La poseída hija del Duque – Capítulo 52

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Lilia suspiró ante la risa de Sakura con una expresión de impotencia. Luego, cuando de repente miró hacia arriba, vio a Tina mirándola ansiosamente. Inesperadamente, las mejillas de Lilia estaban tirando.

Tu comportamiento fue sospechoso. Tu expresión facial estaba cambiando a pesar de que no pasó nada. ¡Da miedo, Lilia!

Me pregunto quién causó todo esto. Continue reading

Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 52: Segundo período – Higiene 2

Traducido por Hime

Editado por Sharon


Mi cuerpo reaccionó con reflejos de los que estoy orgullosa.

Entendía que eran los escalones más altos de la orden y que no tenían intenciones de dañarme. Aun así, ser fulminada por tantas miradas haría que cualquiera se acobarde.

Aún si sólo expliqué que habría tales riesgos.

Como sea, soy una oradora. Tengo miedo, pero aún así debo mantenerme firme y con buena actitud.

—Ahem —tosió el señor Wilhelm de repente. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 81 ¡Eliminando enemigos mutuos!

Traducido por Army

 Editado por Ayanami


Temprano a la mañana siguiente, Feng Tingye quemó la pila de diminutos libros amarillos y se fue de muy buen humor a su oficina. Esto dejó a Xia Yuqing en un torrente de lágrimas y mordiendo las sábanas con una amargura oculta, mientras miraba su vista trasera. De luto, una vez más, había estrangulado su material de educación prenatal.

Niang Niang, estos son los tónicos regalados por los Da Ren de la generación anterior. Además, también hay oro, plata, perlas y joyas de otros que acaban de ser entregados. ¿Cómo debemos lidiar con esto Niang Niang? Continue reading

Indiferente a las Arenas Frías – Capítulo 31: Sitiado

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Fijé mi mirada fríamente en la marea carmesí que avanzaba desde la distancia.

Veo un bosque de lanzas y escucho el ruido de los cascos. El sol brilla sobre las puntas de lanza y las cuchillas afiladas, rompiéndose en fracciones de luz heladas. Una nube borrosa de arena amarilla crece debajo de los cascos de los caballos y la armadura roja parece formar un mar de sangre,rodeando la isla que es la capital.

Todo detrás de mí parece estar congelado en su lugar. Nadie habla. Solo hay respiraciones cada vez más agitadas. Continue reading