Emperatriz del Bisturí – Capítulo 49

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


No podían ignorarlo solo porque eran solo las opiniones de un joven discípulo. Todos los jueces eran respetados en sus campos separados. Podían saber que algo valía la pena cuando lo veían. Todas las respuestas en el papel eran completamente lógicas y estaban basadas en hechos.

—Yo… estoy planeando discutir las respuestas aquí con los médicos de la academia.

—Yo también. No es algo que deba guardarme para mí.

Hablaron los profesores de cada campo. No era algo que deban guardar para sí mismos. Tuvieron que reportarlo a la academia. Así de asombrosas eran estas teorías. Entonces alguien preguntó.

—Entonces, ¿podemos marcar todos estos como correctos?

—¿No es tan obvio? Si estos no son correctos, ¿qué sería correcto?

—Pero entonces…

El juez que habló vaciló.

—Si todos son correctos, la puntuación es demasiado alta.

—Dado que ella escribió estas excelentes respuestas, ¿no sería extraño si no fuera alto? ¿Cuán alto es?

—… 99 puntos.

Un silencio incrédulo descendió sobre ellos. Un juez tartamudeó.

—Noventa… ¿qué?

—99 puntos.

—¿No calificaste algo mal? Escuché que el segundo máximo anotador obtuvo 82 puntos.

—Correcto. Lo revisé cinco veces para asegurarme de si había algún error.

—Q-Qué clase de tonterías…

La puntuación más alta jamás obtenida en la prueba de licencia médica fue de 95 puntos. ¿Pero 99 puntos? ¿Y en esta dura prueba? ¿No significa eso que solo se equivocó en 2 de 200?

—Incluso si las respuestas fueron sobresalientes, esa puntuación no tiene sentido…

Un juez preguntó con incredulidad.

—Entonces, ¿cuáles son los dos problemas incorrectos?

El juez que lo calificó se rascó la cabeza.

—Se trataba de los síntomas del asma y cómo tratar un resfriado.

—¿Qué? ¿No fue solo una pregunta fácil para los puntos? ¿Ella hizo todo lo demás bien, pero no estos?

—Sus respuestas fueron tan confusas que no pude entenderlas… así que las marqué como incorrectas. Fue muy difícil de calificar.

Los profesores cerraron la boca. ¿Entonces ella había hecho todo bien excepto eso? ¿En serio? El barón Eric sonrió amargamente ante las reacciones de los jueces. Él también había hecho lo mismo cuando se enteró.

—Suficiente. Lo he calificado varias veces, así que definitivamente es correcto.

—Pero…

—Creo que ha aparecido un genio como el conde Graham en nuestro imperio británico.

Solo estaba bromeando a medias. En realidad, la palabra genio no fue suficiente. El barón Eric murmuró el nombre de la persona que escribió las respuestas.

La Dama Clarence.

Dama Elise de Clarence. Una joven que había dejado en estado de shock a todo el campo médico con su esplenectomía. Y antes de que se calmara la conmoción, había salvado a la duquesa y recibido una posición de caballero con la Medalla de la Rosa Real.

Y… ella es la persona que será la futura princesa heredera. Estaba destinada a ser la princesa heredera. No era solo una futura doctora, sino una dama importante que se convertiría en la primera dama del imperio. Es una pena por alguna razón. Alguien que tenga esa habilidad se convertirá en la princesa heredera, pensó el juez.

La gente se sorprendería si escuchara eso, pero era cierto.

Si se hiciera médica, conduciría al crecimiento del campo de la medicina, pensó que era una pena.

♦ ♦ ♦

Los resultados de las pruebas de Elise dejaron a todo el imperio en estado de shock.

[¡La Dama Clarence, que se convertirá en la princesa heredera! ¡Terminó con la puntuación más alta en la historia de la prueba de licencia médica!]

