Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 49: Comienzo de las clases

Traducido por Yonile

Editado por Sharon


Mi corazón latía con fuerza mientras veía la puerta cerrada.

Temprano en la mañana, Wilhelm revisó el contenido de mi clase. No hubo ningún problema, y elegimos a otro Caballero Médico. Y así, mi primera conferencia será esta tarde.

Sería la primera vez que le enseñaría a alguien más, por lo que estaba muy nerviosa. Cada vez que pensaba que todos me iban a mirar, se me removía el estómago. Continue reading

Escapó otra vez – Capítulo 78: El mejor material para la educación pre-natal.

Traducido por Army

 Editado por Ayanami


—¡Xiang Er, ven aquí rápido! ¡Rápido! Ya he terminado de escribir esta historia, ayúdame a encontrar la oportunidad de enviar este libro. Pídales que lo cataloguen en un folleto y luego me envíen la muestra. Sin una revista para mirar, estos días han sido insoportables.

La cara de Xia Yuqing estaba llena de tristeza cuando lo dijo.

La esquina de los ojos de Liu Yixian se crispó ligeramente. Sin atreverse a creer lo que acababa de escuchar, preguntó:

—Qing Jiejie, estás gestando un bebé. ¡¿Todavía piensas escribirlo?! Continue reading

Una Verdadera Estrella – Volumen 3 – Capítulo 13: La gran reunión de las fuerzas del mal (2)

Traducido por Shisai

Editado porSakuya


Diferentes vidas entran en contacto con diferentes personas, o entran en contacto con las mismas personas, pero con diferentes percepciones.

Esto fue especialmente cierto cuando Tang Feng descubrió que muchos de los invitados al banquete, cuyas máscaras no cubrían por completo sus rostros, parecían muy familiares, varios de ellos eran personas que había conocido cuando era Fiennes, y aunque no los conocía muy bien en ese entonces, recordaba que todos estaban haciendo negocios legítimos.

Pero ahora, debe agregar un prefijo: “superficialmente”. Continue reading

Todos creen que él me gusta – Capítulo 30

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Ye Zhou ciertamente no se emborrachó, pero en la tenue luz dentro de ese tranquilo dormitorio, sus ojos entrecerrados estaban admirando al otro bebiendo cerveza con gracia. Realmente no estaba intoxicado por alcohol, sino intoxicado por una persona. Sin saberlo, su cabeza se mareó.

En un momento tan relajado, Ye Zhou inconscientemente dijo algo que normalmente no diría: su insatisfacción con Shang Jin.

Continue reading

Indiferente a las Arenas Frías – Capítulo 28: Despiado

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Los Guardianes Dorados, completamente armados, irrumpieron en el Palacio Yong An, sometieron a las sirvientas y a los eunucos indefensos, expulsándolos y obligándolos a arrodillarse en sumisión. Las antorchas ardientes iluminan la desolada noche en el palacio. Los Guardianes declaran en voz alta que los que se interpongan en el camino serán asesinados antes de irrumpir en el pasillo lateral, volcando todo lo que puedan.

Estoy mirando todo esto desde el patio con una expresión sin emociones.

Podría haber elegido no venir, pero lo hice de todos modos.

La conmoción junto a las puertas se detiene abruptamente. Los Guardianes retroceden lentamente y emerge una figura de blanco, elegante y digna. Ella se queda allí sola, como la emperatriz viuda de Gran Rui.

Camina hacia mí con una sonrisa, la luz roja de la antorcha hace que su rostro parezca inquietantemente pálido.

—Mis disculpas por perturbar el descanso de Su Gracia.

Ella me sigue sonriendo. Un toque de senilidad descansa entre sus cejas. Me incliné respetuosamente.

—Los vientos son fuertes por la noche. Sería mejor para ti regresar a casa para evitar resfriarte.

—Su Majestad, solo quiere que esta vieja bolsa de huesos muera, ¿verdad?

—No me atrevo. Tampoco quería molestar a Su Gracia, pero la dama de la corte proviene del Palacio Yong An. Solo era cauteloso con los cómplices en la clandestinidad, así que tomé la iniciativa de registrar el palacio. Le ruego me disculpe.

