El emperador y la mujer caballero – Capítulo 85

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El emperador tenía poco más de treinta años, por lo que tenía sentido que tuviera grandes necesidades como cualquier otro joven sano. No era raro que Pollyanna presenciara que las mujeres lo visitaban con frecuencia, incluso durante la guerra, pero lo que confundió a Pollyanna fue el hecho de que Lucius I no rechazaba a ninguna mujer últimamente.

Hasta ahora, el emperador rara vez había rechazado la entrada de las mujeres a su habitación, pero dependiendo de su condición o estado de ánimo, solo hablaba con ellas o bebía con ellas la mayor parte del tiempo. Pero ahora, en su camino de regreso a Acreia, había llevado a todas las mujeres a su cama sin hacer preguntas. Continue reading

El emperador y la mujer caballero – Capítulo 83

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El ejército del emperador de Acreia se movió rápidamente hacia el norte. Los hombres estaban emocionados de regresar a casa después de diez años de guerra. Se movieron rápido, emocionados ante la perspectiva de reunirse con sus familias.

Su camino de regreso a Acreia fue sencillo gracias al duque Luzo. Cada vez que Lucius I conquistaba más tierras, el duque Luzo se aseguraba de crear carreteras adecuadas en estos lugares. Creía firmemente en las infraestructuras adecuadas, especialmente para cadenas de suministro rápidas y eficientes. Los caminos fueron construidos por criminales y cautivos enemigos, y estos caminos bien construidos ayudaron a los hombres de Acreia a regresar a casa mucho más fácilmente de lo esperado. Continue reading

El emperador y la mujer caballero – Capítulo 82

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


La sonrisa de Pollyanna…

Era una sonrisa que provenía de una auténtica felicidad y certeza.

Qué hermosa, era más asombroso y más fuerte que el sol que desaparecía en el océano.

Cuando miraba hacia atrás, siempre era así. Pollyanna siempre había tratado a Lucius I con honestidad. Ella le sirvió con todo lo que tenía. Lo veía como su emperador, su maestro, su compañero de lucha y su amigo. Ella nunca cambió ni vaciló en su fe y confianza en él. Continue reading

El emperador y la mujer caballero – Capítulo 79

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Sir Ainno tenía una razón para insistir hoy en el deber de vigilancia. Lucius I quería que Sir Ainno formara la primera orden de caballeros acreianos compuesta por los veintisiete hombres especialmente seleccionados por el propio Sir Ainno. No había ninguna orden formal de caballeros en Acreia, así que esta iba a ser una ocasión emocionante.

Sir Ainno iba a ser el primer líder de la orden, lo cual era un gran honor, pero también significaba que ahora tenía más trabajo y responsabilidades.

—El negocio de las órdenes de este caballero se está volviendo muy problemático, su alteza. Continue reading

El emperador y la mujer caballero – Capítulo 78

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Había muchos reinos en el continente sur. La mayoría eran pequeños y había una nación grande entre ellos, que se llamaba Pucachi.

El ganador del sur, Pucachi.

El rey de Pucachi arrugó con arrogancia el mensaje de Lucius I y gritó:

—¡La única región del sur que este idiota podrá tomar es el río Gora!

Pero para sorpresa de todos, Pucachi cayó contra los hombres de Acreia sin mucha pelea. Fue una batalla tan fácil que Sir Bentier siguió deteniendo a sus hombres, pensando que era una especie de trampa.

Pucachi fue conquistado rápidamente, pero Lucius I no estaba contento. Estaba confundido.

—¿Qué diablos? ¿Por qué se llamó a Pucachi “El ganador del sur”? ¡Todo era una mentira!

La región sur tuvo mucho tiempo para prepararse para los acreianos, ya que a Lucius I le tomó mucho tiempo hacerse cargo de la confederación de los tres reinos. De hecho, Pucachi tuvo tiempo de prepararse para la guerra ya que Lucius I se ganó a Aehas y Kukda, pero parecía que este reino del sur era demasiado arrogante para preparar su ejército. Al final, Pucachi se fue sin mucha pelea.

Cuando las naciones del sur circundantes se enteraron de la caída de Pucachi, enviaron inmediatamente los documentos firmados de rendición a Lucius I. Algunos incluso enviaron sus ofrendas y mujeres, con la esperanza de que fueran tratados con misericordia.