La tasa de aprobación fue históricamente baja, por lo que habría recibido atención de todos modos, pero ¿con la puntuación más alta? Y no acababa de obtener una puntuación alta. El campo de la medicina se volcó con las revolucionarias respuestas en el papel.

—Increíble. ¿Estas son todas las teorías que se le ocurrieron a la Dama Clarence?

—Sí. También sospechamos de nuestros ojos. ¡Para resolver estos problemas como este!

—¿No es la Dama Clarence la persona que fue elegida para ser la princesa heredera? ¿De la familia Clarence?

—Sí, eso es correcto. ¿No es asombroso? La persona que será la princesa heredera es excelente desde el punto de vista médico.

—¡Ah! No sé si debería decir esto pero… es una pena. Quería llevarla al Hospital Imperial Cross. Pero es la Dama Clarence.

—Correcto. También íbamos a ofrecer un puesto en el Hospital Rosedale.

Los médicos del imperio siempre hablaban de ella cuando se veían. Así de impactante fue este incidente. Y no causó un alboroto solo en el mundo médico, sino también a los ciudadanos del imperio. Los reporteros que habían olido el aroma de un artículo de fondo como hienas habían escrito al respecto.

[¡La Dama Clarence! ¡Pasa la prueba de licencia médica con la puntuación más alta de la historia! ¡Emocionada después de que se convierta en princesa heredera!]

No sabían qué tenían que ver el puntaje más alto y ser la princesa heredera entre sí, pero aun así era agradable. Los reporteros difunden artículos como chismes sobre un actor famoso. Gracias a ellos, todos los ciudadanos se enteraron de Elise.

—Fantástico. Nuestra princesa heredera.

—Fue así, ¿verdad? No lo sé bien, pero escuché que fue difícil.

—Sí, el segundo hijo de una familia burguesa que conozco fracasó por cuarta vez. ¿Pero el máximo anotador?

—Ya que ella es tan sabia, será una buena princesa heredera, ¿verdad?

—¡Por supuesto! ¿Y no dicen que es como un ángel? Desde que ha sido voluntaria en los barrios marginales durante varios meses.

—Alguien como ella debería ser la emperatriz. La pasada emperatriz y la concubina…

El orador dejó de hablar y miró a su alrededor. Porque hablar de la emperatriz y la concubina era un tema prohibido incluso entre los ciudadanos comunes. Respetaban a su emperador, Minchestor.

—Ejem, cometí un error. Pero, ¿por qué la Dama Clarence se sometió al examen de licencia médica? ¿Está realmente intentando ser médico?

—Tienes razón. ¿Por qué tomó la prueba si va a ser la princesa heredera de todos modos?

Tenían curiosidad. No encajaba.

—No lo sé. Probablemente tenga algo en mente. De todos modos, ¡salud a la Dama Clarence, que se convertirá en la princesa heredera de nuestro imperio!

La familia de Elise también estaba encantada. Especialmente marqués El.

—¡Jajaja! ¡Nuestra hija!

El canciller de rostro serio sonreía de oreja a oreja.

—¡Mira aquí! ¡Es una fiesta para nuestra familia! ¡Abre todo el vino! ¡Jaja! ¡Es un buen día, así que todos podemos comer y jugar!

—¡Hurra! ¡Viva la señorita Elise!

Todos los trabajadores gritaron. La fiesta repentina comenzó en la finca de la familia Clarence. Todos estaban contentos con la comida y el vino. Su hermano Chris, preocupado por ella con la cara roja por el alcohol.

—Elise, tienes que cuidar tu cuerpo incluso después de convertirte en médico.

—Sí, tú también.

—¿De qué tengo que preocuparme? Estoy preocupado por ti. De todos modos, no te acerques a un paciente que parezca peligroso.

Mientras su hermano continuaba regañándola, Elise sonrió. Ella estaba feliz.

Hermano. Me aseguraré de que eso no te suceda. Era solo su suposición, pero la Expedición de Crimea sería grabada en piedra pronto. Chris participó para pagar por mis errores.

