocida… 

Joder… ¿fue este montón de cosas desconocidas escritas para compensar la cantidad de palabras? Y solo quería saber el número de teléfono de Shang Jin. Ni siquiera está un poco interesado en su altura, peso e intereses.

La mano de Ye Zhou que sostenía la nota se apretó lentamente, y estaba listo para convertirla en una bola cuando su mirada aterrizó en el número de teléfono escrito en la esquina.

Once números apretados en menos de dos centímetros de espacio, Ye Zhou lo miró desde lejos y desde cerca varias veces antes de que finalmente anotara el número.

Durante el descanso, Ye Zhou envió un mensaje a Shang Jin.

[Ye Zhou: ¿Tienes tiempo al mediodía?]

Después de enviar este mensaje de texto, Ye Zhou siguió mirando a Shang Jin. Acaba de ver que la otra persona cogió el teléfono, lo miró y apagó el teléfono… apagó… bajó…

Un movimiento no funcionó, luego intente con otro movimiento.

Ye Zhou miró la hora y decidió que, al mediodía cuando todos tomaban sus siestas, iría al dormitorio a buscar a Shang Jin. Sería mejor si pudiera evitar los ojos y oídos de todos.

Solo había una habitación entre los dormitorios de las dos personas. Ye Zhou almorzó y se quedó en el dormitorio por un tiempo. Esperó hasta que los otros tres compañeros de cuarto se hubieran acostado antes de vestirse. Respirando profundamente, resolvió las palabras que quería decir en su cabeza y salió.

El dormitorio de al lado tenía la puerta cerrada, y Ye Zhou sonrió levemente mientras caminaba hacia el dormitorio de Shang Jin.

Tal vez Dios no podría seguir viendo a Ye Zhou ser tan mal entendido: la puerta del dormitorio de Shang Jin se abrió increíblemente, y Shang Jin estaba solo dentro.

¡Dios simplemente lo estaba ayudando también!

Ye Zhou llamó a la puerta con atención. Shang Jin volvió la cabeza y los ojos de las dos personas se encontraron.

— ¿Podemos hablar?

Shang Jin se encogió de hombros. No dijo que sí, pero tampoco se negó.

Ye Zhou mantuvo el principio de que el consentimiento implícito seguía siendo consentimiento, y entró en el dormitorio de Shang Jin, cerrando la brecha en la puerta al pasar.

Ye Zhou llegó frente a Shang Jin y estaba a punto de hablar cuando sus ojos recorrieron accidentalmente la mesa de Shang Jin y de repente quedó atónito. Ye Zhou siempre había pensado que el tipo de disposición de Shang Jin de “sonreír con dificultad una vez cada diez mil años” debería mostrar que el otro era una persona seria y concienzuda. Una persona seria y concienzuda ciertamente cuidaría su escritorio y cama y los mantendría limpios y ordenados.

Pero justo ante sus ojos, los diversos libros y revistas estaban esparcidos por todo el lugar de la mesa sin dejar espacio entre ellos. ¿Qué era esta situación?

Si no hubiera visto a Shang Jin sosteniendo un vaso de agua y señalando hacia dónde estaba colocando la taza, Ye Zhou no habría equiparado esta mesa extremadamente desordenada con Shang Jin.

Ye Zhou levantó la vista y miró deliberadamente el edredón enrollado en una bola. El cuaderno también se colocó casualmente en la cama y el cable de alimentación del mouse se enredó. Tuvo un poco de dolor de cabeza cuando miró esto.

Shang Jin hizo un gesto durante medio día, pero no pudo encontrar un punto de apoyo para la taza. Luego, usó su brazo para apartar el libro, el teléfono celular y el cargador en el borde de la mesa, y finalmente tuvo espacio para la taza de agua.

Ye Zhou no pudo evitar decir:

— ¿No puedes ordenar la mesa?

Shang Jin ni siquiera pensó antes de responder:

—De todos modos, estos libros se usan con frecuencia. Una vez que estén ordenados, todavía tendría que sacarlos.

—Pero si ordenas las cosas, será más conveniente encontrarlas más tarde.

Ye Zhou, como persona con una fuerte capacidad autosuficiente, nunca se había encontrado con una situación en la que no pudiera encontrar algo.

—Si no arreglas ahora, perderías tu tiempo más tarde.