Lucius I planeaba tomarse un descanso después de conquistar Pucachi, pero se mantuvo ocupado con todos los mensajeros y delegados de los otros reinos. Tenía que saludarlos y negociar los términos de la rendición con ellos.

Los soldados y los caballeros libraban batallas. Posteriormente, fue el turno de los funcionarios y administradores de ponerse a trabajar. Lucius I les dio a sus caballeros unas merecidas vacaciones. Incluso a los soldados se les permitió tomarse un descanso por turnos y disfrutar de la capital de Pucachi.

Por supuesto, todos seguían estando atentos. Todavía había muchos reinos que aún no se habían rendido oficialmente, aunque había muchos rumores que decían que vendrían.

Pollyanna también fue recompensada con unas vacaciones, pero nunca se apartó del lado del emperador. Cuando Sir Ainno se enteró de esta situación, vino e insistió en que actuaría como guardia del emperador temporalmente.

Los dos caballeros discutieron ferozmente. Pollyanna afirmó que, como jefa de la división de protección, era su deber permanecer al lado del emperador. Sir Ainno insistió en que Pollyanna estaba de vacaciones, por lo que debería salir y divertirse mientras él pudiera estar al lado del emperador. Sir Ainno dijo que este podría ser su hobby.

Pollyanna se indignó.

—¿Un pasatiempo? ¿Proteger a su alteza es un pasatiempo para ti? ¡Cómo te atreves!

—He estado protegiendo a su alteza desde que éramos pequeños. ¡Es parte de mi vida y de mi rutina!

—¡Entonces tendré el mismo pasatiempo que tú, Sir Ainno! ¡Protegeré al emperador durante mis vacaciones como pasatiempo!

—¡Cómo te atreves! ¡Tratar la protección de su alteza como un pasatiempo!

Sir Ainno era tan terco como un toro y Pollyanna sabía que no podía ganar esta discusión por sí misma. Sir Ainno tenía un rango más alto y también conocía a Lucius I desde hacía mucho tiempo.

Pero había una cosa que estaba del lado de Pollyanna, ¡y era el hecho de que Sir Ainno era un idiota! ¡Estaba segura de que el emperador no querría tener a un malvado a su lado durante un tiempo tan ocupado!

Pollyanna miró al emperador suplicante. Después de una pausa, Lucius I anunció:

—Inno, Pol… ¡Ambos, fuera!

—¡Su alteza!

—¡Su alteza!

Los dos caballeros actuaron como niños rebeldes y el emperador no tenía la intención de actuar como su madre. Ya estaba sufriendo un dolor de cabeza por todo el papeleo. No quería involucrarse en la disputa de sus caballeros. Cada uno de los caballeros estaba callado cuando estaba solo, pero cuando ambos estaban en la misma habitación, se volvían ruidosos y quejumbrosos. Lucius I sabía que si dejaba que uno de ellos se quedara, el otro haría un gran escándalo.

Pollyanna se movió para irse, según la orden de su emperador, pero Sir Ainno no se movió.

Pollyanna ha estado sirviendo a Lucius I durante muchos años, pero no se puede comparar con la cantidad de tiempo que Sir Ainno pasó con el emperador. Sir Ainno conocía mejor a Lucius I. Incluso era mejor que los sirvientes personales del emperador.

Sir Ainno le dijo al emperador:

—¡Alteza! Si todos te dejamos en paz, ¿quién matará a esos repugnantes reptiles? ¡Por favor déjame quedarme para poder protegerte!

Este fue un movimiento muy inteligente. Esos reptiles eran una de las pocas debilidades de Lucius I. Sir Ainno continuó:

—Su alteza, estaré aquí para protegerlo. ¡Yo, el mejor arquero de Acreia, me aseguraré de que ninguno de esos odiosos reptiles te alcance!

Sir Ainno levantó su arco para probar su punto. Pollyanna quedó impresionada y pensó:

¡Oh, qué idea tan inteligente!

Pollyanna miró a sir Ainno con celos y respeto. Al darse cuenta de que necesitaba a alguien para matar a los reptiles, Lucius I levantó la mano y anunció:

—¡Inno! ¡Mi amigo!

—¡Estás tomando la decisión correcta, mi sabio emperador!

Los dos hombres se abrazaron, pero rápidamente se apartaron el uno del otro. Hacía demasiado calor y humedad para un abrazo prolongado. Pollyanna, admitiendo su derrota, salió de la habitación en silencio.