Enderezo mi postura y levanto un brazo, de modo que los Guardianes corren hacia la sala principal, haciendo un fuerte clamor.

La criada Xiu está detrás de la emperatriz viuda, sus labios parecen apretados y su mirada es inquieta.

—Su Majestad realmente ha crecido. —La emperatriz viuda muestra una extraña sonrisa.

Me empieza a doler el brazo. Hago lo mejor que puedo para contener la angustia abrumadora. —Le agradezco los elogios. Solo estaba preocupado por su seguridad.

Ella no responde, sino que alcanza mi mejilla. El guardia a mi lado sale disparado y desenvaina su espada. Rápidamente, lo detengo y la miro. En sus ojos, de repente, se muestra afecto.

—Si tan solo… no hubieras… Te vi poco después de que Jinrong te dio a luz. Solo un pequeño bebé riendo, envuelto, como un lindo conejo. Eras tan adorable.

Me muerdo los labios y no hago ruido.

—Supongo que les pasa a todos. Creces y no te comportas más. —Ella se ríe —Eres igual a él. ¿Quién hubiera pensado que un niño tan inofensivo podría convertirse en el emperador todopoderoso? —Sus uñas se clavan un poco en mi piel. No es demasiado profundo, pero duele mucho.

No quiero que mis manos se manchen con la sangre de mis parientes. Solo quiero despojarla de su poder, recuperarlo de la rama materna.

 —Dime, Xin, tus padres murieron por mi culpa. ¿Alguna vez me odiaste por eso? —Suspirando, ella inclina su cabeza hacia arriba y sus ojos se llenan de lágrimas.

Temblando, respondo:

—Lo hice, pero todos tienen sus razones. Además, si no fuera por ti, no habría vivido hasta ahora. Supongo que estamos a mano.

Su cara se contorsiona y tiembla. Ella baja rápidamente la cara cuando las lágrimas se liberan.

—Los hijos de Lin nunca podrían ser títeres. ¡Es la sangre del emperador! —Su expresión es cálida, como una madre tierna, pero también hay un brillo sombrío en su rostro. —Los antiguos decían que uno puede criar un tigre feroz y pedirle que se coma a otros, pero no que proteja el propio patio. —Su tono está lleno de desesperación. —Estaba equivocada. Me equivoqué al criar un tigre devorador de hombres y dejar que me devorara.

Cada una de sus palabras truena mis oídos y apuñala mi corazón.

Me alejo de ella, manteniendo mis ojos en su cutis envejecido, mientras suprimo la angustia. Sus ojos están ligeramente rojos, pero tiene una sonrisa en su rostro.

—He oído sobre lo que has hecho. De hecho, eres el hijo del duque Zhao Rui y no has avergonzado la sangre real que hay en ti.

Me reí entre dientes, mi voz ya se había recuperado.

—Soy el emperador. Naturalmente, tengo que estar a la altura de las expectativas. Debo asumir la responsabilidad de todos. —Luego me acerco a ella, mirándola. —Has perdido, emperatriz viuda.

Ella me mira como si fuera un extraño. Sus ojos se nublan.

—Sí —se ríe, todavía elegante y majestuosa. —He perdido. Estaba destinado desde el momento en que decidí que tu destino estaba escrito.

Sonrío amargamente. Destino. Todo es el destino. Todo el mundo lo dice.

—El futuro de Gran Rui está en tus manos. ¡Su Majestad, debe recuperar nuestro orgullo nacional y limpiar la vergüenza con sangre! —Ella baja la mirada ligeramente y continúa con su voz cenicienta —Tu era ha comenzado.

Retrocedo y me quedo allí. Digo con mi voz habitual:

—Soy tu sobrino nieto. Al menos, perdiste con la familia.

Ella tiembla y sus ojos pierden el foco. Cae flácida y la criada Xiu se apresura a atraparla. Levanté una mano y algunas doncellas caminan rápidamente para ayudarla. Con la ayuda de las criadas, la emperatriz viuda regresa al pasillo mientras se ríe, suena vacía y melancólica, como un río seco.