Y… no regresó.

Ya que no participará esta vez. No tengo que preocuparme.

El barón Ren habló con ella después de regresar a casa por primera vez desde hace mucho tiempo.

—Felicidades. Pensé que eras grosera, pero hay algo que también puedes hacer bien.

Elise hizo una mueca de sorpresa por lo que dijo. Ella pensó que pasaría junto a ella sin decir nada.

—Gracias, hermano.

Pero hoy estaba extraño. Él vaciló y le preguntó algo extraño.

—Um… Elise.

—¿Sí?

—¿Qué comida te gusta?

—¿Qué?

—¿Obra favorita? ¿O pasatiempo?

Sospechaba de sus oídos. Pero al ver su rostro avergonzado, no había escuchado mal.

—¿Por qué… de repente?

Estaba en silencio.

No lo sé. Él tampoco sabía por qué tenía que hacer preguntas inútiles como esta. ¿Por qué su alteza tiene curiosidad por esto? ¡¿Qué tenía que ver su hermana pequeña con él?! ¡Podrían hacer lo que quisieran y vivir así!

Pero como seguía preguntando, se sintió incómodo.

Sería mejor si preguntara por la defensa de la República de Francois, o algo así. Suspiró.

De todos modos, la propiedad de Clarence bailó alegremente toda la noche. Fue una noche agradable.

Pero incluso cuando todos estaban felices, hubo alguien que se desanimó después de escuchar la noticia. Fue el emperador Minchestor.

—¿Pasar con la puntuación más alta? —Se rio—. ¿Y en toda la historia? ¿Cuándo las preguntas eran tan difíciles? Qué asombroso. —Él negó con la cabeza.

¿Cuánto lo sorprendería Elise? No lo sabía. Por supuesto, la apuesta no había terminado. Dado que Elise acababa de pasar la prueba de licencia médica. Ser el máximo goleador era impresionante, pero siempre había uno cada año. No cumplió con las condiciones para demostrar su valía como médico.

Pero… murmuró para sí mismo.

¿Qué pasa si… esa niña realmente hace algo para cumplir la condición? No había manera. Ahora solo quedaban cuatro meses. ¿Qué podía hacer durante ese tiempo? No había forma de que pudiera ganar. Pero…

Lo que ella le había mostrado durante dos meses… tal vez… pensó que podría perder por primera vez. Sintió que se acercaba un dolor de cabeza.

Emperatriz del Bisturí – Capítulo 48

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Su corazón latía más rápido pensando si podía ser.

¿Podría ser? ¿Yo? Ella sacudió su cabeza. No. Solo me vio en el hospital. No hay forma.

Pero era extraño. Vino a verla sin una razón en particular, y le trajo postre…

—¿N-No…?

Su rostro estaba tan frío como siempre, ajeno a su mente. No parecía importarle lo que decía.

—¿Por qué? ¿No se supone que debo verlo contigo? Continue reading

Emperatriz del Bisturí – Capítulo 47

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Era una voz apática. Elise volvió la cabeza ante la voz familiar.

—¿Ron?

Elise gritó su nombre con sorpresa. Ojos azules con cabello rubio. Un rostro hermoso pero frío. ¡Era Ron!

—¿Por qué estás aquí? ¿Tienes negocios aquí en el centro médico?

Elise inclinó la cabeza y preguntó. Pero Ron negó con la cabeza.

—No. No tengo ningún asunto aquí.

—Entonces, ¿por qué estás aquí? ¿Tienes a alguien a quien ver?

Elise miró a su alrededor. Solo había personal del centro médico cerca. No había fincas lujosas cerca, y no parecía alguien a donde entraría un alto noble como Ron. Ron respondió con indiferencia.

—Vine a verte.

—¿Perdón?

Elise abrió mucho los ojos.

¿Yo? ¿Por qué?