Había pasado mucho tiempo desde que Lucius I y Sir Ainno estuvieron solos juntos. Desde que Sir Ainno dejó la división de protección para dirigir las fuerzas especiales, no tuvo el tiempo ni la oportunidad de hablar con el emperador en privado. El emperador ahora también tenía nuevos caballeros cercanos a su alrededor. Gente nueva con la que podía hablar y beber…

No era algo por lo que Sir Ainno debería estar decepcionado. Para él, Lucius era el único emperador, pero para Lucius I, Sir Ainno era uno de sus muchos caballeros cercanos.

Sir Ainno cerró la puerta para asegurarse de que nadie intentara escucharlos a escondidas. Cuando estuvo seguro de que estaban a salvo, Sir Ainno se acercó a una silla cercana y se acostó. Fue uno de los muchos privilegios especiales que recibió del emperador.

Que se le permita recostarse delante del emperador.

La gente no se dio cuenta de que Sir Ainno utilizó su privilegio porque nunca lo habían visto hacerlo, pero lo hizo, solo cuando estaba solo con el emperador.

Para decepción de Lucius I, Sir Ainno ni siquiera trató de matar a ninguno de los reptiles que deambulaban por la habitación.

—Inno, levántate.

Sir Ainno soltó un extraño gemido.

—Arrhhhhh…

—Inno, dijiste que me protegerías.

—Sí, también puedo hacerlo mientras me acuesto así.

—Vamos, Inno. Levántate y mata esas cosas.

Tener la rendición de los enemigos no fue el final. Los reinos del sur ofrecieron su rendición con la condición de que permanecieran independientes y mantuvieran sus nombres. Estaban dispuestos a convertirse en colonias, pero no querían incorporarse a Acreia. Este era su requisito para una rendición pacífica y sin sangre.

Los escribas se estaban muriendo de tanto papeleo. Lucius I tampoco tuvo tiempo para descansar. No era solo un conquistador; también quería convertirse en un gobernante capaz y comprometido.

Ver a su amigo tomárselo con calma y descansar hizo que Lucius I se sintiera molesto. Tomó un sorbo de su agua tibia y volvió a decir:

—¡Inno!

Sir Ainno permaneció perezosamente en la silla y de repente, Lucius I extrañaba a su amigo al comienzo de esta conquista. Hace diez años, Sir Ainno no era así en absoluto. Siempre se mantuvo atento y ni siquiera cerró los ojos cuando estaba cerca de Lucius I. Estuvo alerta en todo momento.

Si iba a ser así, ¿por qué insistió en quedarse en la habitación conmigo?

Si Pollyanna estuviera aquí, habría sido diligente matando a los reptiles e intercambiando chistes divertidos con él. Los reptiles continuaron deambulando por la habitación y uno de ellos cruzó la pierna de Sir Ainno. Lucius I sintió que se le ponía la piel de gallina.

Mi dolor de cabeza está empeorando. Estúpido Inno…

El emperador y la mujer caballero – Capítulo 77

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Pollyanna se escapó de los señores Donau y Howe y visitó a Lucius I, a pesar de que todavía estaba en su descanso. Los guardias que estaban frente a la habitación del emperador saludaron a Pollyanna. Al darse cuenta de que había un invitado dentro del dormitorio, Pollyanna arqueó las cejas. Los guardias utilizaron lenguaje de señas para avisarle.

Una mujer, no hay peligro.

Pollyanna asintió. Era común que las colonias conquistadas ofrecieran mujeres al nuevo conquistador. Lucius I nunca buscó una mujer para él, pero cuando le ofrecían una, no la rechazaba siempre y cuando se cumplieran todas las condiciones. Continue reading

El emperador y la mujer caballero – Capítulo 76

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


En la región sur del continente corría un río gigante. Se llamaba Gora, que significaba “vida”. Era un nombre apropiado porque de hecho, Gora era la vida misma de los reinos del sur. Así como la gente del centro del continente dependía del bosque de Msmel para suministros como bosques y animales salvajes, la gente del sur dependía en gran medida del río Gora.

Gora era la fuente de agua, peces y almejas de agua dulce. Muchos barcos usaban como medio de transporte para cruzar el río. Las mujeres lavaban la ropa aquí y sus hijos nadaban en ella. Los bebés fueron bautizados con el agua de Gora y los muertos fueron enterrados en el mar. Continue reading