La sirvienta Xiu me mira con ojos llorosos y se inclina. Intento ayudarla, pero ella sacude la cabeza y se arrodilla.

—Sirvienta Xiu, me viste crecer. Aunque nuestros estados están divididos, eres mi mayor, no obstante. Di lo que tienes que decir.

—Esta anciana le ruega a Su Majestad. La emperatriz viuda ha llegado en años. Ella no puede soportar más angustia. Espero que veas en tu corazón dejar que su gracia disfrute el resto de su vida.

—Lo haré… El presupuesto para el palacio de la emperatriz viuda seguirá siendo el mismo. Que ella descanse bien.

♦ ♦ ♦

Esa noche, todo el personal del Palacio Yong An fue arrestado y puesto en investigación por Dalisi.

La hija de Xie ya había muerto cuando le dije a Dalisi cuáles eran sus intenciones. Los muertos no cuentan sus quejas. Por lo tanto, se ha convertido en una pieza de ajedrez que puedo utilizar por completo. Los cómplices a los que había “acusado” antes de morir: el departamento de costura, el departamento de comidas y algunas criadas y eunucos de alto rango, todos estaban asustados.

Antes de que el Dalisi realmente comenzara a interrogar, los prisioneros ya se habían vuelto frenéticos, acusándose mutuamente de crímenes y causando un alboroto, como si señalar a otros les diera una oportunidad de vivir. Cada vez más personas se involucraron, llevando a cada palacio y cada departamento a la prueba. La cantidad de personal relacionado sigue aumentando a medida que se me revisa libro tras libro de nombres. Todo el palacio interior está en un pandemonio ahora.

El Maestro Liao se para a mi lado, con los brazos colgando. Hojeo la lista llena de nombres de aquellos en los niveles superiores, muchos de los cuales tienen mucha relación con los funcionarios y nobles.

Después de algunas deliberaciones, cierro el libro e instruyo al ministro Dalisi:

—Investigue sus relaciones familiares e informe de inmediato si encuentra alguno relacionado con el Administrador asistente, Xu Zong.

Se va con mis órdenes. El Maestro Liao tiene una expresión severa.

—¿Su Majestad va a involucrar a la corte en el incidente de intento de asesinato?

Lo miro y le lanzo estas palabras:

—La guerra es inminente. No quiero más problemas, pero si no pongo las cosas en claro, siempre habrá personas desobedientes. Xu Zong debe morir.

Un escalofrío lo atraviesa y se inclina rápidamente.

—Muy sabio, Su Majestad.

Más bien, mata erróneamente a mil que dejar que uno se escape.

♦ ♦ ♦

Dalisi busca entre las familias de aquellos en la lista y encuentra que el jefe del departamento de comidas es un pariente lejano en el lado materno de Xu Zong. Bajo mi instrucción, el intento de asesinato de una dama de la corte se convierte en una conspiración que los nobles han planeado contra el nuevo emperador. El corazón desleal de un sujeto está estrictamente prohibido y con pruebas contundentes, el Ministerio de Justicia arresta a toda la familia de Xu Zong y los condena a ejecución pública en dos días. El resto de los convictos son todas las personas de las que he querido deshacerme y son exiliadas o degradadas, para nunca recuperar sus derechos. Toda la élite se ha convertido en prisioneros desfilados ante el curioso público encadenados en su camino hacia la frontera distante.

Un incidente de traición a purgado el campo de las piezas de la emperatriz viuda, acusé a altos funcionarios, conseguí sirvientes de alto y bajo rango en el palacio interior involucrado y dejé las cosas claras de una vez por todas. Todos los que habían estado en contra de contraatacar, que habían hablado en mi contra, que habían ofendido a la clase marcial y que habían alentado a los nobles a ser rebeldes, han sido purgados.

Si pueden hablar a mis espaldas sobre mi baja educación, no entiendo por qué no puedo usar estrategias bajas y vergonzosas para poner algo de sentido en esta élite mocosa.