Por ejemplo, las personas en su dormitorio a veces pasan una hora tratando de encontrar algo.

Shang Jin se burló.

— ¿Aún no me has atrapado y todavía quieres comenzar a manejarme?

En una frase, Ye Zhou recordó de repente su propósito de venir hoy.

—Casi me olvido de mis asuntos contigo. Solo quería decirte que ayer fue realmente un malentendido. Esas fotos fueron tomadas para una amiga…

Shang Jin levantó la mano y detuvo sus siguientes palabras.

—He dicho que no importa si te gusto. No necesitas explicarme nada. De todos modos, no tiene ningún efecto en mi vida.

— ¡Estoy diciendo la verdad! —Ye Zhou dijo apresuradamente — ¿Cómo no puedes creer…?

Con un golpe, la puerta del dormitorio se abrió de golpe.

—Aiyo, es muy incómodo sostener una colcha…

—Esto es gracias a mí, de lo contrario, tienes tantas cosas que tomar…

Liu Yutian y Wen Renxu entraron, uno sosteniendo la ropa de cama y el otro con una maleta. Después de ver a las dos personas en la sala, quedaron inmediatamente petrificadas en su lugar.

Ye Zhou obviamente no esperaba que la otra parte regresara mientras hablaban. De repente se levantó y tartamudeó para explicar:

—Yo… estoy buscando…

El espíritu de Liu Yutian regresó primero. Cambió el brazo que rodeaba la colcha y arrastró el collar de Wen Renxu con su mano libre, y dijo entre risas:

—Pueden fingir que no existimos. Ustedes continúen… continúen…

Después de decir esto, incluso consideró cerrar la puerta. En menos de un segundo, su cabeza se estiró y dijo:

—Te ayudaré a vigilar. Me aseguraré de que ni siquiera una mosca pueda entrar…

¿Por qué había un sentimiento de impotencia? Ye Zhou cubrió su corazón, sintiendo que realmente necesitaba una píldora de rescate cardíaco recientemente.

Señaló a las dos personas que acababan de irse y dijo:

— ¿Crees que esto no tiene ningún efecto en tu vida? Mira sus caras y sus expresiones. Si no se los dejas claro, esta mirada lo acompañará durante los próximos tres años. Y esta mañana, viste que una vez que entraste al aula, todos tosieron aquí y ahí. ¿No te sientes molesto en absoluto?

— ¿Por qué molestarse? —Shang Jin se desconcertó —Lo que quieren hacer no es de mi incumbencia.

— ¿No te importa que te señalen?

—Parece que siempre he sido la plática de otros a mis espaldas, esto no es muy diferente.

Ye Zhou se atragantó. Como el hombre influyente de la escuela, la conciencia de Shang Jin era lo suficientemente alta. Pero este no era el punto. ¡El punto es que esto lo afectaba a él!

Ye Zhou simplemente quería convertirse en un rugiente emperador. Contuvo los estribos y cedió.

—Entonces, toma como que te lo ruego, ¿de acuerdo? Ayúdame esta vez, solo una frase.

Shang Jin miró su escritorio y miró a Ye Zhou. Lo consideró durante dos segundos y dijo:

—Ok, solo…

Ye Zhou dijo nerviosamente:

— ¿¿Justo qué??

—Es así: te ayudaré con esto y tú me ayudarás a ordenar la mesa.

—No hay problema.

Ye Zhou originalmente no tenía mucha esperanza. No esperaba que Shang Jin fuera tan fácil de tratar. Al pensar que finalmente sería capaz de eliminar la etiqueta de loco pervertido, Ye Zhou felizmente tarareó una melodía. Ahora, cuanto más miraba a Shang Jin, más agradable parecía a la vista. Sus manos metódicamente organizaron los libros en categorías, y su boca tampoco permaneció inactiva.

—También piensas que es más conveniente para tu estudio y tu vida si tu escritorio está limpio y ordenado, ¿verdad? De hecho, mientras recuerdes volver a poner las cosas cuando termines con ellas, tu escritorio nunca estará desordenado.

Diez minutos después, Ye Zhou felizmente caminó hacia la puerta. Con la mano en el pomo de la puerta, subrayó de nuevo.

—En un momento, solo di que ayer fue un malentendido. Realmente no me gustas.

—Ya lo has explicado tres veces.