—¿Por qué…?

Ron, no, el príncipe heredero cerró la boca. ¿Por qué?

No había una razón en particular, pero solo recordó que ella tenía una prueba hoy.

—La última vez, escuché que estabas tomando una prueba. ¿Lo hiciste bien?

—No… Lo hice.

Elise respondió con voz deprimida. En realidad, no lo había hecho tan mal. En términos relativos, probablemente no hubo nadie que lo hiciera mejor que ella.

Pero no había una curva para esta prueba. Tenía que anotar en los 80, pero le preocupaba no hacerlo. Pero no había ninguna garantía de que lo hubiera hecho bien. Entonces, se marcaría como incorrecto para ella.

Esta es la única oportunidad. Otros podrían volver a probar, pero ella no.

Los dos guardaron silencio por un momento. Elise no tenía ganas de hablar debido a la prueba, y el príncipe heredero murmuraba dentro de su cabeza:

No me gusta. Realmente. ¿Qué es tan importante sobre la prueba? Por supuesto, lo sabía. Para esa chica, era el factor ganador de la apuesta con el emperador.

Así que no le gustó más.

¿Tanto detesta la idea de casarse conmigo? Tampoco fue un matrimonio que se estableció en su testamento. Así que a él realmente no le importó cuando se lo mencionó al emperador. No había forma de que ella ganara de todos modos, y no importaba si el compromiso se cancelaba. No es como si solo fuera la familia Clarence.

Estaba la familia Buckingham, la familia Gran Ducal prusiana y la familia Hamsburg. Todas eran buenas opciones. No importaba con quién se iba a casar, porque era solo para cumplir con sus deberes de emperador. Pero… no le gustaba verla tan deprimida. No, para ser exactos, estaba un poco enfadado. Entonces habló.

—Sígueme.

—¿Qué?

—Dije que me siguieras.

—¿Sir Ron?

—Te compraré algo para comer. Dijiste que te gustaba el pastel de fresa la última vez, ¿verdad? ¿O pudín de mango? ¿Tarta de plátano? Te compraré lo que quieras, así que ven y sígueme.

Como no le gustaba verla tan deprimida, quería darle la comida que ella quería. Sentía que se sentiría mejor si ella fuera feliz. Y entonces el príncipe heredero le pidió una cita a una joven noble.

♦ ♦ ♦

El lugar al que la llevó fue un carruaje en la calle opuesta.

—Sube.

Elise lo siguió estupefacta hasta el carruaje. No tenía ninguna razón para seguirlo, pero se encontró acompañándola hasta donde él estaba.

—¿A dónde irá, su al… ejem, señor?

El sirviente imperial en el carruaje tartamudeó. Linden habló cuando entró en el carruaje.

—Cafetería de postres.

—¿Qué? De… ¿qué?

—A la cafetería de postres más famosa de Londo.

El sirviente imperial se sorprendió. ¿Una cafetería? ¿Ese príncipe heredero? Pero el criado ocultó su sorpresa y habló cortésmente.

—La cafetería más famosa es Café Lay en la avenida Picadilly, ¿debería llevarle allí?

El príncipe heredero lo miró como si fuera obvio.

—Está bien, lo llevaré a Café Lay.

—¡E-Espera!

Elise escuchó su conversación con sorpresa.

—Está bien. Café Lay.

—¿No quieres?

Ella sacudió su cabeza. Café Lay también estaba en un lugar al que quería ir.

—No es eso. Pero… está demasiado lejos y probablemente estés ocupado. Puedes comprarme cualquier cosa por aquí.

—De todos modos, entonces no estás diciendo que no te gusta.

—No quiero decir que no me gusta, pero… eso es…

Ignoró sus palabras y miró a la sirvienta.

—Vamos.

—¡Bien, señor!

El sirviente miró a Elise y habló cortésmente.

—Empezaré ahora, señorita. Si no se siente cómodo con algo, avíseme de inmediato.