En menos de cuatro días, todas las oraciones se han llevado a cabo. Es como si una tormenta poderosa azotara el palacio y la corte. Ya nadie se atreve a cuestionar mi poder supremo.

Una lluvia de otoño trae una ola de frío.

♦ ♦ ♦

Después del almuerzo, estoy en el pasillo escuchando los crujientes sonidos de las gotas de la lluvia de otoño.

Liu An informa por tercera vez que el tío todavía está arrodillado fuera del palacio solicitando una convocatoria, y me pregunta si debería convocarlo. Me quedo callado y me giro para mirar por la ventana el cielo sombrío. Al final, agito la mano de acuerdo.

Después de un breve período de silencio, el tío se arrodilla ante mí y se inclina, tocando su cabeza contra el suelo. Pregunté casualmente:

—¿Cómo está tu enfermedad, Archiduque?

—Agradezco a Su Majestad la preocupación. Estoy bien ahora.

—Su uniforme de la corte está empapado de lluvia. —No parpadeo un ojo. —Ha estado ausente de la corte debido a una enfermedad por mucho tiempo, Ministro. ¿Qué le trae al palacio hoy?

Tengo que pedirle un favor, majestad. Le suplico que lo conceda.

—Habla.

El tío todavía está tirado en el suelo y su cabeza no ha sido levantada ni una vez. Su voz suena ligeramente amortiguada.

—Llevo años y ya no estoy en condiciones de servir al país. Espero que me concedas la jubilación y me permitas volver a casa.

 Me pongo rígido, pero rápidamente recupero la compostura.

—¿No estás en forma o no estás dispuesto? —Pregunto con una sonrisa. Él tiembla mientras yo continúo: —No debe preocuparse, Ministro Han. Puedo ser despiadado, pero no dañaré a mis parientes —Levanta un poco la cabeza. —Entiendo completamente tu solicitud, pero los Han son los jefes de la corte. ¿Qué debo hacer si los demás hacen la misma solicitud después de que te permita regresar a casa?

—Su Majestad, no tengo ninguna otra solicitud. Simplemente deseo pasar el resto de mi vida en paz.

No quiero hablar en círculos con mi tío.

—¿Quizás no estás contento conmigo por lo que le pasó a la emperatriz viuda? ¿O tal vez, tío, estás derramando lágrimas de cocodrilo por esos convictos?

Baja la cabeza de nuevo, reacio a responder.

—Un consejo, tío. Sería más prudente estar contento con el presente si todavía quieres lo mejor para el clan Han.

Estoy siendo muy claro con él. Si se retira, significa admitir la derrota del clan Han y avergonzar el apellido. No importa si está furioso o desesperado, debe permanecer como Archiduque de Jing, mantener el título de ministro y soportar la pena y el ridículo de quienes lo rodean.

Este es mi castigo. El castigo más amable y cruel.

—Su Majestad, yo…

Veo la desesperación en su rostro antes de que se aplaste en el suelo, rogando.

Yo sonrío. Esconderse realmente es la forma más fácil.

Lo interrumpo, mi sonrisa se desvanece.

—Otra palabra de consejo, tío. Cuando la emperatriz viuda pierde su poder, ella seguirá siendo la emperatriz viuda, pero cuando un funcionario pierde su poder, no hay garantía de que seguirá siendo un funcionario.

Al escuchar esto, el tío tiembla y se congela en el acto, mirándome tontamente. Lo miro fijamente y, después de un rato, baja la cabeza al suelo una vez más.

—Entiendo.

Mientras lo despido, agrego:

—Ministro Han, pídale al jefe de los Wraith que venga a verme esta noche.

Estoy solo una vez más y el dolor en mi brazo se vuelve evidente nuevamente. Un sentimiento aterrador de soledad se eleva dentro de mí, se envuelve a mi alrededor junto con la tristeza y el miedo del palacio y amenaza con tragarme.

Los emperadores realmente son personas solitarias. Siempre tramando y calculando. Sin familia. Sin amigos. Solo peones y enemigos.