—Para que no lo olvides.

Ye Zhou acababa de abrir la puerta del dormitorio cuando dos personas cayeron a sus pies. Vio que eran Liu Yutian y Wen Renxu quienes estaban justo en la puerta. Se rieron con una conciencia culpable.

Si no adivinaba mal, estas dos personas probablemente habían estado acostadas en la puerta escuchando todo el tiempo, pero el equipaje a su alrededor había desaparecido… Ye Zhou los pateó y caminó hacia la puerta de al lado. La puerta que acababa de cerrarse estaba abierta. El equipaje que Liu Yutian y Wen Renxu acababan de llevar estaba silenciosamente tirado en la esquina. Apoyadas contra la pared del dormitorio de Shang Jin había varias personas, dos de las cuales eran sus propios compañeros de cuarto. Obviamente, cuando acababa de salir, estos dos tontos ya estaban dormidos.

Xu Yangjun, sosteniendo un estetoscopio de quien sabía dónde lo había tomado prestado, movía seriamente el estetoscopio mientras decía desconcertantemente:

— ¿Cómo es que no puedo escuchar las voces?

Zhou Wendao lo palmeó y le susurró:

— ¡Shh, shhh… no hables!

Ye Zhou apretó los puños y tosió fuertemente.

Xu Yangjun estaba asustado y tiró el estetoscopio.

—Zhou… Zhou… ¿por qué estás aquí?

Ye Zhou les dirigió una mirada fría, demasiado perezoso para molestarse con ellos. De todos modos, la verdad se revelaría en un momento. Giró la cabeza e hizo un gesto a Shang Jin para que hablara.

Shang Jin entró.

Todos los espectadores contuvieron la respiración.

Shang Jin siguió estrictamente las líneas dadas anteriormente por Ye Zhou y dijo:

—Todo ayer fue un malentendido. A Ye Zhou realmente no le gusto.

Cuando realmente escuchó a Shang Jin terminar, Ye Zhou se conmovió hasta las lágrimas. ¡Su inocencia! ¡Finalmente ha regresado!

—Así que todos no deberían hacerle las cosas difíciles a Ye Zhou.

La sonrisa en la cara de Ye Zhou se desmoronó al instante.


[Sakuya: Jajaja xD]

Escapó otra vez – Capítulo 55: Poco convencido, ¡peleemos!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Xia Yuqing miró, miserablemente, la vista de las pocas personas que la miraban con codicia. Ella se encogió de hombros y, finalmente, cedió:

—Está bien, lo admito, Chenqie sí entiende lo que está escrito allí.

Cuando Xia Yuqing habló, las cuatro personas salieron de su estado en shock. Tan pronto como se miraron, Feng Tingye dijo: Continue reading

Disfruta de los árboles en flor durante el camino de regreso – Capítulo 6 (1)

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Chunan estaba ubicado al Sur del territorio nacional. Rodeado por altas montañas y vastas llanuras, con valles de piedra por todas partes. Las personas que venían a este lugar, aparte de suspirar de admiración debido a la magnificencia de las montañas y ríos de Dashao, podían tener sólo otro pensamiento: Inhóspito[1]. Había gente “salvaje” hasta donde alcanza la vista.

En el pasado, este lugar originalmente era una tierra independiente gobernada por una tribu, luego, fue conquistada por Dashao y se convirtió en un lugar para deshacerse de criminales, pero, haciendo que suene agradable al oído al decir que allí, los criminales, son reformados al ponerlos a trabajar en la tierra erial. De hecho, tenían permitido tanto rehanilitarse como perecer por sí mismos. Y a medida que el tiempo pasó, un pálido borde de cultivo rodeó la zona. Continue reading

Matrimonio Oculto – Capítulo 27: Fauvismo

Traducido por Raine

Editado por Sharon


En la esquina, el viejo mayordomo estaba observando a la pareja de adulto y niño.

Descubrió que Ning Xi no había intentado acercarse al pequeño maestro en absoluto, sino que se había centrado en leer sus guiones toda la mañana.

El pequeño joven maestro había pasado su tiempo como siempre, leyendo libros o dibujando. Parecía que no había nada fuera de lo común, pero al observarlo más de cerca, se podía ver que le echaba un vistazo a Ning Xi de vez en cuando. La expresión de su rostro era animada y en paz.

Continue reading