—Ah, ah… sí.

El carruaje comenzó a moverse lentamente. Elise comenzó a pensar para sí misma.

¿Qué está pensando? ¿Por qué yo? Estaba confundida, pero no había nadie que le explicara las cosas. Había vuelto la cabeza para mirar por la ventana. No lo sé. Estoy segura de que no es nada malo. No, ¿estaba tratando de tentarla con dulces y secuestrarla? Probablemente no haría eso ya que era un alto noble con la insignia del Palacio Imperial. Pero…

Elise lo miró sin comprender.

Sin embargo, es muy guapo. Solo había visto a otro hombre tan guapo. ¡Era su antiguo marido Linden de Lambert! Este tipo llamado Ron tenía un rostro hermoso como él.

Es similar a la belleza del tercer príncipe Mikhail, pero diferente. Si el tercer príncipe era como una flor elegante, entonces Linden era como una hermosa escultura. Y una escultura que Dios mismo había creado.

Elise lo miró a la cara sin comprender y de repente se sintió avergonzada.

¿Es porque está relacionado con el príncipe heredero? Era extraño que hubiera un pariente que ella no conocía. Pero es extraño. No es incómodo. Inclinó la cabeza.

Cuando la gente se encontraba con extraños, el silencio con ellos es naturalmente incómodo. Pero… con este hombre, no se sintió incómodo en absoluto. Como si fueran alguien que se conocía desde hace mucho tiempo.

Pronto llegaron a la cafetería en medio de ese silencio que no era incómodo sino reconfortante. Se sentaron en la terraza con una buena vista en Café Lay. Como le había prometido, ordenó toneladas de postres para ella. No era simplemente un pastel de fresa, sino una bandeja de pastel de tres niveles. Por supuesto, con tarta de fresa, pudín de mango y tarta de plátano.

—Ah… solo el pastel es suficiente…

—Tengo mucho dinero.

—¿Qué?

—Tengo más dinero del que necesito, así que come cómodamente.

Elise sonrió. Ella se dio cuenta de que había intentado bromear. Aunque no fue nada divertido. El estrés de la prueba fue demasiado agotador y comenzó a comer el postre con una mente agradecida.

¡Está buenísimo! Cuando la dulzura entró en su boca, su rostro inmediatamente se volvió más brillante. Sí, la dulzura era el mejor alivio del estrés.

Mientras tanto, el príncipe heredero se limitó a mirarla.

Es bueno verla comer tan bien. A menudo no le gustaba, pero al ver su rostro iluminado, su mente incómoda se tranquilizó un poco. Pero no siempre puedo comprarle algo de comer, así que debería averiguar qué otras cosas le gustan. A ella no le pueden gustar las comidas dulces, ¿verdad? Ella no es una niña. Definitivamente no fue porque él sintiera algo hacia ella. Simplemente se sintió mejor mirándola.

¿Lo sabría el barón Ren? No lo sé.

Frunció el ceño pensando en su amigo. Era su hermano, pero no sabía nada de su hermana pequeña.

No es útil en lo más mínimo. ¿Qué estuvo haciendo toda su vida sin estar interesado en su hermana pequeña? Chris. Sí, lo hará. ¿Estaba en la oficina administrativa?

El hermano menor de Elise, Chris. Linden pensó en su rostro sonriente. Probablemente iba a ser mejor que el barón Ren.

Pero, ¿con qué le llamaría? No soy particularmente cercano a él.

Llegó a su respuesta.

Como es de la oficina administrativa, puedo hablar con él sobre asuntos estatales.

Los dos continuaron pasando tiempo juntos. Elise terminó el postre con entusiasmo. Sabía incluso mejor de lo que solía. Después de terminar, iba a regresar a casa, pero por casualidad vio un famoso teatro cercano.