Mi pecho comienza a picar de dolor. Bajé la cabeza cuando sentí que el inminente techo comienza a caer sobre mí, sofocándome.

Alto y poderoso, aislado y solitario, sin compañía…

Me temo que ahora también tengo sed de sangre y soy implacable.

Sólo ahora he llegado a comprender por qué el emperador Wen había dicho: “Bien… incluso si yo… fuera un ser humano la próxima vez… no quiero… nacer como parte de la realeza”.

La casa del emperador, la residencia del hijo del cielo es, en realidad, la más inhóspita. Tanto es así que puede convertir a una persona sana en un loco despreciable.

Ya he cambiado y nunca podré volver a mi origen.

Después del intento de asesinato, el número de guardias ha aumentado significativamente con los centinelas ubicados cada metro, más o menos. La seguridad es casi tan pesada como el tiempo de mi ascensión.

Tengo que agradecer a Heng Ziyu por ese día. Si no hubiera llegado a tiempo y herido a la mujer, probablemente no estaría aquí preocupándome por cómo defender la capital.

Debo otro favor. Que frustrante.

Las deudas monetarias son fáciles de eliminar, pero deudas como estas, no tanto.

—¿Su Majestad?

Justo cuando estoy apretando mis sienes por la frustración, su repentina expresión me asusta. Levanté la vista para chocar con su mirada inquisitiva. De inmediato, me doy cuenta de que mi mente estaba divagando nuevamente.

—¿Tiene dolor de cabeza, Su Majestad?

Asiento un poco, mientras el aguijón se amplifica. Probablemente, sea un efecto secundario de caer por los escalones del Palacio Yong An cuando era joven. Me dolía muchísimo la cabeza cada vez que intentaba concentrarme en algún problema.

Los médicos de la corte no pudieron encontrar nada y simplemente reiteraron el descanso pacífico.

Descanso tranquilo. Claro que suena fácil.

La guerra inminente, la evacuación de los plebeyos, la agitación en el palacio; Necesito estrujar mi cerebro para todo esto.

Sacudo la cabeza

—Está bien. Estoy escuchando. Continúe, por favor, mariscal.

Heng Ziyu suelta el mapa de defensa militar y me mira.

—¿Se debe a la falta de sueño? ¿Quizás debería llamar al médico?

Agito mi mano.

—No podré leer un simple mapa de defensa una vez que esos médicos vengan. Dije que está bien. Continúe por favor.

Nuestros ojos vuelven al enorme mapa. Las descripciones detalladas que contiene ilustran la longitud, el ancho y el grosor de las murallas de la ciudad, el número de almenas, la disposición de los artilugios y el personal e incluso las características hipsográficas[1] de la tierra alrededor de la capital.

Según los informes de los exploradores, la vanguardia de Yan ya ha llegado aquí y llegará a la ciudad en tres días.

—Es el escuadrón Blood Lupin, Yuwen Yuan debe estar ansioso por complacer. Debemos golpear donde duele. Si podemos humedecer sus espíritus antes de que lleguen las tropas principales, creo que podemos elevar la moral por nuestra cuenta.

Lo miro. No parece que estuviera bromeando.

Mi estómago se tensa.

—Los Blood Lupin se especializan en velocidad y son fuertes tanto en ataque como en defensa. Si queremos obtener la ventaja, creo que debemos establecer una emboscada de antemano. ¿Pero no será poco práctico hacerlo en este vasto tramo de llanuras planas?

Se ve determinado.

—Necesitamos tomarlos por sorpresa. Solo será más difícil cuando sus tropas principales lleguen aquí.

—El arte de la guerra dice: “si son diez veces la fuerza del enemigo, rodéalos”. Si las fuerzas de uno son diez veces mayores que las del enemigo, uno puede elegir encerrar a los enemigos. Cuarenta mil monturas de sangre están corriendo hacia la capital ahora. No tenemos ni cerca de la cantidad para hacerlo.

—Como una persona que no cumple con las reglas, Su Majestad no debería molestarse con lo que dice el arte de la guerra.

