No quiero ser amada – Capítulo 130: Carne apretada

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Un momento después, Igor separó sus labios con los de ella y la miró a los ojos conmovedores. Las mejillas de Rihannan estaban húmedas con rocío de gotas de lluvia; sus párpados plateados también estaban humedecidos.

Su apariencia, dios, lo hipnotizó, lo suficiente como para que alguien se volviera adicto a sus encantos.

La cara que hizo mientras respiraba pesadamente, los labios brillantes que se abrieron, y sus gritos de éxtasis le trajeron una sensación de euforia. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 129: ¿Puedo besarte?

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan agitó los ojos hacia abajo, sin fuerzas.

Igor nunca comprendería por completo las complejidades más profundas de sus palabras y qué significaba su murmullo explicando que no quería volverse miserable. No era el hombre del pasado. Divulgar sus secretos solo confundiría a Igor y lo enviaría a una espiral desconocida. Nunca comprenderá los sentimientos del hombre que experimentaba cosas que aún habían comenzado.

Ella reflexionó, preguntándose cómo responder si él regresara con otra pregunta cuando la agarró por la barbilla y la miró a los ojos oceánicos. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 128: No ser miserable

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan enterró su rostro en el pecho de Igor. Sus lágrimas cálidas y saladas, el río hasta su alma, mojaron el área de su pecho y no mostró signos de detenerse. Parecía que llenaría el océano en cualquier momento pronto.

Igor dejó escapar un suspiro largo y doloroso.

—Rihannan, ¿recuerdas el momento en que subí al árbol para evitar que llores? ¿Qué… qué debo hacer esta vez? ¿Debo subir la apuesta y elegir una estrella del cielo nocturno? ¿Entonces te detendrás? Lo siento… Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 127: ¿Por qué lloras?

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan dejó escapar un gemido corto y delicado. Sincrónico a sus jadeos, Igor mordió su nuca, sintiendo y devorando la suavidad de su piel. Parecía una presa que esperaba ser devorada por una bestia.

Mientras cerraba los ojos con fuerza, sus cejas saladas se fruncieron juntas. Igor frotó juguetonamente sus picos gemelos y no se detuvo. Sus incesantes ataques de ambos lados casi la hicieron perder la cabeza.

Un segundo respiro después, Igor le soltó la muñeca y la levantó. Continue reading

No quiero ser amada – Capítulo 126: Ojos violetas fríos

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Rihannan mantuvo la boca cerrada y la apretó muy fuerte. Un silencio espinoso mal ajustado llenó la habitación cuando Igor aún no respondió. El doloroso silencio era como la calma antes de la tormenta calamitosa.

Levantó con cuidado la cabeza. Inmediatamente se encontró con unos ojos violetas helados. Inconscientemente, jadeó en silencioso miedo. Era como si el Igor del pasado la mirara y dejara salir palabras abusivas que sabía que herirían su corazón roto.

—Libertad, eh… —se burló Igor con un murmullo lento. Continue reading

Bajo el roble – Capítulo 19: Desobediencia al rey 

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


—Creo que la temporada de lluvias está a punto de comenzar —expresó Riftan, que estaba a punto de atar los caballos, cuando dio un breve vistazo al cielo.

Las nubes en el cielo se retorcian con un ominoso patrón, Max pensó que parecian un remolino. Riftan volvió a asentir con la cabeza, sabiendo que tenía razón, y el caballero que había arrojado un tronco al fuego estuvo de acuerdo con él. Continue reading

Bajo el roble – Capítulo 18: Comportamiento cuestionable

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Max, se sacudió y giró toda la noche, y solo logró conciliar el sueño al amanecer, se despertó de repente por un fuerte sonido. A la luz del amanecer, los caballeros se estaban poniendo su armadura pieza por pieza. Se lavó la cara y se cepilló el pelo desordenado con las manos, como solía hacer por la falta de productos adecuados. Los caballeros anunciaron su partida mientras comían vorazmente su pan y bebían agua. Ella también comió la comida sencilla mientras se sentaba en su asiento, escuchándolos. Continue reading