No quería volver a casa de inmediato, ya que acababa de terminar una prueba bastante importante. Pero no podía pedirle que mirara con ella, así que se preguntaba si debería verlo ella misma.

—¿Quieres ver eso?

—¡No! Está bien.

Ella negó con la cabeza, pero estaba claramente escrito en su rostro que quería hacerlo.

—Entonces podremos verlo.

—¡P-Pero…! ¡No…!

¡Un teatro con un hombre al que no conocía! Y era una obra de teatro sobre el amor. Algo que las parejas solían mirar juntos.

—No quieres ver algo como eso. Así que no tienes que obligarte a verlo.

—¿Quién dijo eso?

—¿Qué?

—Yo también quiero ver esa obra.

La expresión de Elise se volvió extraña. ¿El hombre de rostro frío quería ver una obra de teatro sobre el amor con ella?

—¿De verdad?

—Para ser exactos… —Miró a Elise directamente a los ojos—. Quiero verlo contigo.

El rostro de Elise se encendió ante lo que dijo.

—¿Qué?

—¿Por qué? ¿No puedo?

—¡No! No es por eso…

Ella estaba nerviosa. ¿Qué quiso decir exactamente?

“Quiero verlo contigo.”

¿Quiere verlo conmigo? ¿Por qué?

Emperatriz del Bisturí – Capítulo 46

Traducido por Maru

Editado por Yusuke


Elise había comenzado a estudiar para sobrevivir. Sin familia, su única opción era estudiar y seguía esforzándose.

Aprendí sobre la pobreza cuando era huérfana. Y cuán infeliz estuve viviendo en mi vida anterior…

Afortunadamente, conoció a un amable patrocinador en el orfanato en el que estaba y pudo concentrarse en sus estudios. A su negocio no le fue tan bien a partir de sus años de escuela secundaria, pero todavía estaba agradecida por eso. Sin él, ella se habría rendido hace mucho tiempo.

Incluso después de ingresar a la escuela de medicina, estudié para vivir. Como ella no tenía dinero, la única forma de pagar la escuela de medicina era mediante becas. Si le cortaban las becas, no podría asistir. Continue reading

Katarina – Volumen 8 – Capítulo 1: La invitación (3)

Traducido por Shisai

Editado por Sharon


[POV: Keith]

Cuando Jared, el prometido de mi hermana, salió de mi casa con una sonrisa victoriosa, lo despedí devolviéndole (en apariencia, al menos) una sonrisa antes de regresar a mi habitación.

Una vez allí, mi falsa sonrisa dio paso a la tristeza y los suspiros.

Esto es terrible. Su plan se desarrolló a la perfección, fue todo lo que pude pensar en ese momento. Continue reading

Beatrice – Capítulo 22: La seductora en su puerta

Traducido por Den

Editado por Sakuya


Aaron había estado contando vertiginosamente los días hasta que Chloe pudiera regresar a ayudarlo con sus baños esenciales. En este momento de gran estrés, esperaba con ansias el final del torneo y la partida de su maestro. Jorge y el archiduque, que miraban con curiosidad su rostro afligido, no se atrevieron a preguntarle qué le pasaba.

—Y-Ya veo… ¿La llevará como su trabajadora, señor? —inquirió Aaron, mirando a los hombres con ojos desenfocados.

—Pero dado su talento en medicina, ¿por qué no la lleva como doctora, Su Excelencia? —se apresuró a intervenir Jorge. Continue reading

Al límite – Capítulo 49: Pfff-

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Usar el término “esconderse dentro de su caparazón” para describir a Han Dong era adecuado, pensando en que revelar claramente las mejillas de su trasero podría resolver el problema, pero el doctor insistió en hacer las cosas más complicadas y expuso la mitad inferior de su cuerpo, incluso el doctor sin nombre y Wang Zhong Ding están confabulados.

Después de que Han Dong se acostó boca abajo en la cama, el doctor no pudo evitar sorprenderse mientras lo elogiaba. Continue reading