Él sonríe y golpea su mano en el mapa.

—Los Yan pensarán que nos hemos retirado nuevamente a la seguridad de la ciudad, demasiado asustados para luchar, y no esperarían que ataquemos en su lugar. ¡Si puedo hacer una sugerencia, haz que veinte mil hombres hagan una emboscada en el camino que seguramente tomarán y que los separen del resto de las fuerzas para golpear sus espíritus!

—Veinte mil… ¡pero estos veinte mil hombres estarían destinados a morir! —Digo con los dientes apretados.

—Perdemos algunos para ganar otros. ¡Su Majestad, cuando todo su ejército llegue aquí, se necesitarán mucho más de veinte mil hombres!

Me vuelvo al mapa otra vez. Él no habla y sigue mirándome. Todas las palabras de Heng Ziyu están tan bien razonadas que no puedo decir nada.

Sería lo mismo que yo renunciara a Xie Yun y Xu Zong a cambio de la unificación de la corte. Miro hacia arriba y pregunto lentamente:

—¿Y quién lideraría a los veinte mil hombres?

Sus ojos se oscurecen.

—Xu Zheng.

Asiento mientras explica:

—Xu Zheng es experto en atacar a la caballería y le dio un duro golpe a los Yan en la Batalla del Halcón Gorrión. Después de eso, ha estado defendiendo South Hill. Conoce bien al enemigo y es el mejor hombre para el trabajo.

—Esos veinte mil hombres no volverán y eso podría ser lo mismo para el general Xu. ¿Realmente puedes soportar separarte de tu amado general?

Los ojos de Heng Ziyu arden brillantemente y sus palabras no permiten compromisos.

—La muerte de algunos es por la paz del futuro, para que más puedan vivir.

Así es. Todo lo que estamos haciendo no es solo para nosotros, sino también para los demás, y más aún para el futuro, el futuro del reino.

♦ ♦ ♦

Me paseo por las paredes, la piedra caliza debajo de mis pies es desigual. Los soldados están completamente armados y los fuegos arden ruidosamente. Puedo escuchar los pasos ordenados y el sonido de la armadura de las patrullas debajo de mí. Por un momento, siento que volví a la base militar nuevamente.

Miro hacia el norte. El cielo se extiende sombríamente, el sol poniente intenta iluminarlo desesperadamente con sus últimos rayos mientras desciende lentamente. El resplandor de la noche tiñe las nubes de color, agregando algo de brillo a las llanuras sin límites.

—Lo que le has hecho a estos hombres es realmente impresionante, mariscal. Antes, estos soldados eran todos perezosos, al menos ahora se ven bien.

—El ejército tiene su propio conjunto de reglas —responde con una leve sonrisa.

—¿Te importaría poner a los Guardianes Dorados en forma para mí?

Estoy usando un atuendo negro normal y la corona regular para permitir el movimiento. Él lleva un casco negro con una pluma blanca y una espada en la mano. Se sostiene en alto mientras camina hombro con hombro conmigo.

—Voy a tener que negarme. Los Guardianes son todos hijos de altos nobles. Podrían comenzar a decir que la gente marcial está interfiriendo con la política nuevamente… La única persona que puede mantenerlos bajo control ahora es Usted, Su Majestad.

Lo miro de reojo.

—¿Estás diciendo que he derramado demasiada sangre?

Su sonrisa se desvanece.

—No has hecho nada malo, Su Majestad.

Miro hacia abajo mientras una ola de tristeza brota en mi pecho.

Nadie dirá que algo que he hecho está mal; siempre estoy en lo correcto. Nadie me dirá sus pensamientos reales y a nadie le importará la sinceridad. Su sumisión a mí se debe al poder que tengo en mis manos.

Ya nadie volverá a insultarme nunca más. Solo dos palabras frías saldrán de su boca.

Su Majestad.

Sopla un fuerte viento que arrastra arena al aire y colorea el cielo de amarillo. La escena ante mí se derrite en la oscura noche amarilla.

—Supuestamente, en todas partes la travesía del Blood Lupin queda enterrada en varios centímetros de arena —murmura para sí mismo.

