La Princesa derriba banderas – Capítulo 69: El viaje en bote de la Princesa reencarnada (2)

Traducido por Yousei

Editado por Sakuya


Un cliché andante. Ella era la estereotípica chica rica egocéntrica.

Cuando me paré ahí sorprendida, la sirvienta había regresado sin aliento. Ella pasó por mi lado, con una jarra y un vaso en sus manos.

— ¡Señorita Flora, tengo agua de limón!

Rodajas redondas de limón flotaban en la jarra llena de agua. El marino a mi lado frunció el ceño mientras lo veía. Continue reading

Prevenir un Harem – Capítulo 29: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


Con la ayuda de sus sirvientes, Ye Zhizhou arregló su ropa y su cabello. Caminó valientemente hacia el portón y vio un caballo. Mirando al joven hombre que actualmente estaba sosteniendo las riendas, Ye Zhizhou se detuvo y dijo, —Este caballo…

El pequeño sirviente, Chang Shun, se estremeció, rápidamente avanzando para intentar ganarse el favor del joven maestro. —Joven maestro, solo podemos obtener a Ta Xue dentro de dos días. Zhui Feng es un caballo viejo, pero verdaderamente rápido. Es estable y muy formidable. ¿Qué le parece… darle una oportunidad?

… ¿Qué se supone que haga ahora? ¡Él ni siquiera sabe cómo montar un caballo en primer lugar! Continue reading

¡No seré un enemigo! – Historia Paralela 2: Esa vez, en el castillo (Groul)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


El humo se elevó en el norte, sin embargo, parecía ser algo temporal.

Cuando un soldado trajo el informe al estudio de la Marquesa Beatrice, el príncipe Reginald y Groul, el Caballero Imperial, se encontraban presentes.

—Fue solo un momento, por lo que podríamos estar equivocados, pero aquí está el informe.

El soldado detalló el informe, mientras inclinaba la cabeza. Tan pronto como lo escuchó, el príncipe Reginald volvió sus ojos hacia la Marquesa. Continue reading

Modo Automático Apagado – Capítulo 58: Un color azul claro no es necesariamente bueno a la vista

Traducido por Kiara

Editado por Raine


—Así que ustedes dos ya están familiarizados con la hija de la familia Tempest.

—Sí, ya nos hemos reunido varias veces.

—De alguna manera, parece ser el destino…

—Ah, jajaja… ha…

Me pregunto si hay un lugar en este mundo donde pueda cortar todas las conexiones. En este punto, no me importa si se trata de un adivino de aspecto sospechoso… ¡alguien, por favor, ayúdeme! Ya he dejado de respirar.

—Haré una simple introducción: el presidente Runa y el tesorero Tuvalu. Continue reading