—Y todos sus cascos están rojos por la sangre de sus enemigos asesinados —agrego. —Yuwen Yuan es despiadado. Creo que sería mejor hacer otros preparativos.

—¿Quiere decir…?

—Fuego, fuente de agua, escalamiento.

Creo, para mí mismo, que Heng Ziyu y yo nos estamos volviendo cada vez más cercanos. Solo necesita decir algunas palabras para que lo entienda.

Las lluvias se han detenido y el aire de otoño es seco. Hay muchos árboles en las llanuras que son fácilmente inflamables. Sería el mejor momento para atacar con fuego.

Fuente de agua: el agua de la capital proviene de las cadenas montañosas del noreste. Si los Yan construyeran canales e inundaran la capital con agua de río, la comida se estropearía y los soldados se fatigarían; si cortaran el agua, tendríamos sed. De cualquier manera, será difícil para nosotros.

Escalamiento: los lacayos Yan también son expertos en combate. Mientras capturen una de las puertas y dejen entrar a la caballería, tendremos que participar en la guerra urbana.

Siento que mis sienes vuelven a picarme de dolor. Acaso, se supone que debemos cortar todos los árboles y enviar soldados para proteger la fuente de agua y…

Sacudo la cabeza. Hay suficiente para preocuparme en la ciudad. Justo ahora… Mi cuerpo se balancea un poco y Heng Ziyu me agarra rápidamente del brazo.

—¿Su Majestad?

Siento un mareo que me golpea. Probablemente, se deba a que no dormí lo suficiente anoche. Sonrío amargamente. No he dormido ni una sola noche en las últimas dos semanas.

—Fuerzo mis ojos a abrirse para ver los ojos preocupados de Heng Ziyu. Destello mi sonrisa habitual.

—No hay necesidad de preocuparse, Mariscal —le digo mientras discretamente tiro mi brazo hacia atrás —Todavía tengo algunos asuntos que atender. Dejaré este lugar bajo tu cuidado.

Solo he dado algunos pasos cuando habla en voz baja.

—Su Majestad.

 —¿Sí, Mariscal?

Giro un poco la cabeza hacia atrás.

—Te ruego que te cuides.

Las comisuras de sus labios se curvan hacia arriba, en lo que podría ser preocupación.

—La nación depende de tu santa salud.

Me reí y me fui sin responder.

Nadie me hubiera dicho eso cuando aún era un rebelde. La nación depende de mi salud. Lo único que les importa a esas personas es el país. Solo el país.

♦ ♦ ♦

El emperador siempre tiene mucho trabajo. Los monumentos en el escritorio se han amontonado en una pequeña colina.

Empujo el bulto y me acuesto sobre la mesa, la somnolencia viene a mí poco después. Una brisa entra desde afuera y el frío me invade, negándome el sueño.

Empiezo a recordar la sensación de estar en los brazos de Murong Yu. Su abrazo es suave y tierno, como una almohada, es agradable y acogedor. Me hace sentir que estoy siendo amado.

Qué importa. ¿Cuál es el punto de recordar ahora?

Probablemente sea mejor no volver a vernos en este momento.

Reprimo el tormento y me empujó hacia arriba. Después de oler un par de veces, traigo el montón de monumentos y empiezo a leerlos. No solo los leo, todavía tengo que escribir personalmente comentarios para cada uno.

El tiempo pasa. Oigo los suaves pasos de los sirvientes que pasan. Aparte del sonido más tenue del reloj de agua, la habitación está en completo silencio. Cuando termina la luz del día, Liu An enciende las lámparas y los asistentes sirven la cena. No tengo apetito, así que los despido después de picar la comida.

Ya he pensado mucho en los Espectros mientras leía los memoriales. Debo mirar hacia un lado y remar por el otro.

Ya es tarde en la noche cuando llega el jefe de los Espectros. Vestido de negro, su figura arrodillada casi se funde con el fondo.

—¿Estás dispuesto a jurarme lealtad? —Pregunto con frialdad. No puedo ver su expresión porque está en el suelo y su voz suena monótona.

—Como el líder de los Espectros, he jurado no traicionar a mi maestro.

—Que leal. —Me reí entre dientes. —Qué afortunados son los Han de tener un subordinado tan leal. Pero primero, mira hacia arriba.

Levanta la cabeza lentamente y la sorpresa parpadea en sus ojos cuando me ve.

—¿Me reconoces?

Baja la cabeza de nuevo y responde en voz baja. —Su Majestad solía ser el Ministro Han… —Su voz se apaga al final.

 Yo sonrío un poco.

—Bien… Como lo sabes, entonces… no estás dispuesto a traicionar a tu maestro, pero obedecerme no contaría, ¿verdad?

Rápidamente mira hacia arriba, sus ojos danzan con indagación. Dejé de sonreír

—Dentro de mí fluye la sangre Han. No contará como traicionar a tu maestro si eres leal a mí. Si no cumple… Las leyes del Gran Rui establecen que los funcionarios no pueden tener sus propias fuerzas. —Lo miro por el rabillo del ojo. Toco la mesa, los sonidos claros resuenan en el edificio vacío.

Después de mucho tiempo, finalmente se arrodilla.

—Sus órdenes, por favor, Su Majestad.

No es tan terco después de todo.

Las grandes leyes Rui no permiten que los sujetos tengan fuerzas secretas. Los Espectros solo han podido existir debido a la protección del clan Han durante todos estos años. Ahora que el clan Han ha caído, sería muy tonto si aún se aferrara a su lealtad.

Tose en voz baja.

—¿Puedes infiltrarte en la capital Yan?

El asiente.

—En respuesta a Su Majestad, podemos.

—Excelente —expongo después de un leve momento de vacilación. —Se dice que el emperador Yan está enfermo, el segundo y tercer príncipe están conspirando secretamente para usurpar el trono. Quiero que entres allí y me des las noticias más confiables. Contáctame a través de una paloma mensajera tan pronto como te enteres de algo.

 —¿Y tus intenciones son …?

Me reí.

—Como los Yan quieren jugar, pensé, ¿por qué no aumentar las probabilidades y hacer que todos participen?

Se ve sorprendido por un momento, antes de bajar la cabeza. Le dejo algunos recordatorios más y lo despido.

Por su enfermedad, el emperador Yan no supervisará todos los asuntos. El segundo y tercer príncipe han estado descontentos con la cantidad de amor que le ha estado dando a Murong Yu, por lo que solo se espera que actúen mientras él está enfermo y Murong Yu no se encuentre en la capital. Al segundo príncipe le gusta el dinero y al tercer príncipe el sexo. No importa a quién apunte, sin duda morderá el anzuelo mientras tenga deseos.

Sin mencionar que Murong Yu es el mayor obstáculo para que ellos obtengan el trono. Una vez que regrese victorioso, seguramente será glorificado y recibirá aún más elogios y amor del emperador. El trono podría convertirse en su recompensa. El influyente ministro de izquierda en la capital y los soldados que lo acompañaron a través del derramamiento de sangre seguramente se convertirían en un fuerte apoyo para la lucha de Murong Yu por el trono.

El segundo y tercer príncipe seguramente no querrán ver que eso suceda.

El enemigo de mi enemigo es mi amigo.

Solté una respiración profunda y comencé a sentir asco hacia mí mismo.

Calculando y trazando cada paso del camino, abandonando mi verdadero yo, volviéndome desalmado, frío, desechando incansablemente a cualquiera que se interponga en mi camino.

Y eso incluye al amor de mi vida.

En el oscuro y sombrío salón del palacio, inclino la cabeza hacia atrás y siento los fluidos cálidos gotear por mi cara.

Army
Los espero el siguiente capítulo, bye bye👋≧◉ᴥ◉≦


[1] La hipsografía estudia la distribución de la elevación de la superficie de la Tierra (de su totalidad o de una región específica) o de otros planetas sólidos como Marte y Venus. El término deriva del término griego υψός, “hypsos” (altura).